Las tradiciones patriarcales a la luz de la historia del Próximo Oriente en los comienzos del segundo milenio a.C

3 agosto, 2009

La historia del Próximo Oriente antiguo es hoy día relativamente bien conocida gracias a la arqueología y a algunos testimonios literarios extra-bíblicos, que proporcionan un fondo histórico y cultural en el que bien pudieron tener lugar muchos de los detalles particulares que han sido trasmitidos en las tradiciones patriarcales.

Gen 11,31 nos dice que Téraj, el padre de Abrahán emigró a Jarán desde Ur de los caldeos. Esa ciudad se encontraba en la tierra de Padán Aram, a la que también se llama Aram Naharayim (Gen 24,10). La región se encuentra entre los cursos superiores del Tigris y el Eufrates, y más concretamente entre dos afluentes del Eufrates: el Balikh y el Khabur. Al parecer, en torno al año 2000 a.C. se produjeron varias invasiones en todos los países civilizados del Próximo Oriente, que dejaron parcialmente colapsada la civilización que ya florecía desde tiempo atrás en la zona. Los invasores se consolidaron sobre todo en Siria y Mesopotamia, en donde los babilonios les dieron el nombre de “occidentales”, o “amorreos” según la terminología del Antiguo Testamento. Estos invasores eran de raza semita. Poco después del 2000 a.C. aparecen estados “amorreos” en Mari, Jarán, Najor, Catna y Ugarit, todos ellos con reyes amorreos. Incluso en Babilonia hay un estado amorreo, uno de cuyos soberanos más famosos es el célebre Hammurabi. Otro de los grupos perturbadores conocido en Mari son los “hapiru”. Parece que el término, más que un pueblo, designa un status social: gentes nómadas sin asentamiento fijo. En Gen 14,13 se llama a Abrahán “el hebreo”. También conviene aclarar que estas invasiones se produjeron justo en la dirección contraria (de llaman “occidentales” porque vienen del oeste) de la que se indica que siguió la familia de Abrahán que es hacia el este.

Fig. 160. The Sanctuary of Terafim in the Valley of Uvda. Small stones are gathered within a circle at the corner of a rectangular structure. (Valley of Uvda; photo ISR84: XXIII-39; WARA W06019). Fuente:Har Karkom's Gallery of Images

En los archivos descubiertos en Nuzi, una ciudad situada al sudeste de Nínive, se descubrieron unas tablillas que ilustran algunos aspectos de la vida de los Patriarcas. Las gentes de Nuzi eran hurritas, un pueblo de origen armenio que invadió Mesopotamia y fundó un estado en zona “amorrea” durante los siglos XVI y XV, y adoptó muchos elementos de esa cultura amorrea anterior.

  • Pues bien, en Gen 15,2 se habla de las quejas de Abrahán porque no tenía ningún hijo y tendría que sucederle Eliezer. ¿Por qué él, y no, por ejemplo, su sobrino Lot? Por las tablillas de Nuzi se sabe que era costumbre que las parejas sin descendencia adoptaran a alguien como hijo: este debía ocuparse de ellos, pero después quedaba como heredero. Pero si nacía un hijo el trato quedaba anulado.
  • Otra de las costumbres amorreas conocidas por esas tablillas ilustra las, en principio asombrosas, palabras de Sara a Abrahán en Gen 16,2: Mira, por favor; el Señor me ha hecho estéril; llégate, pues a mi esclava, y quizá obtenga yo hijos por medio de ella. La razón de esta propuesta es que para los amorreos ya era claro que el matrimonio tenía como fin engendrar hijos. Por eso si la mujer no podía hacerlo debía suplir esta deficiencia suya ofreciendo una esclava al marido para que engendrara hijos en su lugar.
  • Otro ejemplo, en las tablillas de Nuzi aparece de forma patente que las bendiciones orales y las últimas voluntades eran tenidas como algo muy serio y se consideraban irrevocables. Esto puede explicar por qué Isaac no cambia su bendición sobre Jacob, incluso una vez descubierto el engaño del que había sido objeto.
  • Además según los textos de Nuzi la posesión de los “terafim” familiares (estatuillas de dioses domésticos, cfr. foto superior) era de la mayor importancia: no sólo garantizaban una vida próspera, sino que aseguraban a su poseedor la recepción de la herencia. Estos pasaban del padre a los hijos varones, y si no los había a las hijas. Labán en principio tenía dos hijas, Lía y Raquel, pero parece que después tuvo hijos varones (Cf. Gen 30,35), por lo que Jacob y su familia no tenían derecho a retenerlos en su poder, y por eso el hecho de llevárselos es considerado como un robo (Cf. Gen 31,30).
  • Incluso los nombres con los que las tradiciones del pueblo elegido designan a sus ancestros son muy antiguos, pues se remontan a esa época de los albores del segundo milenio. En concreto, los nombres de Abamram y Yaqob-el son conocidos como nombres de personas entre los amorreos en textos de Mari. También se han encontrado dos escarabajos del siglo XVIII a.C. posesión de un jeque llamado Ya`aqub, alguno de cuyos descendientes del mismo nombre llegó a ser faraón de Egipto durante la dinastía de los hicsos. También conviene saber que se han encontrado nombres parecidos en épocas posteriores a la patriarcal.
Texto de execración

Texto de execración. Fuente: The Ancient Egypt Site: texto de execración

Un relato egipcio, el de Sinuhé, dibuja el fondo ambiental de Canaán entre 1960-1936 a.C. La imagen que ofrece esta narración es ilustrativa acerca de la vida de los clanes nómadas que se desplazaban con sus ganados por Canaán, llegando hasta Egipto, así como la presencia en Canaán de algunos jeques poderosos más o menos sedentarizados, que ejercían su poder sobre territorios en los que eran capaces de hacer respetar su dominio por la fuerza. Pues bien, en los relatos patriarcales vemos la figura de Abrahán como la del jefe de un clan nómada que se mueve con sus rebaños por todo Canaán, pero cuyas actividades se centran sobre todo alrededor de Mambré, aunque también se habla de un viaje hasta Egipto. Ese viaje a Egipto era relativamente normal en aquella época. En una pintura egipcia del 1900 a.C. aparece una familia de semitas seminómadas entrando en Egipto. Llevan asnos como animales de carga. Los personajes con nariz prominente, con pelo corto y barba los varones, con larga cabellera sujeta con una cinta las mujeres. Las indumentarias de lanas multicolores. Los hombres llevan una faldilla y sandalias. Las mujeres largas túnicas sujetas a un solo hombro, y zapatos. Sus armas son la lanza, el arco y la maza. Uno de ellos lleva un odre y una lira de ocho cuerdas entre las manos. En el Antiguo Testamento hay pruebas abundantes de los vínculos entre los fenicio-cananeos y el país del Nilo, especialmente en el período patriarcal. Así mismo lo atestigua las fuentes egipcias como el ya nombrado relato de Sinuhé (1960 a.C.) o los Textos de Execración (exvotos con el nombre del enemigo que se desea aniquilar) en torno a 1900-1800 a . C.

En Gen 23 se relata cómo Abrahán compró la caverna de Macpelah a Efrón el hitita. El código legal hitita hallado en Boghaz‑Köy (en la actual Turquía) ilustra algunos detalles de ese relato. Abrahán en principio sólo quería comprar la caverna, no todo el terreno de Efrón, pero este se resistía a vender sólo una parte de su posesión. La razón parece ser que era porque la transferencia de tierras hititas llevaba consigo una serie de obligaciones feudales, pero si uno compraba sólo una parte de la posesión de otro, éste no se descargaba de esas obligaciones, y posiblemente Efrón quiso aprovechar la oportunidad para descargarse de todas ellas. También es interesante la mención de los árboles en Gen 23,17 ya que en los documentos hititas de compraventa de este tipo había que enumerar exactamente los que se vendían, ya que la posesión de los árboles parece que no iba unida siempre a la del terreno.

Podemos concluir por tanto que las narraciones acerca de Abrahán, Isaac y Jacob, aunque muy recargadas con elementos que se fueron añadiendo a lo largo de los siglos a esas tradiciones familiares, conservan todavía en la Biblia el recuerdo de cuando los más remotos antepasados de las tribus israelitas vagaban nómadas por las tierras que ellos ocupaban y cultivaban al cabo de los siglos.

About these ads

2 comentarios to “Las tradiciones patriarcales a la luz de la historia del Próximo Oriente en los comienzos del segundo milenio a.C”


  1. [...] Las tradiciones patriarcales a la luz de la historia del Próximo Oriente en los  comienzos del seg…. Aunque en la actualidad es un tema discutido, podemos seguir afirmando que tanto la arqueología como algunos testimonios literarios extra-bíblicos, proporcionan un fondo histórico y cultural en el que bien pudieron tener lugar muchos de los detalles particulares que han sido trasmitidos en las tradiciones patriarcales. [...]

  2. Ivan Felpe Morante Vinces Dice:

    Muy buen material. Sinembargo sería bueno ser mas espécifico en algunos detalles.
    Muchas gracias


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.436 seguidores

%d personas les gusta esto: