A modo de reflexión

Quizás el siguiente ejemplo (inspirado en Jean-Louis Ska) puede ayudarnos a comprender una idea importante que debemos tener en cuenta a la hora de leer la Biblia.

Si compráramos un periódico tras la invasión asiria de Judá en el 701 a.C. los titulares en Jerusalén sería algo así: “Ezequías de rodillas ante el rey asirio”, “Ezequías paga un gran tributo tras una guerra absurda” o también en otra línea editorial del mismo Jerusalén: “Los asirios derrotados milagrosamente por Yahvé”, “Milagro en Jerusalén” (en esta última Isaías sería el socio mayoritario de la editorial). En un periódico de Nínive podría decir algo así: “El gran triunfo de Senaquerib”, “Veni, vidi, vinci”, “Traidores humillados”.

Pero si buscamos que dice la Biblia sobre el suceso vemos que en ella hay diversas opiniones, siguiendo el ejemplo, la Biblia no se comporta como un periódico de una línea editorial, sino que se parece más a un quiosco de periódicos. No hay una opinión dominante o mayoritaria, sino diferentes opiniones que se completan en distintos aspectos, y que también se pueden contradecir en otros. La Biblia exige al lector pensar, meditar, leer y sopesar su juicio tras escuchar todas las campanas posibles. La voz de Dios se hace oír a través de todas las voces que resuenan en la Biblia.

Nosotros podemos preferir o dar prioridad a un tipo de testimonio porque nos parece más profundo o más preciso. Podemos pensar que Isaías nos propone una visión más inteligente de la situación y que su visión de fe es más profunda. Pero la Biblia no ha eliminado las otras versiones de los hechos. ¿Por qué?

Antes de dar una respuesta deberíamos de decir que afortunadamente la Biblia no hace esto. Efectivamente, la perspectiva del redactor inspirado no es unilateral, no suprime sistemáticamente las incoherencias u opiniones discordantes. Por ejemplo, hemos visto en el apartado anterior como el mismo Isaías habla de manera diferente en sus oráculos sobre la destrucción de Jerusalén en el capítulo 36 y 37. Esta tensión o aparente contradicción aparece en muchos textos bíblicos. A la Biblia le gusta yuxtaponer y oponer diferentes testimonios y no se preocupa de cuadrar las cosas en una coherencia impecable ni de hacer callar a los que piensan de modo distinto.

Esta estrategia está presente en toda la Biblia. Lo vemos por ejemplo en los dos relatos de la creación que nos da el Gen 1,1-2,3 y 2,4-25; en la existencia de 4 evangelios en vez de uno solo. Es como si nos dijera que la “realidad” de la creación o de Jesucristo es tan grande que es preferible tratándose de textos inspirados (y quizás por serlo) que se expresen de un modo polimorfo, porque la “verdad” que transmiten es siempre más rica que la versión del texto singular, aunque sea genial en sí mismo.

No encontraremos en la Biblia una sola línea de pensamiento. El lector de la Biblia queda invitado a superar todas las opiniones para dirigir su mirada hacia la “realidad” y la “verdad” que encierra lo que se le narra y que debe ir descubriendo él poco a poco, con esfuerzo personal. Es como si Dios quisiera servirse de ese esfuerzo para hablarnos.

Otro aspecto es el espacio de libertad que crea este modo de proceder. Me explico. Podríamos soñar o desear un mundo en el que la “verdad” fuera sencilla y límpida, en el que la única versión oficial de los hechos fuera unívoca e irrevocable y estuviera apoyada por una autoridad indiscutible que eliminara (o intentara eliminar) las dudas, las vacilaciones, las resistencias. Este mundo existe y lo hemos encontrado en el estudio historiográfico y arqueológico. No se trata, sin embargo, del mundo de la Biblia sino del mundo asirio y del mundo de aquellos grandes imperios del antiguo Próximo Oriente y de toda aquella maquinaria político propagandística con la que manipularon los acontecimientos históricos en sus anales. No hizo esto la Biblia, sus anales de historia y sus relatos no pertenecen a este género afortunadamente.

Anuncios

2 comentarios en “A modo de reflexión”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s