Los saduceos

Pablo-Fariseos-Saduceos
Este nombre parece deri­var de Sadoc, sumo sacerdote de quien provenía, desde Salomón, todo el orden sacerdotal. Constituía este grupo un conjunto de personas que negaban la vida futura y su retribu­ción, porque no creían en la resu­rrección y la inmortalidad personal. Rechazaban, por eso, la existencia de ángeles y demonios, negaban el po­der soberano del destino y la predes­tinación, porque creían en la libertad de la voluntad humana. Se conside­raban los conservadores del espíritu del yavismo auténtico de la Torá, y aunque creían en la promesa mesiá­nica, desconfiaban de cualquier movi­miento mesiánico, que brotara del entusiasmo popular. Su pragmatismo les indujo a acomodarse al régimen establecido, a condición de que la reli­gión fuera respetada; cabe que sus adversarios hayan exagerado un tanto su laxismo.

Conformaban más un partido que una secta religiosa, y sus miembros se reclutaban entre aristócratas, ricos y sacerdotes.

Jesús y los saduceos:

Una idea común que tenían los saduceos era que la riqueza que ellos tenían era la garantía del favor que Dios les dispensaba. Riqueza y bendición divina iban estrechamente juntas en sus pensamientos. El bienestar de sus vidas presentes era ya una juicio de aprobación divino y no tenían necesidad de otra vida, y menos la vida que Jesús al hablarles del Reino de Dios hacia vislumbrar.

3 comentarios en “Los saduceos”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s