LOS CRONISTAS, ESDRAS Y NEHEMÍAS

atardecerEn el texto hebreo los dos libros que se suelen llamar “Crónicas” reciben el nombre de Dibrehayamim, esto es, “los hechos de los días“, o el “diario”. En la versión de los Setenta llevan el nombre de Paraleipómena, esto es, las cosas omitidas en los libros anteriores. Los dos libros de las Crónicas forman una unidad, y tienen numerosos elementos comunes con los libros de Esdras y Nehemías. No faltan autores que piensan que Esdras y Nehemías estaban unidos a los dos libros de las Crónicas ya que los cuatro primeros versículos de Esdras coinciden con los últimos del libro segundo de 1as Crónicas.

En su conjunto estos libros son una historia general del pueblo elegido que, comenzando desde los orígenes, terminará -en los libros de Esdras y Nehemías- en la época persa. La división de los libros de Esdras y Nehemías tuvo lugar en fecha tardía. Incluso la traducción de los Setenta respetó la unidad de estos dos libros formando un solo bloque. A esta historia general, paralela en parte a la Historia deuteronomista, pero con una orientación diferente, se la suele denominar la «Historia del cronista». Esta historia entró tardíamente en el canon judío, por lo que se integró en el último bloque de la colección: los ketubim. Tal vez los dos libros de Crónicas tardaran más en entrar que el de Esdras‑Nehemías, ya que de la materia de la que tratan ya se habían ocupados otros libros del canon. En las Biblias Hebreas aparecen al final del todo.

La historia del Cronista. 

Un lector ordenado de la Biblia al llega al libro primero de las Crónicas espera la continuación en el exilio de la historia del pueblo elegido, sin embargo suele quedar sorprendido al encontrarse con que este nuevo libro comienza con una larguísima genealogía que se remonta hasta el mismo comienzo, es decir, hasta Adán. Tendrá que leer nueve capítulos de genealogías hasta llegar a la sección narrativa, que lo sitúa en un tema que ya le resulta conocido: los inicios de la monarquía, la muerte de Saúl y la ascensión al trono de David. A partir de ese punto comienza a releer una historia que ya conoce. Ante ese fenómeno surgen espontáneas algunas cuestiones como: ¿por qué se volvió a escribir la historia del pueblo elegido, si ya estaba escrita?, e incluso admitiendo que no habría dificultad para que otro autor pudiera componer su obra sobre un tema ya desarrollado por otro, ¿por qué se incluyó también en el canon de los libros sagrados otra historia, si ya había una? La razón es que, aunque la “Historia deuteronomista” y la “Historia del cronista” traten en gran parte sobre los mismos acontecimientos no son, ni mucho menos, iguales. Conviene , pues, antes de empezar el estudio por separado de cada uno de los libros de esta parte, profundizar acerca de las características de la historia del Cronista -ver los ejemplos-.

La intención de la “historia del Cronista” no es la de falsear la historia, sino repensar esa historia que ya es conocida para sacar lecciones de ella, adecuadas a la nueva situación para alimentar la fe en Dios y reforzar la unidad en la práctica de la Ley. El cronista compuso su obra mucho después de la vuelta del Destierro, probablemente en el siglo III a.C. al inicio de la helenización de Palestina. En esa época el pueblo judío hubo de afrontar graves tensiones internas y externas, y la composición de esta obra pudo constituir un punto sólido de apoyo para su fe y su unidad.

Para finalizar, recordar que en la investigación actual casi todos los autores manifiestan que si que parece existir una relación entre Crónicas, Esdras y Nehemías:

  • Hay ciertos elementos comunes entre los libros de las Crónicas, Esdras y Nehemías. Por ejemplo:
    • – 2 Cr 36,22-23 coincide con Esd 1,1-3a (Edicto de Ciro)
    • – Uso parecido del vocabulario y estilo literario análogo
    • – Interés común por cuestiones relativas al Templo
  • Todo lo cual hace pensar a algunos autores que en estos libros hay partes importantes de una “historia del cronista” (P. Ackroyd, D. Freedman y R. Mosis). Sin embargo, la mayor parte los consideran obras distintas de autores distintos (M. Williamson, S. Jafet)
    • – Hay diferencias en vocabulario y estilo literario
    • – Perspectivas diversas sobre algunos temas (retribución, experiencia del Éxodo, etc.)

4 comentarios en “LOS CRONISTAS, ESDRAS Y NEHEMÍAS”

  1. Los dos libros de cronicas, forman un solo libro, tienen caracteristicas comunes con los libros de esdras y nehemias; estos libros relatan la vida del pueblo elegido por dios, terminando con la epoca persa, que es relatado por los libros anteriores; en un principio el libro de las cronicas habla de la genealogia, empezando con adan, posteriormente habla de la monarquia de israel, mencionando a saul como primer rey, despues habla de la ascencion del rey david al trono de israel; finalmente los investigadores llegan a la conclusion de que existe una relacion entre el libro de cronicas con los libros de esdras y nehemias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s