Resurrección: dentro de la Historia de la Salvación.

Cfr. La respuesta de Cristo a los fariseos sobre la resurrección de los cuerpos

No se entendería toda la riqueza de la resurrección de Cristo si se la viese como un hecho aislado, que de repente acontece de modo singular. Sólo en el conjunto de la intervención divina en la historia se comprende plenamente su sentido.

Esta historia de la salvación humana, comenzada en la creación (Gen 1-2), prefigurada en la narración protoevangélica (Gen 3,15), puesta en acción de modo especial con la vocación de Abraham y la promesa (Gen 12), realizada figurativamente con la liberación de Egipto (Ex 3-14) y la consiguiente Alianza en el Sinaí (Ex 19-34), fue anunciada proféticamente como salvación mesiánica (Is 7-14) y Alianza segunda y definitiva con la efusión del Espíritu Santo (Jer 31,31-34; Ez 36,25-28; Is 55,3; 59,21; 61,8) y con la promesa de vida y resurrección (Ez 37; Dan 12). Este río de la historia de la salvación desemboca en Cristo: su venida es cumplimiento (Mc 1,15; ) su anuncio y misión son mesiánicos (Mt 11,1-15): irrupción del reino de Dios en milagros y expulsión de los demonios. Todo culmina en su muerte redentora como Mesías, Hijo del hombre y Servidor de Yahwéh (Mc 10,45) y en su Resurrección como inauguración de la victoria sobre la muerte y el pecado (Rom 3-8).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s