Composición de la “Historia de los orígenes”

Se trata de textos de tipo yahvista y sacerdotal muy probablemente compuestos después de la estancia en Babilonia. Al volver del exilio, muchos israelitas seguían desanimados y pensaban que Yahvé había sido vencido por los dioses de Babilonia. Para ayudarles a ver las cosas de otra manera, el autor inspirado escribió un relato de la historia de Israel y lo encabezó con un precioso himno sobre la creación. Así mostraron que lo que sostiene el mundo y le da sentido es el poder de Yahvé. Todo lo que existe es obra de sus manos y por eso es bueno y el hombre debe cuidarlo para que continúe siendo bueno. Se trata de una bocanada de oxígeno para un pueblo que se estaba debilitando y perdiendo la confianza y esperanza en su Dios.

Estos textos contienen elementos literarios de antiguas tradiciones locales. Ante el descubrimiento y publicación en este siglo de textos del Oriente Antiguo como los que acabamos de aludir y citar, se hace patente la íntima relación que hubo entre Israel y los pueblos vecinos. El pueblo elegido no rechazó sistemáticamente la cultura de los pueblos con los que se relacionaba (Cananeos, Fenicios, Mesopotámicos y Egipcios), sino que supo acoger sus riquezas. Los autores sagrados hicieron una selección de los elementos literarios que podían servir para explicar de modo adecuado e inteligible a la sensibilidad de sus contemporáneos el mensaje original que el Espíritu Santo quería transmitir por medio de sus escritos al pueblo de Israel, y a través de su experiencia religiosa a toda la humanidad. Por tanto, su enseñanza parte de la fe en el Dios único que se ha revelado en la historia, y no de las intuiciones religiosas subyacentes de esos pueblos. La Biblia se ha servido de ese lenguaje tan importante en la antigüedad que es el lenguaje de los mitos, aunque despojandolo de su talante politeísta y ritual, e impregnandolo de la fe en el Dios único, para expresar, y sin duda mejor que con ningún otro, verdades fundamentales como: creación, vida, confianza, dignidad del hombre, existencia del mal, del sufrimiento y de la muerte.

Con su situación actual, al principio de la Biblia, los once primeros capítulos del Génesis son como una introducción para presentar la figura de Abrahán, con quien, según el libro, la historia toma un nuevo giro marcado por la llamada de Dios y la obediencia del hombre.

Un comentario en “Composición de la “Historia de los orígenes””

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s