Lección 14: El libro de Rut

9 agosto, 2009

Una vez terminado el libro de los Jueces, y antes de que se inicie la narración de los orígenes de la monarquía en Israel, de lo que se ocuparán los libros de Samuel, la Sagrada Biblia incluye un breve librito con una entrañable historia, la de Rut. Este libro no forma parte de la “historia deuteronomista”, pero aparece en este lugar, en medio de ésta, en los más antiguos códices de la traducción griega de los Setenta y de la Vulgata latina. La razón de ello es que el libro de Rut al narra la historia de una mujer extranjera que se incorporó al pueblo de Israel, y de cuya descendencia nacerá el rey David. Se trata de una especie de legitimización o justificación de la procedencia extranjera de David.

En la Biblia Hebrea, el libro de Rut, se incluye entre los Escritos. Es uno de los cinco meguillot, es decir, de los cinco rollos de pergamino que se leen en algunas fiestas judías. El libro de Rut se lee en las sinagogas en el día de Pentecostés, fiesta que los judíos celebran para dar gracias a Dios por el fin de la siega.

El contenido del Libro se puede estructurar en dos partes:

  • 1. Rut se acoge a la protección del Señor (1,1‑2,17). Esta sección está centrada alrededor de la decisión de Rut de dejar su pueblo y la familia de sus padres para marcharse a Belén de Judá. La narración comienza hablando de un judío llamado Elimélec que deja su tierra en tiempos de una gran escasez de alimentos y se dirige a Moab. Allí sus hijos contraen matrimonio con dos jóvenes moabitas, Orfá y Rut, y poco después fallece ese hombre y sus dos hijos. Cuando Noemí, su viuda, decide regresar a Belén, una de las nueras, Rut, se ofrece a acompañarla con unas palabras que son un testimonio inolvidable de fidelidad: “A donde vayas iré y donde pernoctes pernoctaré; tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios” (1,16). Ante la firmeza de su declaración, Noemí opta por aceptarla en su compañía, como si fuera su propia hija. Cuando ambas llegan a Belén, Rut sale a buscar espigas tras los segadores para mantenerse a sí misma y a su suegra, y Dios la bendice por haber confiado en Él.
  • 2. Rut se incorpora a la casa de Israel (2,18‑4,21). Toda esta parte gira en torno a la “redención” (gue’ulá), una costumbre tradicional de Israel. Mientras Rut recogía espigas en el campo conoció a Booz, un pariente rico de su difunto suegro Elimélec; cuando, de regreso en casa, cuenta a Noemí lo sucedido ésta le dice que ese hombre es uno de los que pueden ejercer esa acción protectora sobre ellas. Instruida por Noemí, Rut acude a buscar la protección de Booz y éste, admirado por las virtudes que descubre en Rut, se enamora de ella, y decide asumir esa responsabilidad. No obstante, como esa tarea corresponde en primer lugar a otro, resuelve primero las cuestiones legales pertinentes. Finalmente, la toma por esposa y de este matrimonio nace Obed, que sería padre de Isai y abuelo de David.

El relato es encantador. Introduce al lector en la sencillez de la vida familiar construida sobre la fidelidad y la entrega mutua que se describe con rasgos de sobria grandeza.

Acerca del las circunstancias de composición del libro de Rut, no sabemos mucho. Como ya se ha dicho, este libro no forma parte de la “historia deuteronomista” sino que tiene unas características singulares. Por ejemplo:

  • Muy probablemente fue compuesto cuando Judá era una provincia del imperio persa (siglos VI‑IV a. C.), no en Mispá.
  • El libro deja una puerta abierta a la dimensión universal de la salvación divina. Por ejemplo, precisamente cuando en esos momentos se insistía a los israelitas en que no contrajesen matrimonio con mujeres extranjeras para salvaguadar así la identidad del pueblo (Cf. Esd 9,1‑10, 44 y Nh 10,31; 13,23‑27). El libro de Rut muestra que también fuera de Israel había mujeres buenas y fieles a Dios, y que Dios contaba con su vida sencilla para hacer grandes cosas en la historia de la salvación.
  • De la descendencia de una mujer moabita, Rut, habría de nacer el rey David. Indirectamente se “bendice” o justifica la procedencia extranjera de David.

Terminamos con algunas reflexiones sobre el sentido teológico de este librito:

  • Sentido teológico del libro de Rut y su significación en la fe la Iglesia. Queda claro que el mantenimiento de la identidad religiosa no es incompatible con la apertura a otros pueblos. Otra idea que está presente en toda la obra es la Providencia de Dios. Rut, es presentada como modelo de fidelidad a Dios. En la historia de la salvación aparecen grandes mujeres. Se evidencia también el valor de una “vida escondida en Dios” (Col 3,3)
About these ads

3 comentarios to “Lección 14: El libro de Rut”

  1. celia Dice:

    este año en clase de hebreo en el instituto biblico y oriental de león vamos a traducir este libro


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.432 seguidores

%d personas les gusta esto: