Misterios dionisiacos

Los misterios u orgías dionisíacas representan en Grecia una experiencia religiosa que entra en conflicto con la religión tradicional. Carreras en el bosque y danzas frenéticas provocan el delirio sagrado a través del cual el iniciado, arrebatado por el entusiasmo, se identifica con el dios mismo. En el extasis (mania) que se apodera de ellos, los y las bacantes desgarran un animal salvaje -cervatillo, cabra o becerra- y consumen su carne cruda (homofagia).

Estas manifestaciones ajenas al espíritu y a las prácticas religiosas de las gentes de las ciudades se difundieron a favor del proselitismo que movía a los/las bacantes a ganar adeptos para el dios, reclutados de todos los ambientes y en todas las clases sociales

La religión de Dionisio se organiza en el tiasis. El origen del culto así como el del mismo dios Dionisio es impreciso. Dionisio, dios de la fecundidad vegetal, animal y humana, se encuentra asociado en Eleusis a Demeter-Gea, Yaco y Pluto.

El éxito del culto dionisiaco y, en concreto, de los misterios que ejercieron a partir de la época helenística una enorme atracción, se debe a que colmaban ciertas aspiraciones antes desatendidas. Favorecieron la evolución espiritual y mística de Grecia y del mundo antiguo y dieron nacimiento a una de las creaciones originales del mundo griego: el teatro -santuario de Dionisio- y las representaciones dramáticas del ditirambo. Dionisio helenizado, revelaba en la embriaguez divina, una sabiduría superior al conocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s