Sentido teológico del libro de Josué

Dios es fiel y siempre cumple sus promesas. Así se hace constar de modo explícito: “No dejó de cumplirse ni una sola de las cosas buenas que el Señor prometió a la casa de Israel. Todo llegó” (Jos 21,45). El Señor no olvidó lo que había prometido a los Patriarcas y estuvo siempre con su pueblo hasta que les entregó la tierra que había jurado que iba a darles sin que las dificultades objetivas que había para ello fuesen obstáculo. Con esa experiencia, cuando el pueblo de Israel padeció el destierro de Babilonia pudo mantener firme la esperanza de que Dios lo llevaría de nuevo al lugar de reposo que le había concedido. Aunque pareciera una meta inalcanzable, Dios es fiel y su poder no conoce límites.

De otra parte, Israel no puede dudar de que la tierra de Canaán, cuya propiedad reclama, es de Dios que la ha regalado a su pueblo. Así se hace notar también en el texto: “El Señor entregó a Israel toda la tierra que habla jurado a sus padres que iba a darles. La poseyeron y habitaron en ella” (Jos 21,43).

Una de las características peculiares de la tradición deuteronomista es la de presentar con singular realce a los protagonistas de los grandes momentos de la historia. Y no cabe duda de que uno de ellos es Josué: el fue el instrumento del que Dios se sirvió para realizar la donación de la tierra prometida. Así como Moisés había sido el mediador entre Dios y el pueblo durante la peregrinación por el desierto, ahora Josué desempeña esa tarea (cfr Jos 1,1‑9). En la narración del paso del Jordán y de las primeras conquistas en la tierra prometida se presenta al pueblo de Dios como una congregación santa, en disposición litúrgica presidida por el arca de la Alianza, símbolo de la presencia de Dios entre los suyos (Cf. Jos 3,1‑ 4,18; 6,1‑21).

De este modo, queda de manifiesto que la conquista de la tierra es un don de Dios concedido a su pueblo por medio de su siervo Josué, y no por las dotes guerreras de éste ni por el potencial ofensivo de sus armas. El propio Josué, una vez que se haya culminado la toma de posesión de la tierra, será el mediador de la renovación de la Alianza en una ceremonia celebrada en Siquén, en la que el pueblo se compromete a permanecer fiel al Señor y a cumplir sus preceptos (Cf. Jos 24,1‑28). Así pues, el pueblo de Dios tiene la certeza de que el Señor no lo abandonará si corresponde a la confianza depositada en él y es fiel a la Alianza. Dios está con su pueblo cuando éste se mantiene fiel en el cumplimiento de sus preceptos, pero sabe que lo abandonará si le desobedece (Cf. Jos 7,1‑26). La generación de Josué fue ejemplar (Cf. Jue 2,10). Por eso pudieron experimentar durante la conquista el auxilio divino y todo les fue favorable.

Por último, conviene hacer notar la fuerza con la que el texto sagrado insiste una y otra vez en la unidad del pueblo. Aunque algunas tribus hubieran recibido su heredad antes de pasar el Jordán para entrar en la tierra prometida, no abandonaron a sus hermanos en la toma de posesión de la tierra (Cf. Jos 1,10‑16; 22,1‑8). En la narración se subraya que la ocupación de todo el país, fue realizada por todo el pueblo unido bajo el mando único de Josué. A su vez, ese pueblo unido debe reconocer que sólo hay un único Dios, el Señor, que les ha prestado auxilio y al que sólo deben servir.

El texto sagrado, que como toda la historia de la que forma parte fue redactado en su forma definitiva cuando el pueblo había sido desposeído de esa tierra, explica a los que han sufrido las consecuencias del destierro la causa por la que han acontecido esas desgracias: la repetida infidelidad frente a tanta bondad de Dios. A la vez, les ofrece un aliento de esperanza. El mismo Dios que les dio esa tierra puede volver a entregársela si emulan la fidelidad de la generación de Josué tal y como se narra en este libro. Y con ellos, enseña a todos los hombres de buena voluntad que leen estas páginas a tener confianza en Dios y a serle fieles, porque es Todopoderoso y nunca abandona a sus elegidos.

2 comentarios en “Sentido teológico del libro de Josué”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s