Comenario al Samo 46 (45)

Cfr. Texto del Salmo 46 (45)

Dios, refugio y fortaleza de su pueblo

1. … Es el primero de los seis himnos a Sión que recoge el Salterio (cf. Sal 47, 75, 83, 86 y 121). El salmo 45, como las otras composiciones análogas, celebra la ciudad santa de Jerusalén, “la ciudad de Dios, la santa morada del Altísimo” (v. 5), pero sobre todo expresa una confianza inquebrantable en Dios, que “es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro” (v. 2; cf. vv. 8 y 12). Este salmo evoca los fenómenos más tremendos para afirmar con mayor fuerza la intervención victoriosa de Dios, que da plena seguridad. Jerusalén, a causa de la presencia de Dios en ella, “no vacila” (v. 6). El pensamiento va al oráculo del profeta Sofonías, que se dirige a Jerusalén y le dice:  “Alégrate, hija de Sión; regocíjate, Israel; alégrate y exulta de todo corazón, hija  de Jerusalén. (…) El Señor, tu Dios, está en medio de ti, como poderoso salvador. Él exulta de gozo por ti; te  renovará por su amor; se regocijará por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiesta” (Sof 3, 14. 17-18).
2. El salmo 45 se divide en dos grandes partes mediante una especie de antífona, que se repite en los versículos 8 y 12:  “El Señor de los Ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob“. El título “Señor de los ejércitoses típico del culto judío en el templo de Sión y, a pesar de su connotación marcial, vinculada al arca de la alianza, remite al señorío de Dios sobre todo el cosmos y sobre la historia. Por tanto, este título es fuente de confianza, porque el mundo entero y todas sus vicisitudes se encuentran bajo el gobierno supremo del Señor. Así pues, este Señor está “con nosotros“, como lo confirma la antífona, con una referencia implícita al Emmanuel, el “Dios con nosotros” (cf. Is 7, 14; Mt 1, 23).

  • 3. La primera parte del himno (cf. Sal 45, 2-7; la hemos dividido a su vez en dos: 2-4 y 5-7) está centrada en el símbolo del agua, que presenta dos significados opuestos. En efecto, por una parte, braman las olas del mar, que en el lenguaje bíblico son símbolo de devastaciones, del caos y del mal. Esas olas hacen temblar las estructuras del ser y del universo, simbolizadas por los montes, que se desploman por la irrupción de una especie de diluvio destructor (cf. vv. 3-4). Pero, por otra parte, están las aguas saludables de Sión, una ciudad construida sobre áridos montes, pero a la que alegra “el correr de las acequias” (v. 5). El salmista, aludiendo a las fuentes de Jerusalén, como la de Siloé (cf. Is 8, 6-7), ve en ellas un signo de la vida que prospera en la ciudad santa, de su fecundidad espiritual y de su fuerza regeneradora. Por eso, a pesar de las convulsiones de la historia que hacen temblar a los pueblos y vacilar a los reinos (cf. Sal 45, 7), el fiel encuentra en Sión la paz y la serenidad que brotan de la comunión con Dios.
  • 4. La segunda parte del salmo 45 (cf. vv. 9-11) puede describir así un mundo transfigurado. El Señor mismo, desde su trono en Sión, interviene con gran vigor contra las guerras y establece la paz que todos anhelan. Cuando se lee el versículo 10 de nuestro himno:  “Pone fin a la guerra hasta el extremo del orbe, rompe los arcos, quiebra las lanzas, prende fuego a los escudos“, el pensamiento va espontáneamente a Isaías. También el profeta cantó el fin de la carrera de armamentos y la transformación de los instrumentos bélicos de muerte en medios para el desarrollo de los pueblos:  “De las espadas forjarán arados; de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra” (Is 2, 4).

5. La tradición cristiana ha ensalzado con este salmo a Cristo “nuestra paz” (cf. Ef 2, 14) y nuestro liberador del mal con su muerte y resurrección. Es sugestivo el comentario cristológico que hace san Ambrosio partiendo del versículo 6 del salmo 45, en el que se asegura que Dios “socorre” a la ciudad “al despuntar la aurora”. El célebre Padre de la Iglesia ve en ello una alusión profética a la resurrección. En efecto -explica-, “la resurrección matutina nos proporciona el apoyo del auxilio celestial; esa resurrección, que ha vencido a la noche, nos ha traído el día, como dice la Escritura:  “Despiértate y levántate, resucita de entre los muertos. Y brillará para ti la luz de Cristo”. Advierte el sentido místico. Al atardecer se realizó la pasión de Cristo. (…) Al despuntar la aurora, la resurrección. (…) Muere al atardecer del mundo, cuando ya desaparece la luz, porque este mundo yacía totalmente en tinieblas y estaría inmerso en el horror de tinieblas aún más negras si no hubiera venido del cielo Cristo, luz  de  eternidad, a  restablecer la edad de la inocencia al género humano. Por tanto, el Señor Jesús sufrió y con su sangre perdonó nuestros pecados, ha resplandecido la luz de una conciencia más limpia y ha brillado el día de una gracia espiritual” (Commento a dodici Salmi, SAEMO, VIII, Milán-Roma, 1980, p. 213).

Cfr. JUAN PABLO II, AUDIENCIA GENERAL, Miércoles 16 de junio de 2004

Anuncios

3 comentarios en “Comenario al Samo 46 (45)”

  1. En este salmo resalta la ciudad santa de jerusalen, morada del altisimo y la ciudad de dios, tambien expresa una confianza en dios, que es nuestro refugio y fuerza, poderoso defensor nuestro, en los peligros cotidianos de la vida; este salmo habla de jesus como el liberador del mal de la humanidad, mediante su muerte y resurreccion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s