La Torre de Babel (Gen 11,1-9)

La narración de la torre de Babel podemos dividirla en circo partes:

  1. la introducción (1-2), en forma de noticia
  2. 1ª escena (3), en forma de discurso: exhortación que expresa una decisión tomada en común
  3. 2ª escena (4)  en forma de discurso: exhortación
  4. 3ª escena (5-7): Dios habla consigo mismo, en forma de deliberación y con el verbo en plural (como en Gen 1,26 y 3,22)
  5. la conclusión (8-9), en forma de noticia

11, 1 Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras. 2 Al desplazarse la humanidad desde oriente, hallaron una vega en el país de Senaar y allí se establecieron. 3 Entonces se dijeron el uno al otro: «Vamos a fabricar ladrillos y a cocerlos al fuego.» Así el ladrillo les servía de piedra y el betún de argamasa. 4 Después dijeron: «Vamos a edificarnos una ciudad y una torre con la cúspide en el cielo, y hagámonos famosos, por si nos desperdigamos por toda la faz de la tierra.»

5 Bajó Yahvé a ver la ciudad y la torre que habían edificado los humanos, 6 y pensó Yahvé: «Todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje, y éste es el comienzo de su obra. Ahora nada de cuanto se propongan les será imposible. 7 Bajemos, pues, y, una vez allí, confundamos su lenguaje, de modo que no se entiendan entre sí.» 8 Y desde aquel punto los desperdigó Yahvé por toda la faz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. 9 Por eso se la llamó Babel, porque allí embrolló Yahvé el lenguaje de todo el mundo, y desde allí los desperdigó Yahvé por toda la faz de la tierra

Notas exegéticas

La introducción tiene de suyo una clave universalista: todo el mundo era de un mismo lenguaje. Este episodio interrumpe aparente mente la lista genealógica que parece volverse a iniciar en 11,10-26; quizás la razón de esta intrusión sea lo que se dijo en 10,25: 25 A Héber le nacieron dos hijos: el nombre de uno fue Péleg, porque en sus días fue divida la tierra.

Introducción: Todo el mundo era de un mismo lenguaje (lit: un solo labio) e idénticas palabras: Parece ser que se trata de un mismo lenguaje, aunque puede que también haga referencia a que tenían un mismo pensar y unas mismas ideas y proyectos, y por tanto, más que al único lenguaje haga referencia a que tenían una unidad política y cultural. De hecho existen numerosas inscripciones asirias en las que aparece la expresión: “depender de una sola boca” para expresar esta idea. Parece como si esos hombres fuesen nómadas y decidiesen al descubrir Senaar hacerse sedentarios. Se trata de las llanuras de Mesopotamia.

La primera escena: Estos hombres una vez asentados decidieron fabricar ladrillos y a usar el betún; se trata de un pormenor perfectamente acorde con los datos arqueológicos.

La segunda escena: nos presenta a esos mismo hombres que expresan el deseo de tener un proyecto común así como la finalidad que los mueve: quieren construir una ciudad y una torre que llegue hasta el cielo; pero no se expresa un desafío sin tenemos en cuenta las inscripciones babilónicas y sumerias donde se dice ingenuamente y como frase hecha que la torre llega al cielo. Además Dios mismo dice en el v.6 que lo que quieren hacer es factible, es decir no pretendían llegar al cielo. El objetivo de la torre es ser un símbolo de unidad y un punto de referencia visible desde todas partes. Aquel grupo decidió no dispersarse más formado grupos separados e independientes, sino permanecer unidos en torno a una gran capital.

La tercera escena: pone ya en boca de Dios el juicio sobre el proyecto que llevan a cabo los hombres y revela el plan divino: Yahvé no quiere que tenga éxito el plan humano y actúa desde dentro de los hombres mismos, no se entenderán, y de esa incomunicación surgirá la dispersión y el cese del proyecto común.

Conclusión: primero es la incomunicación-dispersión y luego el cese del proyecto y no viceversa, de hecho ya ni se nombra la torre en el v.8. Por tanto la exégesis principal no es que quedara sin terminar la torre; lo principal del relato es la dispersión que de hecho es lo que se repite al final. Otra conclusión relaciona este relato con un relato etimológico popular de la ciudad de Babel de base nemotécnica. Efectivamente, Babel (= Puerta de Dios ) se parece a balbel = confundir en arameo.

Enseñanza religiosa

La enseñanza religiosa que todos admiten es: nadie puede resistir a la voluntad de Dios y oponerse a sus planes providenciales. Algunos ven aquí la rebelión del hombre al mandato divino de procread y llenad la tierra y por tanto la repetición (después de Noé) del envío de multiplicarse y llenad la tierra una vez más.

¿Cuál fue en concreto la intervención de Dios? Unos dicen que con el surgir de diversas lenguas, otros que con la aparición de diversos pareceres. Si tenemos en cuenta que aquí la unidad lingüística es presentada como la expresión principal de la unidad debemos considerar que la misma división lingüística sea la causa de la dispersión. La unidad de aquel grupo era la causa de su intento y de su éxito inicial pero la causa o razón de dicha unidad no se ajustaba a la voluntad o plan divino que los quería dispersos y distintos en varios pueblos cada uno con su destino peculiar.

Otra interpretación ve una narración etiológica de la diversidad lingüística y podría leerse así: hubo un tiempo en que no había diversidad lingüística; pasados varios siglos (v.2 y 3) surge en la mente de aquellos hombres el proyecto grandioso de la unidad universal (3) pero Dios ya desde la eternidad ha decidido que dicho proyecto no prospere por mano humana y por eso ha procurado que brotaran espontáneamente diversidades lingüísticas (6-8).

Si aplicamos ahora el principio de distinción entre la realidad histórica-religiosa y el medio de presentación de esa realidad, podemos afirmar que el autor se sirvió de esta narración popular para formular verdades importantes como: que la voluntad de Dios es irresistible y que Dios no permitirá nunca el triunfo completo de una comunidad humana que no se fundamente en su gracia; expresar de un modo típico la tensión siempre actual entre los planes de la soberbia humana y de la providencia divina. De hecho Babilonia desde el Génesis hasta el Apocalipsis aparece como vinculada a la vaciedad de las grandezas humanas ante el juicio divino divino en la historia.

Nota arqueológica sobre la Torre de Babel

La torre mencionada debe concebirse como un zigurat o torre de planos escalonados que en toda ciudad importante de Mesopotamía en la civilización sumerio-acádica era el centro principal religioso. El significado religioso de las torres babilónicas que expresan arquitectónicamente el deseo de la humanidad de encontrar un punto de contacto con Dios, cosa que la Biblia no toma en consideración.

Se conocen la Torre de Nemrod que se encuentra a 15 Km al suroeste de Babilonia, dedicada al dios Nabu en la ciudad de Bosippa, tenía siete plantas y su nombre sumerio era: Casa de los siete planetas del cielo y de la tierra. También se conoce en Babilonia la torre del templo de Marduc (cuyo templo se denominaba: Casa de la cabeza erguida) que tenía cinco plantas y su base cuadrada era de 96 m de lado y más de 90 m de altura (el nombre de la torre era: Casa del fundamento del cielo y de la tierra)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s