El 4° viaje misionero de Pablo a Roma

29 julio, 2008

Sobre este periodo de la vida de san Pablo, no tenemos ninguna información en las cartas del apóstol, pero afortunadamente disponemos en los capítulos 21-28 de los Hechos un relato muy vivo.

Desde el punto de vista cronológico, el dato esencial nos lo ofrece la sucesión de los procuradores Félix y Festo, ante los que compareció Pablo en Cesarea. Y aunque, los historiadores no se ponen de acuerdo en la fecha, se considera como muy probable la del año 60 para la llegada de Festo, lo cual permite fechar el arresto de Pablo en Pentecostés del año 58, en el templo de Jerusalén.

Cuando Pablo llegó a Palestina, se encontró con un país en ebullición. La administración del procurador Félix era cada vez soportada más a disgusto, y muy especialmente por los zelotes.

En estas circunstancias, la situación de la comunidad judeo-cristiana era sumamente delicada y para evitar alborotos a la llegada de Pablo a Jerusalén, Santiago y los ancianos le aconsejaron prudencia (Hech 21, 21ss). Invitado por Santiago, Pablo acepta participar en una ceremonia de purificación en el templo (Hech 21, 26s). Pablo sabe adaptarse. ¿No había declarado él mismo que se hacia judía con los judíos, y que se consideraba libre de la ley con los que no tenían la ley (1 Cor 9, 20)? Pero al cabo de unos días, unos judíos venidos de Asía al verle, le acusaron de ir contra la Ley y de haber introducido en el patio de Israel a un griego del Asia Menor, Pablo estuvo a punto de ser linchado por la gente, pero gracias a la rápida intervención de una escuadra de soldados pudo escapar del furor popular (Hech 21, 27-36).

Los acontecimientos se suceden a gran velocidad: 1) Defensa de Pablo ante los judíos (22, 1-21). 2) Pablo evita la flagelación revelando su cualidad de ciudadano romano (22, 22-29). 3) Pablo comparece ante el sanedrín (22,30-23,10) y suscita hábilmente un conflicto entre los partidarios y los negadores de la resurrección de los muertos. 4) La conjura de los judíos contra Pablo (23, 11-22). 5) Pablo es trasladado con una buena escolta a +Cesarea, donde residía habitualmente el gobernador (23, 23-35). 6) Acusación de los judíos contra Pablo en presencia de Félix (24,1-9). 7) Defensa de Pablo (24,10-21). 8) Una detención que se eterniza (24, 22-27). A pesar de la larga duración de su cautiverio, Pablo no se sentía solo: Félix, al no haber encontrado nada grave en las acusaciones judías, había concedido a Pablo la posibilidad de recibir a sus amigos, aguardando una ocasión propicia para liberarlo.

A su llegada el nuevo procurador Festo, se mostró más conciliador entre sus administrados y, para congraciarse con el sanedrín, volvió a estudiar el proceso de Pablo. Festo le propuso que compareciera ante el tribunal judío, pero Pablo replicó: Estoy ante el tribunal del emperador, que es donde se me tiene que juzgar (Hecho 25, 10). Festo no puede eludir la cuestión, ya que la lex julio de vi publica prohibía a los gobernadores oponerse a la provocatio ad imperiam de un acusado. Pero mientras se elaboraba el expediente (litterae dimisoriae), Festo aprovecha de la estancia del rey Agripa II y de su esposa Berenice en la ciudad para pedirle a Pablo que se explique (Hech 25, 13-27) pues: no es costumbre romana ceder a un individuo sin más ni más; primero el acusado tiene que carearse con sus acusadores, para tener ocasión de defenderse de lo que se le inculpa (Hech 26, 19). En su apología, Pablo refiere de nuevo su conversión y expresa el sentido de su vida y misión: El Señor me dijo:… Te envío a los paganos para que les abras los ojos y se vuelvan de las tinieblas a la luz y del dominio de Satanás a Dios; para que creyendo en mí obtengan el perdón de los pecados y parte en la herencia de los consagrados (Hech 26, 18). Aunque la inocencia de Pablo queda clara, ha apelado al emperador. No se trata de una apelación propiamente dicha pues no hay sentencia, pero como ciudadano romano, Pablo exige que le juzgue un tribunal competente: el del emperador así que tiene que ir a Roma (Hech 26, 30-32).

El viaje de Cesarea a Roma fue borrascoso. El barco naufragó y los 276 náufragos fueron bien acogidos en Malta. De Malta a Roma el viaje fue más fácil. Algunos hermanos esperaban a Pablo en el puerto de Pottuoli, en la bahía de Nápoles.

Pablo en Roma pudo predicar con toda libertad y sin estorbos (Hech 28, 31). Se adivina que es inminente la liberación del prisionero. ¿Qué es lo que realmente pasó? Puesto que los judíos de Jerusalén eran los acusadores, tenían que perseguir ellos mismos a su adversario ante el tribunal imperial. Parece ser que no lo hicieron (Hech 28, 21). El plazo de dos años que indica Hech 28,30 da a entender esto, parece que el asunto quedó zanjado.

Los +1últimos años de la vida de Pablo están rodeados de bruma y aunque está bien establecido su martirio en Roma, la fecha no es segura. Sigue discutiéndose si al salir de la prisión, se dirigió Pablo a España (Rom 15, 28).

En este viaje estudiaremos:

About these ads

5 comentarios to “El 4° viaje misionero de Pablo a Roma”

  1. jchordi Says:

    Hola Rafael: un blog excelente y en el que se aprende mucho. Animo.
    Te hablé de dos libros que me perece que conviene tenerlos a mano. Uno de ellos es San Pablo en sus cartas de Mariano Herranz de la editorial Encuentro del que te envío su ficha http://www.ediciones-encuentro.es/Muestra.php?&libro=10000336&pag=0&cn=0&resul=busc&temp=,1216393474950,&wh=%20and%20(l.titulo%20like%20'*Herranz*'%20%20or%20a.apellidos%20like%20'*Herranz*'%20or%20a.nombre%20like%20'*Herranz*‘)%20&ord=0 y una reseña de Aceprensa que es esta: http://www.aceprensa.com/articulos/2008/jul/02/san-pablo-en-sus-cartas/

    El otro libro es Escritos paulinos de Jordi Sánches Bosch del Verbo divino, cuya ficha también te envío: http://www.verbodivino.es/catalogo/ficha_tecnica_libro.aspx?IdL=370 del que te puedo decir que aunque al principio sorprende, sin embargo es muy oportuno en la apreciación de dejar abiertos los asuntos aún no aclarados y sobre todo me parece muy serio en el perfil biográfico sobre San Pablo, pues lo basa como ya es habitual en las cartas auténticas a las que supone fuente primaria y al libro de los Hechos lo hace fuente subordinada, lo cual ya es un modo corriente de consenso de prioridad. Te envío un índice: http://www.verbodivino.es/utilidades/popup.aspx?op=i&Id=370

    Bueno Rafael a ver que te parecen. Un abrazo


  2. Me parece sencillamente extraordinario estos aportes, sobre todo para eprsonas(como yo) que buscan el conocer mas de Dios y que mejor que a traves de uno de sus discipulos mas representativos, pero(siempre habra un pero)me parece demasiado recargado a los anexos y los acpites de los costados, pues aunque paresca avariento, quita tiempo, demora y creo yo no tienen utilidad, por lo demas el aspecto doctrinal y de conocimientos es magnifico, no se si podran hacer algo al respecto(creo que si)no soy experto en Sistemas, pero creo que si podran mejorar mucho mas. Que Dios los bendiga.

  3. leyddy Says:

    sta bueno su viaje para evangelizar ,su pasado de el era malo pero luego servio al señor

  4. Jose Chavez Says:

    ne secito la informacion de los cuatro viajes de pablo


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.599 seguidores

%d personas les gusta esto: