LOS ÚLTIMOS LIBROS HISTÓRICOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Los últimos libros históricos del Antiguo Testamento

Una vez terminado el libro de Nehemías, y con él la “historia del cronista”, en las Biblias cristianas se incluye a continuación los libros de Tobías, Judit y Ester, y se concluyen los relatos históricos con los libros primero y segundo de los Macabeos. Estos libros difieren notablemente de los anteriores y también entre si, por lo que no se puede decir que formen un bloque unitario. Tienen, sin embargo, algunas características que los diferencian de los demás textos históricos precedentes.

Una primera, y significativa, es que la versión canónica de la mayor parte de ellos está en griego. Todos los anteriores estaban escritos en hebreo, salvo algunas partes en arameo en los libros de Esdras y Nehemías. Además estos otros libros han sido redactados en una época más reciente que los primeros, cerca del tiempo en que vivió Jesucristo, cuando la cultura helenística llevaba ya bastante tiempo implantada en Palestina. Aunque sus autores se mantienen fieles a la religión de Israel, en muchos casos adoptan una lengua y unos modos de expresar la historia que son característicos del influjo cultural griego.

En estrecha relación con estas características se da el hecho de que sólo uno de éstos, Ester, pasara a formar parte del canon hebreo de las Escrituras probablemente ya en la era cristiana. Además, sólo se incluyeron los capítulos compuestos en lengua hebrea, y no fueron aceptados los capítulos de los que sólo se conoce la versión griega. Los demás libros de esta época no pasaron a formar parte del canon hebreo, aunque sí fueron recibidos como canónicos por la Iglesia primitiva.

Relatos históricos en el judaísmo helenístico

Al final de la época persa, los israelitas sufren los primeros embates de la cultura helenística y con ello el peligro de aniquilación de las propias tradiciones religiosas e incluso de la fe en el Dios verdadero. Ante el inicio de un contacto muy estrecho con una cultura mucho más desarrollada que la judía, la acción del Espíritu sobre los autores de la “historia del cronista” proporciona nuevas luces para afrontar la situación de modo coherente y mantener la fidelidad y veneración debida al Dios de la Alianza.

El ambiente cultural helenístico acabó impregnando muchas manifestaciones culturales del pueblo de Dios. Ciertamente hubo algunas manifestaciones que no pudieron ser acogidas por los que se mantuvieron fieles a Dios porque implicaban el culto a los ídolos. Sin embargo la mayor parte de las manifestaciones de esa nueva cultura eran perfectamente compatibles con la fidelidad requerida. Por ejemplo, los nuevos modos de expresión literaria proporcionaban unos medios extraordinarios para expresar adecuadamente la fe y los sentimientos religiosos más profundos. La apertura a este nuevo modo de entender el mundo, de hablar de realidades más abstractas o de componer obras literarias no suponía una traición a la herencia religiosa recibida de los padres, sino un enriquecimiento de ella. Los mismos que estuvieron dispuestos a llegar hasta la muerte por mantener la circuncisión (1 M 1, 60; 2 M 6,10), por restaurar el culto (1 M 4, 44 ss.; 2 M 10,1 ss.) o por no comer carnes prohibidas por la Ley (2 M 6,18; 7,1) no tuvieron inconveniente en escribir en griego la historia de sus héroes, ajustándose a nuevos géneros literarios de extraordinaria fuerza narrativa y retórica.

A grandes rasgos se puede decir que la historia es el género que se emplea para narrar acontecimientos dignos de conservarse en la memoria. La biografía se centra más en las personas y en las ideas que mueven el comportamiento de esas personas que en detallar hechos para la posteridad. Las novelas narran relatos dignos de ser contados. Al aproximarse a obras literarias de este género desde nuestros presupuestos actuales se podría pensar que historiadores y biógrafos muestran un particular interés por la realidad de los hechos que narran, mientras que para los novelistas lo importante es la ficción. Sin embargo, en aquella época los límites no eran tan claros. De hecho, los historiadores dramáticos no tenían inconveniente en retocar los acontecimientos para dar mayor patetismo a su expresión y perfilar mejor los rasgos reales de las situaciones o de los personajes. De otra parte, en las novelas no todo era ficción ya que relataban aventuras de personajes imaginarios o reales, pero en escenarios conocidos o, al menos, históricamente verosímiles.

Por eso, hay libros como Tobías, Judit o Ester que no encajan en lo que se entiende actualmente como libros históricos pero que tienen una fuerza extraordinaria. Dibujan ejemplos reales que arrastran a vivir en coherencia con la fe, pero sin una excesiva preocupación por ser precisos en los datos concretos del ropaje narrativo. De otra parte en los libros de los Macabeos, la historia es narrada con una gran fuerza retórica. Busca persuadir al lector a que siga los admirables y heroicos ejemplos de coherencia con la propia fe que se le narran. La persuasión retórica era una característica frecuente entre los historiadores helenistas que buscaban influir en la actitud y conducta de sus lectores describiendo con trazos enérgicos a personas y acontecimientos como ejemplos de virtud o de vicio. Estos otros libros históricos han sido escritos en ese contexto histórico y literario, que es necesario conocer para entenderlos adecuadamente. Contemplan los hechos históricos y sobre ellos dibujan con extraordinaria maestría literaria lecciones admirables que reflejan la fe y la coherencia de las personas que se mantuvieron fieles a Dios en una época de cambios profundos.

Cfr. Aportación de estos escritos a la fe de la Iglesia

Anuncios

5 comentarios en “LOS ÚLTIMOS LIBROS HISTÓRICOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO”

  1. Hola:
    Siento el retraso pero suelo dedicar el fin de semana a responder los comentarios. Espero llegar a tiempo.
    Los libros escritos en griego del Antiguo Testamento son básicamente estos: Tobías, Judit, Baruc, Eclesiástico, I y II de Macabeos y Sabiduría.
    En 1896 se encontraron algunos fragmentos en hebreo (que fue el idioma original) del Eclesiástico, pero solo tenemos la versión completa en griego. Es posible que el libro de Baruc también fuera originalmente escrito en hebreo pero nos ha llegado solo en griego.
    También tienen algunos fragmentos en griego: Ester y Daniel.
    Recibe un saludo cordial

  2. El libro de las cronicas a diferencia de los ultimos libros del antiguo testamento estan escritos en griego, otros estaban escritos en hebreo y arameo, probablemente porque era la cultura que predominaba en estos tiempos; los ultimos libros de la biblia del antiguo testamento son : tobias , ester, judit y macabeos I Y II, tienen caracteristicas comunes; estos libros fueron redactados en una epoca reciente a jesucristo; estos libros reflejan los acontecimientos admirables sobre la fe y las personas que permanecieron fieles a dios en una epoca de profundos cambios sociales, culturales y religiosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s