Qohélet: Tema principal

  • Vanidad de vanidades” resume el tema del libro. Esta afirmación sirve de inclusión en 1,2 y 12,8; además va incrustada en: 2,1.11.17.19.23; 4,4.8; 8,10; 11,10. El término cuya traducción tradicional es “vanidad“, significa en primer lugar “vaho“, “aliento“, y forma parte del repertorio de imágenes (el agua, la sombra, el humo, etc.) que en la poesía hebrea describen la fragilidad humana. Pero la palabra ha perdido su sentido concreto y para Qohélet únicamente evoca lo ilusorio y efímero de las cosas y, en consecuencia, la decepción que éstas le reservan al hombre.
    • Pero este término no agota el interesante conjunto de pruebas a las que el autor somete la vida. Todo lo sopesa -el placer, las riquezas, el esfuerzo humano, la sabiduría misma- y todo lo encuentra deficiente. Vuelve una y otra vez a las incertidumbres de la vida, a la falta de una señal clara de sanción divina, al hecho lamentable de la muerte. Visto lo cual la respuesta más adecuada es aceptar los pequeños goces que Dios da al hombre (doce veces se dice que Dios da algo: 3,12-13; 5,17-18; 9,7-10, etc.).

300px-Antonio_de_Pereda_-_Allegory_of_Vanity_-_Google_Art_Project

  • Para Qohélet, todo incluso la misma sabiduría que no puede dar respuesta a los interrogantes más profundos del hombre, es esfuerzo inútil, vanidad. Propone como verdadera sabiduría reconocer la limitación del conocimiento de la vida humana, temer al Señor y aprovechar las cosas buenas del momento presente. Así pues, también podría decirse que la lección fundamental del libro se expone en 5,6: “Tú, teme a Dios“. Lo más razonable es apoyarse en Dios, puesto que toda la sabiduría de este mundo, por sí sola, es vana.
    • Solo sabiendo que todo es vanidad el hombre se sitúa como un sabio ante la realidad de este mundo. Sólo con esta sabiduría se está en disposición de recibir y aceptar (don) una respuesta dada por Dios mismo que colme totalmente las legítimas aspiraciones del corazón humano. No obstante Qohélet no tuvo aún tal respuesta. Pero aún así su aportación es grande al mostrar al hombre que este mundo en sí mismo no es digno de él, prepara así la respuesta escatológica a la vez que anima a una religión más desinteresada de las cosas materiales, y a una oración que sea la adoración más humilde de la criatura consciente de su nada en presencia del misterio de Dios.
  • Qohélet como ningún otro autor de la Escritura, ha proclamado el sinsentido y fugacidad de la vida, la fugacidad e inconsistencia de las riquezas y el poder que son los pilares que fundamentan las seguridades humanas, la vaciedad, en suma, de todas las cosas frente a la inconmovible fe en el Dios de Israel, Señor del mundo y de hombre. La presencia del Eclesiastés entre los libros sagrados nos enseña que Dios también está presente, y muy especialmente, en las dudas e incertidumbres del hombre de corazón sincero, que busca, sin encontrarlo, el sentido de la vida en medio de las tinieblas más espesas. Este libro es una prueba evidente de que Dios no abandona al hombre en ningún tramo de su camino zigzagueante hacia la verdad escondida que es él.

Este libro pone una vez más de manifiesto que nada puede hacer perder esa RELACIÓN PERSONAL ÍNTIMA QUE DIOS QUIERE ESTABLECER CON NOSOTROS.

Anuncios

2 comentarios en “Qohélet: Tema principal”

  1. El conocimiento humano tiene como caracteristica principal la vanidad, que hace a las personas egoistas, envidiosas, apartadas, en fin es un ser negativo; la verdadera sabiduria viene de DIOS y es compartida para el bien de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s