El evangelista Marcos

San Jerónimo, en su prólogo al Evangelio de san Marcos, afirma de Marcos evangelista, que era “levita según su linaje, siendo sacerdote en Israel, convertido al Señor, escribió el Evangelio en Italia. En él mostraba lo que Cristo debía a su linaje. Señalaba el principio del orden de la elección levítica, al decir: Principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios“. (Fuente: Catena Aurea).

Los críticos identifican a Marcos con el Juan Marcos de los Hechos de los Apóstoles: Juan, de sobrenombre Marcos, hijo de María de Jerusalén, en cuya casa se reunía la comunidad cristiana de esta ciudad (Hch 12, 12). Era pariente y compañero de viajes de Bernabé (Hch 13, 5-13). Marcos al que Pablo se refiere como uno de los ayudantes e intérpretes que colaboraba en la comunicación entre las Iglesias (Col 4, 10; Filp 23; 2 Tim 4, 11). Marcos, persona muy allegada a la comunidad que seguía las enseñanzas de Pedro (1 Pe 5, 13).

De esta información del Nuevo Testamento resultaría que al comenzar la expansión del evangelio, Pablo y Bernabé salieron de Jerusalén hacia Antioquía llevando con ellos a Marcos; éste los acompañó en sus primeras empresas misioneras, a Chipre y Perges, de donde regresó por causas desconocidas. Bernabé, deseoso de llevar nuevamente a Marcos con ellos cuando el apóstol planeaba su segundo viaje, encontró la oposición de Pablo, que partió solo. Marcos siguió, pues, a Bernabé una vez más hasta Chipre. Sin embargo, Marcos reaparece junto a Pablo en Roma, pero es creencia que fue más bien discípulo de Pedro, quien confirma esta suposición al llamarlo “hijo” suyo en su primera carta.

Nada sabemos de su existencia posterior. La segunda carta a Timoteo lo señala entre los compañeros de este discípulo de Pablo. Eusebio (Hist. Ecles., 2,16) y S. Jerónimo (De vir. illu., 8) dicen que Marcos fundó la iglesia de Alejandría en Egipto, haciéndose eco de tradiciones anteriores. De hecho la principal liturgia de tal iglesia ha sido asociada al nombre de Marcos. La principal dificultad en contra es el silencio de los Padres alejandrinos, como Clemente y Orígenes.

Que Marcos sufrió martirio lo afirman Los Hechos de Bernabé y Marcos (apócrifo del s. V), lo repite Gelasio (PL: 59,139) y a partir del s. V es creencia general. Los bolandistas (Act. Sanct., 3,347-61) dicen que fue martirizado en la aldea de Búcoli, en los alrededores de Alejandría, y el Chronicon Paschale (PG 92,608) que lo fue durante el imperio de Trajano. Nada de todo esto está probado.

De Alejandría fueron trasladadas las que se suponían sus reliquias a Venecia el a. 825, cuya República lo adoptó como patrono, erigiendo en su honor la Basílica de S. Marcos, y tomando el símbolo del evangelista (el león alado con el libro del Evangelio) como su escudo.

Un comentario en “El evangelista Marcos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s