El Bautismo de Jesús y las tentaciones

Wadi Gahrrar (afluente del Jordán), posible lugar del bautismo del Señor
Wadi Gahrrar (afluente del Jordán), posible lugar del bautismo del Señor

Todos los evangelistas narran el hecho del bautismo  de Jesús (Mt 3,13-17; Mc 1,9-11; Lc 3,21 ss.; Jn 1,29-34). Y los cuatro Evangelios unen lógica e históricamente el Bautismo de Cristo con la obra del Bautista, porque el Bautismo de Cristo era la señal oficial con la que el Bautista reconocería a Cristo como Mesías, este es el sentido del Bautismo de Jesús: La Epifanía de Dios y la aceptación de Jesús de su misión de siervo doliente.

Por eso, el relato de las tentaciones, que solo aparece en los sinópticos ((Mt 4,1-11; Mc 1,12-13; Lc 4,1-13), está íntimamente unido al relato del Bautismo: Jesús, Mesías vencedor del demonio y en cuanto sirve para definir las principales características de este Mesianismo del Siervo de Yahvé que ha recibido Jesús.

La narración de las tentaciones también plantea algunos problemas marginales.

5 comentarios en “El Bautismo de Jesús y las tentaciones”

  1. LAS TENTACIONES DEL SEÑOR EN RELACIÓN AL ANTIGUO TESTAMENTO

    En el relato que los sinópticos hacen de las tentaciones del Señor hay dos grupos bien diferenciados; el de Marcos, que es muy corto y poco concreto, y por otra parte, el de Mateo y Lucas, que contienen, sobre todo el primero, un claro paralelismo con las tentaciones del pueblo de Israel por parte de Yahvé en el desierto y las actuaciones de Moisés.

    Primero nos centraremos en el relato de Marcos y más tarde desarrollaremos el paralelismo entre Mateo, (Lucas no es más que una reelaboración de los versículos de Mateo, como se observa en la forma de utilizar la referencias veterotestamentarias del primero en una forma poética) con Moisés y con el pueblo de Israel en el desierto.

    En el relato de Marcos (Mc 1,12-13) hay cuatro claves a tener en cuanta:

    1. “Es llevado al desierto por el espíritu”. (Cfr. Mc 1,12), algo común a los tres relatos aunque en Marcos no se indique la finalidad de ese ser llevado al desierto, dato muy interesante que si constará en Mateo y Lucas.
    2. “Es tentado por Satanás” (Cfr. Mc 1,12b), en el libro de Job (Job 1,6ss) se hace regencia a que Dios permite a Satanás tentar a su siervo Job, pasaje en el que se utiliza también el termino hebreo Satán (Adversario) a diferencia de los otros sinópticos que utilizan el termino diablo, se podría interpretar aquí que el Espíritu “daría permiso” a Satanás para tentar al Señor.
    3. Está en desierto cuarenta días al igual que el pueblo de Israel mientras es tentado por Yahvé. En Os 2,16 se recoge un interesante versículo acerca de la relación entre las tentaciones y el desierto refiriéndose al pueblo de Israel antes de mostrarle la tierra prometida “Por eso voy a seducirla : voy a llevarla al desierto” (Os 2,16).
    4. “Estaba entre los animales del campo…”, (Mc 1, 13b) pasaje de difícil interpretación que podría presentarse como parte de la idea central que el evangelista Marcos quiere transmitir en su evangelio; que Jesús el Hijo de Dios, el Mesías, el que heredaría el trono de David su padre. A este respecto se recoge en Isaías (Is 11, 6-9ss) el ideal mesiánico de convivencia con los animales en el monte santo de Dios. También podría ser un eco de Adán antes de ser tentado en el paraiso que tenía dominio sobre los animales y les imponía un nombre.

    Antes de realzar el siguiente paralelismo habrá que tener en cuanta que, debido a la unión hipostática, aunque la persona divina del verbo asume una naturaleza humana sigue teniendo un único centro de operaciones de manera que sus actos son teándricos y por lo tanto las tentaciones, debido a su santidad son externas, a diferencia de las que sufre el pueblo de Israel que naces de sus concupiscencias.

    En el relato de Mateo (Mt 1-11) y también en menor medida en el de Lucas (Lc, 4,1-13) se advierte casi instintivamente una relación con las tentaciones del pueblo de Israel antes de tomar posesión de la tierra prometida. Profundizando en los textos que Mateo pone en boca del diablo (que a diferencia de Marcos utiliza este termino que se traduce como calumniador o acusador) y del Señor se puede observar un increíble paralelismo con las tentaciones que el pueblo de Israel sufrió durante cuarenta años y que Yahvé propone para que el pueblo de Israel entendiese cual era la relación que el Señor quería con el una vez que les entregase en heredad la tierra que había prometido a sus padres.

    A este respecto notemos que Mateo, dado que su evangelio estaba dirigido principalmente a judíos observantes y conocedores de la Toráh (Ley) y de la Sagrada Escritura tenía cierta intención de presentar al Señor como el nuevo Moisés que superaría por tanto la Alianza del Sinaí haciéndola perfecta y que conduciría a través de su persona de Hijo de Dios al nuevo pueblo de Dios, la Iglesia. Comparando el pasaje de las tentaciones con parte del segundo discursos de Moisés en el Deuteronomio en los capítulos 6,7,8 y 9 podríamos hacer los siguientes paralelismos:

    • Mt 4, 1 dice: “Fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo”, el Señor es conducido al desierto para ser tentado siendo la intención de Dios el que fuese tentado así como dice el Dt 8 ,2 “… que Yahvé tu Dios te ha hecho recorrer durante cuarenta años el desierto para humillarte, para probarte y para conocer la intenciones que llevabas en tu corazón …”. Es interesante que el diablo intenta algo parecido con el Señor, dado que no estaba seguro de quién era Jesús e intenta conocer cuales son sus intenciones ante el anuncio de la Trinidad en al teofanía del Jordán: “ Si eres el Hijo de Dios..” (Lc 4, 3) además y de forma figurada el diablo intentaba saber como reaccionará el Señor ante su incipiente misión mesiánica.

    • Mt 4, 2 “Después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches sintió hambre”, el Señor al igual que Moisés antes de recibir las tablas de la Ley “Allí permanecí durante cuarenta días y cuarenta noches: no probé alimento ni bebí agua” (Dt, 9,9b). Clara referencia que no aparece en Marcos y que en Mateo significará ese paralelismo entre Moisés y Jesucristo.

    • La primera tentación Mt, 4, 3-4 concuerda perfectamente con Dt 8,3 “Te humilló y te hizo pasar hambre… Quería así hacerte saber que no solo de pan vive el hombre sino de que le hombre vive de toda palabra que sale de la boca de Yahvé”, auque Jesús le da una nueva interpretación, el alimento del hombre es hacer la voluntad del padre como diría a los discípulos en el pozo de Sicar.

    • La segunda tentación concuerda con las perícopa del Dt 6,16 en las que Yahvé les hace ver que no han de tentar al Señor su Dios, el diablo torciendo el sentido de la escritura a través del Salmo91, 11-12 intenta que el Señor utilice su poder por el hecho de ser Hijo de Dios como para demostrar su naturaleza, acción que el Señor rechaza por no estar en concordancia con la plan salvífico en el que ha de mostrase como siervo de Yahvé y elevar a la categoría de hijos de Dios a los hombre a través de su propia “kenosis” (Cfr. Philp 2,6-8)

    • En la tercera tentación Mt 4, 7-10 el diablo muestra al Señor todos los reinos de la tierra donde un monte alto (podría hacer referencia al monte Nebo desde donde Moisés contempló la Tierra prometida) y se la promete si le adora a lo que el Señor responde con las palabra del Dt 6,13 “adorará al Señor tu Dios y sólo a el darás culto”. Así como Moisés no entró en la tierra prometida por haber sido incrédulo con Dios así Jesús al no creer en el diablo y tener absoluta confianza en el plan que había trazado su padre Dios para que reinara en la Iglesia su nuevo pueblo rechaza la tentación del esplendor y la gloría, camino posible para cumplir su misión auque no el que le dictaba la voluntad de Dios que habría de pasar por el sufrimiento.

    El pasaje de las tentaciones de Jesús en los sinópticos termina de la misma manera “y entonces se acercaron unos ángeles y se pusieron a servirle” Mt 4,11b que aunque no hace referencia a ningún pasaje explícitamente si manifiesta de forma clara que Jesús es el Hijo de Dios y por tanto como se comenta en el citado salmo 91 “que el ordenará a sus ángeles que te guarden en todo sus caminos” que es un salmo que desarrolla la enseñanza tradicional de los sabios sobre la protección divina concedida al justo, que en este caso, al ser el Justo no solo se habla de guardar sino de servir.

  2. E l bautismo de jesus, aparece en los cuatro evangelios y tiene como propósito, que juan bautista reconosca a jesus como el verdadero mesias, lo anterior da sentido al bautismo de jesus: la epifania de dios y la aceptacion de jesus como siervo doliente; en cuanto a las tentaciones del demonio a jesus, esta relacionado con el bautismo, se registra unicamente en los evangelios sinopticos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s