La PARTE PRIMERA (Gen 1-11)

1. La creación del mundo (Gen 1,1‑2,3).- En el principio Dios creó los cielos y la tierra. Durante los tres primeros días va creando los elementos que marquen una separación en el caos primitivo y establezcan un orden; los tres días siguientes va llenando de criaturas el firmamento, los océanos y la tierra, y crea finalmente al hombre a su imagen y semejanza. El séptimo día descansó. En Gen 2,4 la frase “estas son las generacionesintroduce otro relato sobre la creación.

2. Los orígenes de la humanidad (Gen 2,4-‑4,26).- El Señor creó al hombre y a la mujer, y los puso en el jardín del Edén, donde les impuso un mandato para poner a prueba su libertad. Sin embargo, la serpiente sedujo a la mujer, y ésta pecó e indujo a pecar al hombre. Como consecuencia de su pecado, el Señor los expulsó del Edén. La primera pareja humana engendró hijos e hijas, que desde el principio sienten el desorden, consecuencia del pecado: Caín mató a Abel. Por último se habla de Caín y sus descendientes y de la descendencia de Set. En Gen 5,1 la frase “estas son las generacionesintroduce una nueva sección en donde se presenta un elenco de los descendientes de Adán hasta Noé.

3. Los patriarcas antediluvianos (Gen 5,1‑6,8).- A partir del primer hombre Adán, se inicia una larga genealogía de patriarcas que llega hasta Noé. A lo largo del tiempo, el desorden en la humanidad, consecuencia del pecado, se hace cada vez mayor, hasta el extremo de que le pesó al Señor el haber hecho al hombre. En Gen 6, 9 la frase “estas son las generacionesintroduce una pausa en las genealogías que da paso al relato del diluvio.

4. Noé y el diluvio (Gen 6,9‑9,29).- La tierra se había corrompido, y Dios decidió enviar un castigo ejemplar, del que sólo se salvaría Noé y su familia, y algunas parejas de animales de todas las especies. Dios manda a Noé que construya un arca, y éste la hace. Cuando la ha terminado entra en ella y comienza la inundación que haría perecer todos los seres que viven en tierra firme. Alcabo de bastantes días retrocedieron las aguas, Noé salió del arca y ofreció sacrificios a Dios. Dios renovó a Noé las primitivas promesas de fecundidad, y estableció una alianza con él y con toda la nueva humanidad que habría de descender de él; finalmente Noé murió. En Gen 10,1 la frase “estas son las generaciones” marca la terminación de la historia de Noé, y se reemprenden las genealogías.

5. La repoblación de la tierra (Gen 10,1‑11,9).- Cada uno de los hijos de Noé engendró a muchos hijos; en la genealogía de todos ellos se recoge la familia de todos los pueblos que habitan en la tierra. La humanidad, constituida por muchos pueblos estaba unida, y decidieron edificar una torre para hacerse famosos; Dios castigó su arrogancia confundiendo sus lenguas, y así se produjo en Babel la dispersión del género humano. En Gen 11,10 la frase “estas son las generacionesintroduce la última sección de la historia de los orígenes.

6. La genealogía de Abram (Gen 11,10‑32).- Para enlazar la historia de los orígenes con el inicio de las narraciones patriarcales se pone la genealogía que comienza en Sem, hijo de Noé, y termina en Abrán. En Gen 11,27 la fórmula “estas son las generaciones” marca el comienzo de esta historia con la presentación de la descendencia de Teraj: Abrahán, Najor y Aram.

Anuncios

Un comentario en “La PARTE PRIMERA (Gen 1-11)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s