Biblia, liturgia y vida cristiana.

La lectura de la Biblia es y será siempre ocasión de encuentro con Dios que, a través de ella, nos habla. El hombre que lee hoy la Biblia se acerca a Dios, tanto si lee o escucha su palabra en una lectura privada o individual como si lo hace comunitaria y litúrgicamente. Particular relieve tiene la lectura de la Biblia en la Liturgia. Ciertamente el centro de la Liturgia lo constituyen los Sacramentos, pero la vida sacramentaria está basada y penetrada en y de la Sagrada Escritura; por eso, como preparación para la administración de los sacramentos, se dedica particular espacio a la lectura de la Biblia, Lectura litúrgica, que tiene además una peculiar eficacia, porque es un acto de la Iglesia.

Esa centralidad de la Biblia exige además que toda la predicación cristiana deba basarse en ella. Así lo ha enseñado siempre la Iglesia:

«Los sacerdotes, obligados por oficio a procurar la salud eterna de las almas, después de recorrer ellos mismos con diligente estudio las sagradas páginas, después de hacerlas suyas por la oración y la meditación deben exponer celosamente al pueblo esta soberana riqueza de la divina Palabra en sermones, homilías, exhortaciones; confirmar la doctrina cristiana con sentencias tomadas de los libros sagrados; ilustrarla con preclaros ejemplos de la historia sagrada, sobre todo, del Evangelio de Cristo Nuestro Señor» (Pío XII, Enc. Divino Afflante Spiritu, 26). El Conc. Vaticano II reafirma esta orientación bíblica: «Es necesario que toda la predicación eclesiástica, como la misma religión cristiana, se nutra de la Sagrada Escritura y se rija por ella» (Const. Dei Verbum, 21).

Todo cristiano, en cuanto que se alimenta de la enseñanza de la Iglesia, conoce el contenido de la Biblia, y eso aun en el caso de que no la lea directamente, ya que la está escuchando constantemente en la predicación. De todos modos, aparte de ese conocimiento de la Biblia a través de la predicación de la Iglesia, siempre ha sido recomendada la lectura directa de la misma. Recuérdense los consejos de S. Agustín:

«Léela con frecuencia -escribía a Eustoquia-; que el sueño te sorprenda con el libro en la mano y que al inclinarse tu cabeza la reciba la página santa»; o lo que escribía a sus ermitaños: «Leed las Escrituras, leedlas para que no seáis ciegos y guías de ciegos. Leed la Santa Escritura, porque en ella encontraréis todo lo que debéis practicar y todo lo que debéis evitar». Es la enseñanza del Conc. Vaticano II: «El Santo Sínodo recomienda insistentemente a todos los fieles… la lectura asidua de la Escritura para que adquieran la ciencia suprema de Jesucristo (Philp 2,8); pues desconocer la Escritura es desconocer a Cristo (S. jerónimo). Acudan de buena gana al texto mismo: en la liturgia, tan llena del lenguaje de Dios; en la lectura espiritual, o bien en otras instituciones o con otros medios que para dicho fin se organizan…» (Dei Verbum, 25).

En esta misma línea se expresa con insistencia la Exhort. Apost. Verbum Domini, en la SEGUNDA PARTE: VERBUM IN ECCLESIA (nn.50-89)

2 comentarios en “Biblia, liturgia y vida cristiana.”

  1. San jeronimo un destacado teologo de la iglesia decia sabiamente: leer las sagrada escrituras es conocer a jesus y amarlo intensamente; la lectura de la biblia, nos permite una comunicacion cercana a dios; la biblia tambien recibe otros nombres como, divina revelacion, palabra de dios, sagradas escrituras, etc.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s