Juan: Prólogo (Jn 1,1-18)

Prólogo

Cfr. Texto en griego y una explicación de la simetría existente entre las estrofas en que se agrupan estos 18 versículos.


En el AT se conocía el tema de la Palabra de Dios y el de la Sabiduría, que existía en Dios antes del mundo (cf. Pr 8,22-30; Sb 7,25, etc), por la que todo fue creado (cfr. Gn 1.3.6; Is 40,8.26; 44, 24-28; 48,13; Sal 33,6; Jdt 16,14, etc). Esta Palabra fue enviada a la tierra para revelar aquí los secretos de la voluntad divina y una vez terminada su misión volvía a Dios (cfr. Is 55,10-11; Pr 8,22-36; Si 24, 3-32; Sb 9, 9-12, etc). Igualmente para San Juan  la Palabra estaba en Dios preexistiendo (13,3; 16,28), ha venido al mundo (1,9-14), y ha sido enviada por el Padre (3,17.34; 5,36.43; 6,29; 7,29; 8,42; 9,7; 10,36, etc) para llevar a cabo una misión (4,34): transmitir al mundo un mensaje de salvación (1,33; 3,11). Concluida su misión vuelve al Padre (1,18; 7,33; 8,21).

Cfr. Juan 1: La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.Extracto del libro Para conocer la Biblia, de Ferran Blasi Birbe, Ediciones Rialp, Madrid 2008, pp 224-227.

(La Palabra en Dios)

1,1 En el principio existía la Palabra
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.
2 Ella estaba en el principio junto a Dios.

v. 1: (En arché), en el piricipio. Eco del principio solemne del Génesis, y se refiere a la generación del Verbo por el Padre, desde toda la eternidad. No tiene el sentido de “potestas”, que también le es propio en otros lugares. En otros pasajes de San Juan se encuentra esta palabra en sentido temporal o como nombre de Cristo (Jn 6,64 y 8,25).

v. 1 y 2 hen: imperfecto en un sentido indefinido. 1  Pròs , con acusativo, equivale a “junto”.  – En el griego helenístico pros (junto, hacia) puede usarse para indicar un simple acompañamiento, pero muchos exegetas ven aquí una referencia a la dinámica de relación existente entre el Padre y el Hijo: el Hijo estaría vuelto hacia el Padre. 1 y 2: tòn theón, con artículo es “el Padre”. Sin artículo, v.1, Dios como divinidad. Theos (Dios), usado aquí sin artículo, se convierte en predicado, esto es, en algo que hace referencia a la Palabra; con ello se considera a la Palabra en pie de igualdad con Dios.

(Mediación Cosmológica)

3 Todo se hizo por ella
y sin ella no se hizo nada
Lo que se hizo 4 en ella era la vida
y la vida era la luz de los hombres,
5 y la luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la vencieron.

Estas dos imágenes asociadas, la luz y la vida, son claves en el pensamiento joánico. Nos revelan lo que para Juan constituyen el contenido del Reino de Dios y la Gloria del Mesías. v.3, panta, omnia, todo, en plural, con el verbo en singular. Dià (a través de, por) con genitivo, causa instrumental, y también principal. Observar paralelismo entre forma afirmativa (por ella)  y negativa (sin ella).

3 y 4  Se conserva mejor el ritmo de la frase o del verbo, si Lo que se hizo (ho gegonen)  se une al versículo siguiente: lo que se hizo en ella era la vida“, donde no se quiere decir que la Palabra haya sido hecha o que en ella se ha hecho la vida, sino quizá que todo lo que ha sido hecho, participa de la vida que había en él. (Cf Ps 35-36:   En ti está la fuente de la vida). “Vida”, vida espiritual o sobrenatural, sin artículo: vida de la inteligencia y del libre albedrío. Importancia de la palabra “vida”,dsoé. Cf 3,15; 3,36; 4,14; 6,63: “las palabras (rémata) que yo he hablado, son espíritu y vida”

La oposición entre luz y tinieblas puede referirse  al mundo sobrenatural  5: lucet, brilla, en presente. Eficacia habitual: pasado, presente y futuro. Luz, nombre de Dios: Yo soy la luz del mundo, Egò eimí to phos ton anthropon, 8,12. Tiniebla, skotía, no sólo ausencia de luz, sino oposición. Pensar en la significación de las curaciones de ciegos en Juan. . Hay que recordar también que en Sab 7,29-30 se nos habla de una belleza que supera la del sol y las estrellas (que brilla en las tinieblas); por eso, el pecado no la vencieron a la Sabiduría. En este enlace hay un trabajo sobre la idea de la luz en san Juan. 5, No la vencieron (en el sentido de cohibirla, impedirla, suprimirla) pero también en el sentido de no la comprendieron, (conocer, recibir, acoger).

(Testimonio de Juan Bautista)

6 Hubo un hombre, enviado por Dios:se llamaba Juan. 7 Éste vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él. 8 No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz.

Tras decirnos que esta presencia luminosa y vivificante se ha acercado a nosotros, aparecen los testimonios. Este pasaje (6-8) es el primero de una serie de referencias a Juan Bautista. El, no es una figura mesiánica sino un testigo (testimonio). Se exponen ahora los dos testimonios que dará el Bautista:

1) el primer testimonio del Bautista: dirigido a los judíos que rechazaron la luz (cfr. Jn 1,19-28)

9 La Palabra era la luz verdadera
que ilumina a todo hombre, viniendo a este mundo.
10 En el mundo estaba,
y el mundo fue hecho por ella,
y el mundo no la conoció.
11 Vino a los suyos,
y los suyos no la recibieron.

v.9, Comoquiera que phos, luz, en griego  es neutro, “erchimenon en ton kosmon”, el viniendo de la Vg es forma que gramaticalmente igual puede referirse a ‘luz que viene a este mundo’, que a ‘hombre que viene a este mundo’, pero parece que el sentido es más bien de luz que viene, que hombre que viene. v. 9 kosmos, mundo, en varios sentidos, aquí y en otros lugares de Jn: cosmológico, antropológico, en el sentido de todos los hombres o de la parte mala de la humanidad.

v.11 El rechazo de la Palabra/luz que viene a su propia casa (a los suyos: ta idia, se refiere al pueblo elegido) y los suyos (hoi idioi, en paralelismo, se refiere a los judíos) no la reciben,  recuerda el rechazo de la Sabiduría en 42,2: “la sabiduría salió a habitar entre los hijos de los hombres, pero no halló morada entre ellos; (así pues) la Sabiduría retornó a su casa y se estableció con los ángeles”. En este enlace se hace un interesante estudio comparado entre el libro de la Sabiduría y el Prólogo de san Juan.

2) El segundo testimonio se va a dar a los discípulos del Bautista (1,30), a los que van a seguir a Jesús:

12 Pero a todos los que la recibieron
les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre;
13 los cuales no nacieron de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de hombre sino que nacieron de Dios.

v.12, “tekna”, como en Gal 4, téknon, niños, en el sentido de “hijos” de Dios, y “teknia”, niñitos.  Parecido a lo que ocurre con “enfant” y “fils”, en francés,  o “child” y “son”, en inglés. En Jn 3,3-8 se identifica este nuevo nacimiento a partir de Dios con la actividad del Espíritu Santo, la nueva vida en Cristo. v.13: hijos no por  la aportación de elementos físicos, de la concupiscencia, ni del querer-deseo de la voluntad

(Mensaje central)

14 Y la Palabra se hizo carne,
y puso su Morada entre nosotros,
y hemos contemplado su gloria,
gloria que recibe del Padre como Unigénito,
lleno de gracia y de verdad.

Estamos en el centro del Prólogo.  Se trata del mensaje central: la encarnación del Verbo: la Palabra hecha carne. La referencia a la Palabra hecha carne (sarx) va más allá de las imágenes del AT que describen la gloria y la sabiduría divinas habitando en Israel, a la vez que contrarrestan cualquier sospecha de cristología docetista. También parece hacerse una referencia al testimonio de la comunidad joánica.

v. 14: Y la Palabra se hizo carne: última vez que “Logos” se encuentra en este evangelio. Su Morada o Tienda, Eskénosen (o sekinah), refleja el aprecio de los israelitas al hecho de plantar la tienda, en el desierto o en la fiesta de los tabernáculos, y hace pensar en la evolución del tabernáculo, desde la tienda en el desierto hasta el santuario del Templo. Y hemos contemplado su gloria, la manifestación externa de la gloria divina, claridad, majestad, honor, etc. Cf 1Jn 1,11, sobre el Logos de la vida. Ver la abundancia de citas de la palabra “dóxa”, gloria, mediante vocablos, milagros, traansfiguración, resurrección, y también en la cruz. Ver la equivalencia frecuente entre “doxadsein” e “hypsotho” . Cf 8,28, cuando sea exaltado;  8,32;   12,23; id 28; 17,5. 14: quasi, “hos”, no es una analogía o aproximación, sino una igualdad o una cualidad que le pertenece. 14 “pleres”, “plenum”, lleno, y puede ir con “doxa”, gloria o con el “monogenés tou Patros”. “Lleno de gracia y de verdad”. Pueden destacarse dos tendencias en la interpretación: la de relacionarlo con textos del A. T. que expresan cualidades de Dios como padre y madre, el “heset we emet” (Cf Ps 84,85, en el sentido de misericordia y de fidelidad); o como una máxima participación de la gracia de Dios (charis) y como un progresivo resultado de la revelación de la verdad (aletheia), también en un contenido objetivo (cf 4,24 y 8,32); 17,17, santifícalos en la verdad¸18,37: para dar testimonio de la verdad … ¿Qué es la verdad?

(Testimonio de Juan Bautista: se insiste en que fue su testigo y se repite casi literal la afirmación de Jn 1,30 dirigida a los creyentes)

15 Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo

Este último versículo 15 nos remite a 1,30. Y está en paralelo con Jn 1,6-8. La unidad interna del Prólogo, y su unidad con el resto del evangelio, es así evidenciada al intercalar en el centro el ministerio del Bautista que aparece dos veces dentro del prólogo y dos veces en la narrativa siguiente. Las palabras de Juan juegan con el tiempo: el eterno, el presente y el futuro, comparando a Juan con el Mesías.

(Mediación Soteriologica)

16 Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia.
17 Porque la Ley fue dada por medio de Moisés;
la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.

v.16. Este uso, único, de Juan del pleroma o plenitud probablemente alude a la plenitud de la gracia o de la misericordia de Dios. v.16 Se quiere relacionar la forma (emeis pantes), nosotros todos, en primera persona del plural, con la comunidad cristiana. La gracia que, infinita, y no algo derivado, residía en el Verbo. Y gracia por gracia, podría ser “gracia sobre gracia”. “Anti“podría ser una sucesión de gracias: “una continua sucesión de gracias”, es decir, que se manifiestan con gran abundancia.

v.17 La gracia y la verdad en contraste con Moisés viene de Jesús el cual es el sustituto de la antigua revelación, la superioridad de Jesús se expresa a continuación en su relación particular y única con Dios: sólo Él conoce al Padre.

(El Hijo en Dios)
18 A Dios nadie le ha visto jamás:
el Hijo Unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha contado.

18 El Hijo Unigénito, (o ho monogenés hyiou). Que está en el Seño del Padre (en to kolpon).  Cf 13,23  anakeimenos en to kolpo tou Iesou. El parentesco entre esas imágenes, que subraya la palabra “kolpos”, “sinus”, sería un acercamiento entre Juan el apóstol y el Verbo, en el seno del Padre y como encarnado. Ya Orígenes advirtió que la palabra que se emplea para referirse al seno del Padre recuerda al modo en el que el discípulo Juan reclinó su cabeza en el seno de Jesús.

BIBLIOGRAFÍA:

  • LA POTTERIE I. de, La verdad de Jesús. Estudios de cristología joanea, Ed. Católica, Madrid 1979; ID, San Giovanni. Alti della XVII Settimana Biblica, Brescia 1964;
  • SCHNACKENBURG R., El evangelio según san Juan, 4 vols., Herder, Barcelona 1980, 1987;
  • BROWN R.E., El evangelio según san Juan, 2 vols., Cristiandad, Madrid 1979; 
  • Verbum Domini, Orchard et alii, Comentarios a la Sagrada Escritura, Herder Barcelona 1957

4 comentarios en “Juan: Prólogo (Jn 1,1-18)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s