La Biblia y los no católicos.

La Biblia es reconocida como libro inspirado por Dios, no sólo por los católicos, sino también por todos los cristianos separados, exceptuadas sólo algunas sectas de origen protestante; así como, aunque sólo el Antiguo Testamento, por los judíos. También le reconocen valor religioso, aunque subordinado al Corán, los musulmanes.

Los Ortodoxos mantienen el dogma cristiano sobre la Sagrada Escritura.: la reconocen como libro inspirado y Palabra de Dios, a la vez que reconocen también que está indisolublemente unida a la Sagrada Tradición y que la Iglesia es la depositaria y el intérprete autorizado de la Biblia y de la Tradición. El único punto de diferencia con la verdad católica (que, en realidad, afecta más a la comprensión del Magisterio que a la de la Escritura) es lo referente al Romano Pontífice, cuyo Primado y cuya infalibilidad singular no reconocen.

Los protestantes, habiendo negado el dogma cristiano sobre la asistencia del Espíritu Santo a la Iglesia, piensan que sólo en la Biblia (y no en la Tradición ni en el Magisterio de la Iglesia) resuena la Palabra de Dios. De ahí depende lo que es conocido históricamente como punto más significativo de su diferencia con el catolicismo: la célebre cuestión del libre examen de la Escritura. Frente a la doctrina católica según la cual todo cristiano al leer las Sagrada Escritura debe aceptar el juicio de la Iglesia, único intérprete auténtico de la Escritura, el protestantismo sostiene que cada miembro de la Iglesia tiene facultad para examinar la Biblia sin atender a la Tradición ni a la Iglesia, creen que el Espíritu Santo les ilumina la inteligencia al leer la Escritura Sagrada. Es la idea de Lutero y Calvino según la cual el Espíritu Santo iluminaba a cada fiel; en el protestantismo ilustrado y liberal del s. XVIII y siguientes se pone el acento en el recurso a los medios de investigación científica. Todo lo anterior da pie a un fuerte subjetivismo, que se agrava por un aspecto derivado de la misma teoría del libre examen: si cada fiel, a tenor de su lectura de la Escritura hecha en el Espíritu Santo, alcanza por sí solo la verdad, puede, y aun debe, juzgar de la entera comunidad eclesial a partir de la verdad alcanzada. La tendencia que el protestantismo, sobre todo el americano y en parte el centroeuropeo, ha manifestado hacia la escisión parte de ahí.

También recordar aquí lo que se dice en la Exh. Apost. Verbum Domini en el apartado dedicado a la Palabra de Dios y diálogo interreligioso (nn. 117-120)

Anuncios

9 comentarios en “La Biblia y los no católicos.”

  1. Hola, creo que hay algunos problemas en decir “sino con la sola luz de su inteligencia.” Y al hablar de inspiración, tambien. Pues los cristianos protestantes no creemos eso, sino que eso creen de nosotros porque hemos charlado poco entre todos.
    La sola luz de la inteligencia no basta, creemos que el E.S. nos ilumina a leer la S.E. no que nos inspira. Es una diferencia muy grande.

    Te mando un saludo.
    Me gusta tu blog de alto estudio.

    Gabriela
    Lic. Historia.

  2. Hola Gabriela:
    Al fin pude entrar en el blog. Si, tienes razón en tu aclaración; una cosa es iluminación y otra la inspiración. Pienso que tu aclaración es una valiosa aportación. A ver como puedo arreglarlo en el texto. Muchas gracias.
    También te mando un saludo cordial.

  3. Los catolicos a diferencia de los no catolicos tenemos como caracteristica principal la fe y la aceptacion de dogmas, que no aceptan los no catolicos, por ejemplo la santisima trinidad, la santisima virgen maria, la veneracion de santos, etc., la biblia y sus libros se aceptaron en el concilio de trento en el año 1546, en donde se reunieron obispos de todas partes y padres de la iglesia.

  4. Con todo el respeto, señor, le rogaría que usted nos indique:

    a) Por qué existe y ha existido una ignorancia casi absoluta de la Biblia por parte de la enorme mayoría de personas en el mundo católico, y quienes han sido y siguen siendo responsables de dicha ignorancia.

    b) Por qué la alfabetización como el medio que permite leer y entender la predicación de la Biblia ha sido fomentada a la masa de la población en las sociedades que abrazaron la Reforma protestante mientras que las sociedades católicas restringieron a la masa de la población (tanto ricos como pobres) el acceso a la educación y por ende a la Biblia.

    c) Por qué las sociedades influenciadas por la Reforma protestante han aprendido la enseñanza de la Biblia mucho más de cerca, en palabra y obra, que las sociedades católicas, y por qué ese retorno a la Biblia siempre ha marcado la reforma de personas, familias, comunidades cuando éstas se han apartado de dicha enseñanza. Ciegos sería los protestantes (y no lo son) si negasen que sus sociedades han sido inconsecuentes con el evangelio.

    d) Por qué los católicos deben “contentarse” con la enseñanza contenida en los catecismos según la época que les ha tocado vivir y no con la Biblia directamente. De esa forma, y al contrario de lo que ha ocurrido en la realidad del mundo católico, hubieran aprendido a interpretarla y a vivir sus implicaciones, como adultos en materia espiritual en lugar de ser mantenidos en un estado de niñez espiritual continua.

    e) Por qué aquellos individuos, familias, comunidades y sociedades que en nuestros tiempos (siglos veinte y veintiuno) que, después de leer la Biblia han progresado en muchos aspectos de la vida como nunca lo hicieron previamente cuando fueron paganos (en algunos casos) o católicos (en otros) durante muchas generaciones.

    f) Por qué el magisterio de la iglesia católica romana ha tenido en muy poco a los judíos, descuidando en particular el conocimiento del Antiguo Testamento, el lugar del pueblo de Israel en la revelación progresiva de Dios al ser humano, y por tanto el todo que forman el Antiguo y el Nuevo Testamento. No es de extrañar que la predicación de este todo como revelación integral y completa haya sido descuidada en el mejor de los casos e ignorada en el peor de los mismos.

    El seglar católico merece escuchar esas respuestas. Quienes somos protestantes así se lo deseamos a ellos/as. Personalmente, no guardo rencor hacia los católicos y tengo diversos amigos que son católicos. Sin embargo, me duele que el catolicismo romano siga siendo tan parco en la enseñanza y aplicación de la Palabra de Dios. Desgraciadamente, los anatemas del concilio de Trento respecto a la lectura de la Biblia para los seglares siguen en pie. ¿Por qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s