El Código deuteronómico propiamente dicho

Las costumbres y leyes de los antiguos israelitas se irían transmitiendo a las generaciones sucesivas, a la vez que en cada momento histórico se irían añadiendo nuevas normas, que enriqueciesen y completaran el cuerpo de leyes relativas a la vida ordinaria y también a la liturgia, que cada vez iba cobrando más importancia. Después de una presencia estable de varios siglos en la tierra prometida, se introdujeron diferentes manifestaciones cultuales más propias de la vida agrícola, y se fue estableciendo un calendario para las fiestas relacionado con el ciclo de las cosechas, marcando así un ritmo propio a la liturgia. De este modo se iría formando un núcleo básico de disposiciones jurídicas, que llegarían a formar códigos legales (con todas las características formales de los códigos de la época) que sirvieron para organizar la vida religiosa de acuerdo con las normas tradicionales enriquecidas por la experiencia, y adaptadas a las situaciones que se fueron presentando a lo largo de su historia. Recibiendo la herencia del viejo “Código de la Alianza”, se fueron preparando dos recopilaciones legales independientes la una de la otra: el “Código deuteronómico” y la “Ley de la santidad”.

El “Código deuteronómico”, así llamado porque se encuentra en el libro del Deuteronomio (Dt 12‑25), tiene muchos puntos comunes con el “Código de la Alianza” pero también algunas diferencias y se puede apreciar en él la reelaboración de algunas normas primitivas y la inclusión de otras nuevas. Se puede decir que traza un programa adecuado para vivir la fe de Israel en una sociedad sedentarizada y establecida en la tierra de Canaán. Aunque sigue prestando atención a muchos aspectos humanitarios de la vida corriente y en particular a la protección de los débiles, se apela con más insistencia a los derechos de Dios, y el interés principal se centra en resaltar la unidad del pueblo y del culto al que ese pueblo debe consagrarse para honrar a su único Dios, dador de la tierra y de todos sus bienes.

4 comentarios en “El Código deuteronómico propiamente dicho”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s