El libro de la Sabiduría y el Prólogo de san Juan

28 septiembre, 2007

A-INTRODUCCIÓN – PRESENTACIÓN DE LO DOS LIBROS.

El Libro de la Sabiduría

Escrito en el siglo I antes de Cristo, fue escrito en lengua griega e influido por la cultura helénica. Su contenido parece reflejar la situación en que vivía la colonia judía de Alejandría en la segunda mitad del siglo I a. de C. El libro se puede dividir en tres partes

  • 1.- Sabiduría y destino del hombre: sólo es feliz el hombre que cumple con la sabiduría divina.
  • 2.- Trata de cuál es la sabiduría que condice a Dios y cómo se puede adquirir.
  • 3.- Desarrolla la visión de la providencia y de las acciones divinas de la historia de Israel.

El libro de la Sabiduría – uno de los últimos libros del Antiguo Testamento – contiene una peculiaridad ya que traspasa la cultura semita, al igual que el Evangelio; asume la crítica de la razón heredad del mundo helénico en que se desenvuelve probablemente el hagiógrafo sin romper con la importantísima herencia del Antiguo Testamento.

Prólogo del Evangelio de San Juan

A diferencia del resto de evangelistas, San Juan comienza su Evangelio con un prólogo de gran importancia teológica. Comienza con las mismas palabras que el Libro del Génesis. Expone con un bellísimo lenguaje cómo el Verbo, por el que todo había sido hecho en el principio, vienen al mundo y el mundo no lo recibe. Se puede decir que es un compendio teológico de lo que va a ser el Evangelio de San Juan.

También San Juan ha debido de recibir influencia de la cultura griega. Aunque únicamente ha quedado reflejada en el término “logos” (palabra) que designa el espíritu divino inmanente.

El Prólogo de San Juan lo podemos esquematizar:

1.- En el principio existía el Verbo. Se habla de la preexistencia del Verbo y de que este es Dios.

2.- La creación. Se trata este tema en dos ocasiones, significando la creación inicial primero en la que nuestros primeros padres pecaron y un poco más adelante vuelve a tratar la creación como teología de la Encarnación y la creación de la vida de la gracia (nueva creación); Luz que se encarna para iluminar a todo hombre. También tras la creación de la vida de la gracia hay hombres en tinieblas que no quieren recibir la Luz. Los que reciben la luz les da potestad para ser hijos de Dios. Con la venida del Mesías y la nueva vida de la gracia se supera la Ley dada por Moisés: con la gracia de Dios vivimos y conocemos la verdadera fe.

3.- En el Prólogo se nombra en dos ocasiones a la figura de San Juan Bautista que da testimonio de Jesucristo y recalca su preexistencia: la manifestación del Mesías es posterior al testimonio de San Juan, sin embargo el Verbo “existía antes”. Expresa esta contradicción para recalcar lo que se indica en el mismo prólogo: el Verbo era Dios.

B-OBJETO DEL TRABAJO

El prólogo de San Juan recuerda algunas narraciones del Libro de la Sabiduría. Aquí me propongo enfrentar los textos de uno y otro libro.

Ambos recogen la herencia del Antiguo Testamento.

Los dos textos transfieren la cultura semita: el Libro de la Sabiduría contiene pinceladas de herencia helénica y en el caso del Evangelio de San Juan se dirige a la comunidad joánica compuesta por judíos y gentiles conversos.

C-COMPARACIONES

Existen coincidencias de doctrina y contenido, conceptos, expresiones literarias.

Jn 1,1: “En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba junto a Dios y el Verbo era Dios”.

Sab 7,25: “es un halito del poder de Dios y un destello puro de la gloria del Todopoderoso”

Se enfatiza la excelencia de la sabiduría de Dios

Jn 1,3: “Todo se hizo por El y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho”.

Sab 9,1: “Dios de los padres y Señor de la misericordia que hiciste todas las cosas con tu palabra”.

Jn 1,10: “En el mundo estaba y el mundo se hizo por El y el mundo no le conoció”.

Sab 7,21: “Conozco lo escondido y lo patente; pues me lo enseñó la sabiduría, artífice de todo”

En el texto de San Juan encontramos la palabra clave “mundo”; indica, además de todas las cosas creadas, al conjunto de la humanidad.

Existe una profunda relación entre el conocimiento de la razón y la fe. La historia se debe analizar razonadamente desde la fe. Así el mundo deja de ser aquello que se opone a la luz y puede ser santificable.

Jn 1,5: “Y la Luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no lo recibieron”

Sab 4,12: “Porque la fascinación del vicio oscurece el bien y el vértigo de la concupiscencia trastorna una mente inocente”

El Libro de la Sabiduría presenta en su conjunto una advertencia contra el ateísmo, la idolatría y la perversión moral que identifica con las tinieblas.

San Agustín comenta el pasaje de San Juan 1,5: “Puede ser que haya unos corazones insensatos, todavía incapaces de recibir la luz, porque el peso de los pecados les impide verla; que no piensen, sin embargo, que la luz no existe porque no pueden verla: es que ellos mismos por su pecado se han hecho tinieblas. Hermanos míos, es como si un ciego está frente al sol. Así todo hombre necio, todo hombre inicuo, todo hombre sin religión tiene un corazón ciego ¿Qué puede hacer? Que se limpie y verá a Dios; verá la sabiduría presente, porque Dios es la Sabiduría misma, y está escrito: “Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios”. No hay duda de que el pecado entenebrece la mirada espiritual del hombre incapacitándolo para ver y gustar las cosas de Dios”. (San Agustín. In Ioan. Evang. 1,19).

Este texto relaciona la Luz con la Sabiduría en contraposición a la ceguera para ver a Dios y gustar de El.

Jn 1,9: “Era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo”

Sab 7,26: “Es reflejo de la luz eterna, espejo nítido de la acción de Dios e imagen de su bondad”.

A pesar de que el texto de San Juan puede ser interpretado de dos modos (el Verbo era la luz, o los hombres son la luz) el texto latino de la Neovulgata ha optado por la interpretación que el Verbo viene al mundo a iluminar con su luz.

La Sabiduría de Dios da vida y luz a sus criaturas. Dios comunica la su sabiduría y sólo es recibido por el hombre que tienen buenas disposiciones.

Jn 1,12: “Pero a cuantos le recibieron les dio poder para ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre”.

Sab 1,2: “Porque se dejo hallar por los que no le tientas, se manifestó a los que no niegan su fe”

En el Antiguo Testamento supone una novedad denominar al justo como hijo de Dios: se vislumbra la paternidad de Dios respecto a cada uno.

Con la llegada del Mesías este título se le aplica de forma propia por ser el Justo por antonomasia. Los justos son los que buscan rectamente al Señor, los que aceptan la Luz, los que se comportan rectamente los que se llaman hijos de Dios: don recibido por Dios a través del Bautismo.

Jn 1,13: “Que no han nacido de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni del querer del hombre, sino de Dios”.

Sab. 7,2-12: (sólo transcribo los versos que se comentan) “Al nacer también yo respiré aire común (…) por eso rogué prudencia y se me concedió, invoqué la sabiduría y vino a mí (…) quise más la sabiduría que la salud y la belleza (…) ella es madre de todos”.

Contraste entre el nacimiento natural de hombre y el sobrenatural.

Los que creen en Jesucristo con constituidos hijos de Dios por los dones gratuitos de la fe y de la gracia. En el libro de la Sabiduría se indica cómo el sabio no recibe la sabiduría de la naturaleza sino de Dios por la forma en que vive.

Jn 1,14: “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”.

Sab 3,9: “Los que confían en El comprenderán la verdad, los que son fieles en el amor permanecerán junto a El porque la gracia y la misericordia son para sus santos y El mira por sus elegidos”

Se utilizan los mismos términos de “gracia” y “verdad” en los tres versículos; la gracia manifiesta el amor de Dios pro los hombres. La verdad implica lealtad, fidelidad.

Jesucristo es Unigénito del Padre lleno de gracia y de verdad.

Verdad y gracia, fidelidad y bondad son cualidades muy valoradas por Dios.

Con la llegada de Jesucristo entra la Sabiduría en el mundo, se supera la ley de Moisés, más bien es asumida por algo mucho más grande: Dios se nos revela (verdad) y nos da su gracia a través de la Redención para alcanzar su gloria. Por la gracia de Dios hemos sido llamados hijos de Dios.

D-FUENTES UTILIZADAS

  • .- “Sagrada Biblia. Antiguo Testamento. Libros Sapienciales”. EUNSA. Libro de la Sabiduría
  • .- “Sagrada Biblia. Santos Evangelios” EUNSA. Evangelio de San Juan.
  • .- “Nuevo Comentario Bíblico San Jerónimo” Editorial Verbo Divino.

Autor: Este trabajo ha sido realizado por Mavi G. C.

About these ads

9 comentarios to “El libro de la Sabiduría y el Prólogo de san Juan”


  1. [...] El rechazo de la Palabra/luz que viene de su propia casa (ta idia) y a los suyos (hoi idioi) recuerda el rechazo de la Sabiduría en 42,2: “la sabiduría salió a habitar entre los hijos de los hombres, pero no halló morada entre ellos; (así pues) la Sabiduría retornó a su casa y se estableció con los ángeles”. En este enlace se hace un interesante estudio comparado entre el libro de la Sabiduría y el Prólog…. [...]

  2. Darío Pérez Dice:

    Quiero enviarle mi felicitación por su valioso trabajo. Me parece muy interesante y acertada la comparación que establece entre el Libro de la Sabiduría y el Prólogo del evangelio de san Juan. Entiendo, por otra parte, que su trabajo implica mucho tiempo y esfuerzo; un esfuerzo y un tiempo que usted generosa y desinteresadamente pone al servicio de cuantas personas quieren enriquecerse cultural y espiritualmente. Muchas gracias.
    Darío pérez

  3. reyna isabel ochoa Dice:

    bueno como la sagrada ESCRITURAS no tienen tienen tiempo fueron escritas para toda dispensacion.me ayudan mucho para entender mejor el valor de la vida.y lo importante k es cada alma para nuestro padre celestial,felicitaciones por este espacio vendiciones.


  4. Gracias, muchas gracias, por ayudarnos a comprender mejor la Palabra de Dios. Además de ser Párroco en Coyaima (Tolima – Colombia, oriento programas radiales religiosos en KAYROS FM 94.7, la Emisora de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen. Me gustan sus comentarios bíblicos por la sencillez y profundidad.

    Feliz Año 2011.

    Fraternalmente,

    John Fredy, Pbro.


  5. [...] permiten entender mejor la riqueza de estos versículos. De especial interés tiene la relación del “logos” con la Sabiduría de Dios, tal como aparece en el Antiguo Testamento. (Cfr. Alusiones en: Génesis, Éxodo, [...]

  6. jacqueline Dice:

    En estas fechas estamos leyendo en la primera lectura de la misa: el libro de la Sabiduría.
    Por las circunstancias estoy leyendo el Tao de King (China siglo 5º antes de Cristo) y mi sorpreza es de descubrir no sólo temas de fondo pero hasta sentencias iguales.
    Creo que este horizonte ampliado nos ayuda a sentir el Espíritu actuando desde siempre.
    También en la confusión actual.

    • Lili Dice:

      El espíritu de Dios todo lo penetra, qué hermosura saber que en cualquier lugar del mundo quines buscan la Sabiduría se encuentran. Así estoy, encantada con la lectura de la santa Misa, razón por la que encontré esta pg. y te encuentro a ti Jacque, igualmente a un conocido sacerdote… Jhon Fredy. Bendito sea el Señor que une a los que le buscan y enriquece y alimenta con su Palabra, es que el Esíritu del Señor llena el universo. Sigamos fortaleciendo nuestro espiritu así, y llenaremos el mundo desde nuestro silencioso estudio de la Palabra. Aura Lilia


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.436 seguidores

%d personas les gusta esto: