Salmo 29 (28): Himno de alabanza

9 abril, 2010

Salmo 29 (28)

Salmo 29 (28)

1         = Salmo. De David. =
¡Rendid a Yahvé, hijos de Dios,
rendid a Yahvé gloria y poder!

2          Rendid a Yahvé la gloria de su nombre,
postraos ante Yahvé en esplendor sagrado.

3          Voz de Yahvé sobre las aguas;
el Dios de gloria truena,
¡es Yahvé, sobre las muchas aguas!

4          Voz de Yahvé con fuerza,
voz de Yahvé con majestad.

5          Voz de Yahvé que desgaja los cedros,

Yahvé desgaja los cedros del Líbano,

6          hace brincar como un novillo al Líbano,
y al Sarión como cría de búfalo.

7          Voz de Yahvé que afila llamaradas.

8          Voz de Yahvé, que sacude el desierto,
sacude Yahvé el desierto de Cadés.

9          Voz de Yahvé, que estremece las encinas,
y las selvas descuaja,
mientras todo en su Templo dice: ¡Gloria!

10        Yahvé se sentó para el diluvio,

Yahvé se sienta como rey eterno.

11        Yahvé da el poder a su pueblo,

Yahvé bendice a su pueblo con la paz.

El Salmo 29 (28)  invita a asumir una actitud de confiada adoración de la Majestad divina. Frente a la tempestad que, poniendo de manifiesto el inmenso poder de Dios, irrumpe en la realidad creada hasta destruirla, contemplamos la escena de la gloriosa adoración de Dios en el templo de Sión. El ruido ensordecedor de los truenos es reemplazado por la armonía del canto litúrgico.

Ante estas dos escenas contrapuestas el orante es invitado a descubrir que el misterio de Dios, expresado con la tempestad, no puede ser dominado por el hombre y que, su rostro se manifiesta en la intimidad de la oración y en la celebarción de la liturgia . Es lo que el pensador moderno Rudloph Otto califica como el “tremendum” de Dios, es decir su trascendencia inefable y su presencia como juez justo y como “fascinosum”, o sea, la seducción que emana del misterio de su amor. Ante las tempestades de la historia y la misma cólera de la justicia divina, el orante se siente en paz, bajo la protección del Señor. (cfr. AG, 13.06.01)

About these ads

Una respuesta to “Salmo 29 (28): Himno de alabanza”


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.533 seguidores

%d personas les gusta esto: