Los errores de los Colosenses

Senza nome-True Color-01La determinación de las falsas doctrinas de Colosas sigue siendo objeto de vivas controversias actualmente. Señalemos primero los pasajes que denuncian expresamente las doctrinas y prácticas que ponen en discusión la primacía de Cristo:

1. En Col 2,8 se previene contra la trampa de la filosofía, caracterizada como una simple tradición (paradosis) humana, en oposición a la tradición relativa a Jesucristo nuestro Señor (2,6)

2. Según 2,8 y 20 esta filosofía se refiere a los elementos del mundo (Stoicheia tou kosmou) y se opone al conocimiento de Cristo. Esta denuncia vigorosa le permite hacer a una exposición sobre el papel de Cristo, en el que habita corporalmente la plenitud de la divinidad y que es la cabeza de las Potencias (2,9s).

3. En 2,16 la denuncia se refiere ante todo a ciertas prácticas relativas a los alimentos y al calendario de las fiestas: parece muy probable que haya en esto un trasfondo judaizante. El versículo 18 va mucho más lejos: se presenta a los adversarios como complaciéndose en el culto a los ángeles y como jactándose de visiones de sentido iniciático. De este modo se apartan del influjo saludable de la cabeza, a saber de Cristo.

4. En 2,20 Pablo denuncia la sumisión a los elementos del mundo, evocando primero ciertas prácticas alimentarias, que no son más que enseñanzas humanas. A pesar de que esas prácticas se presentan como religión personal, devoción, ascesis, no tienen valor más que opera la carne.

¿Qué más podemos concluir de las pistas que nos ofrece la epístola?:

Parece que la influencia de prácticas judías es innegable (se comprende tanto mejor cuanto que los judíos llevaban bastante tiempo viviendo en aquella región y formaban una comunidad influyente). ¿Se trata de un judaísmo ortodoxo o de un judaísmo teñido de influencias extranjeras? La importancia que se da al calendario y a los ángeles, hace pensar en prácticas y en doctrinas esenias (ya hemos hablado de cierta influencia qumraniana en Efesios), de todas formas las gentes de Qumrán no tenían el monopolio en estas materias.
El papel de los ángeles, guardianes de la Ley, procede de ciertas concepciones judías, pero a los judíos les resultaba extraña la importancia que se da aquí a su papel en el cosmos: de hecho aparecen aquí más como los rectores de los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego, a partir de los cuales la filosofía de aquella época explicaba la formación del mundo. Por eso, al afirmar con energía que Cristo es el único Artífice de la creación (1,15s), Pablo se opone a las especulaciones sobre los intermediarios entre el Dios supremo y el mundo. Observemos que la epístola no utiliza más que una vez el término eón (1,26), característico de los sistemas gnosticos del siglo II, e incluso lo hace en un sentido banal: desde las generaciones (1,26). Puesto que las potencias cósmicas dirigen el destino del hombre, se creía que era necesario honrarlas con un culto que Pablo denuncia como supersticioso y atentatorio contra la única mediación de Cristo. El empleo del término filosofia en 2,8 haría pensar en ciertas especulaciones de tipo intelectual. Por otro lado, observemos que el culto exagerado a los ángeles se mantendrá en Asía Menor, como pone de manifiesto que el concilio provincial de Laodicea, en la segunda mitad del siglo IV, pronunció la siguiente condenación: Los cristianos no deben abandonar la Iglesia de Dios, invocar a los ángeles y hacer synaxis (=asamblea). Cosas estas que están prohibidas. Por consiguiente, si se encuentra a alguien que se entregue a esta idolatría en secreto, que sea anatema, porque ha abandonado a nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, para entregarse a la idolatría.
– El verbo embateuein (2,18: obsesionado por lo que vio), significa en sentido propio pisar el umbral (de un santuario) y puede emplearse también en la lengua de las religiones mistericas. Haría alusión a la visión que se concede al neófito de la iniciación. Se trata de un rasgo común de la espiritualidad de la época: las visiones de los ángeles ocupan un lugar importante en los apocalipsis judíos, pero guardan relación unas veces con la exploración de los lugares celestiales (libro de Henoc) y otras con el desarrollo de la historia (libro de Daniel). Aquí las Potencias se presentan como si jugasen un papel importante para la creación del mundo y la salvación de los hombres. En este clima se están ya preparando aquellos sistemas dualistas que desembocarán en el gnosticismo del siglo II.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s