Las Genealogías de Adán y de Sem (Gen 5,1-32)

5,1 Ésta es la lista de los descendientes de Adán:

El día en que Dios creó a Adán, lo hizo a imagen de Dios. 2 Los creó varón y hembra, los bendijo y los llamó «Hombre» en el día de su creación.

3 Tenía Adán ciento treinta años cuando engendró un hijo a su semejanza, según su imagen, a quien puso por nombre Set. 4 Fueron los días de Adán, después de engendrar a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 5 El total de los días de la vida de Adán fue de novecientos treinta años, y murió.

6 Set tenía ciento cinco años cuando engendró a Enós. 7 Vivió Set, después de engendrar a Enós, ochocientos siete años y engendró hijos e hijas. 8 El total de los días de Set fue de novecientos doce años, y murió.

9 Enós tenía noventa años cuando engendró a Quenán. 10 Vivió Enós, después de engendrar a Quenán, ochocientos quince años, y engendró hijos e hijas.11 El total de los días de Enós fue de novecientos cinco años, y murió.

12 Quenán tenía setenta años cuando engendró a Mahalalel. 13 Vivió Quenán, después de engendrar a Mahalalel, ochocientos cuarenta años, y engendró hijos e hijas. 14 El total de los días de Quenán fue de novecientos diez años, y murió.

15 Mahalalel tenía sesenta y cinco años cuando engendró a Yéred. 16 Vivió Mahalalel, después de engendrar a Yéred, ochocientos treinta años, y engendró hijos e hijas. 17 El total de los días de Mahalalel fue de ochocientos noventa y cinco años, y murió.

18 Yéred tenía ciento sesenta y dos años cuando engendró a Henoc. 19 Vivió Yéred, después de engendrar a Henoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 20 El total de los días de Yéred fue de novecientos sesenta y dos años, y murió.

21 Henoc tenía sesenta y cinco años cuando engendró a Matusalén. 22 Henoc anduvo con Dios; vivió, después de engendrar a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. 23 El total de los días de Henoc fue de trescientos sesenta y cinco años. 24 Henoc anduvo con Dios, y desapareció porque Dios se lo llevó.

25 Matusalén tenía ciento ochenta y siete años cuando engendró a Lámec.26 Vivió Matusalén, después de engendrar a Lámec, setecientos ochenta y dos años, y engendró hijos e hijas. 27 El total de los días de Matusalén fue de novecientos sesenta y nueve años, y murió.

28 Lámec tenía ciento ochenta y dos años cuando engendró un hijo, 29 y le puso por nombre Noé, diciendo: «Éste nos consolará de nuestros afanes y de la fatiga de nuestras manos, por causa del suelo que maldijo Yahvé.» 30 Vivió Lámec, después de engendrar a Noé, quinientos noventa y cinco años, y engendró hijos e hijas. 31 El total de los días de Lámec fue de setecientos setenta y siete años, y murió.

32 Era Noé de quinientos años cuando engendró a Sem, a Cam y a Jafet.

Cronología solo aparente

Las genealogías de los antiguos patriarcas, antes y después del diluvio forman dos cadenas de generaciones que enlazan la época de la creación de Adán con la época del diluvio y esta última con el año en que entró Abrahán en la tierra de Canaán. Ambas aparecen como muy exactas (A viviío x años y engendró a B; luego A, después de engendrar a B, siguió viviendo x años más y engendró hijos e hijas. En total los años de vida de A fueron z -esto último falta en la 2ª genealogía-). Si sumamos todos los años de Cristo a Adán habría unos 4000 años. Llama también la atención la variedad de los números en las tres recensiones del Génesis que tenemos (TM; el Texto Samaritano (Sam) y la versión griega de los LXX). Parece que como si no se tuviera en cuenta la objetividad de las cifras y se pudieran manipular libremente para destacar otros conceptos. Se nos escapan los criterios peculiares que tendrían para hacer estos cambios numéricos.

Por ejemplo resulta convencional que los nombres transmitidos sean 10 antes del diluvio y otros 10 (con Abrahán) después del diluvio

Resulta extraña la larga longevidad atribuida a los patriarcas (por termino medio 900 años para los antediluvianos y menos de 600 para los postdiluvianos). Se ha de dar a estos números un valor simbólico y no absoluto. En las genealogías sumerias también se encuentran valores exagerados, hiperbólicos, como por ejemplo de 36.000 años, es claro que tienen un valor simbólico. Algunos autores dicen que puede tratarse también de patriarcas, es decir, de dinastías sucesivas, cuya suma se atribuye al patriarca que le dio origen (en fin, es una explicación como otra cualquiera).

En conclusión: ambas genealogías, al igual ocurre co la de los cainitas, no nos sirve para elaborar una cronología verdadera. ¿Qué valor tienen? El que tenía para los pueblos de cultura nómada: la genealogía es un documento que comprueba la posesión de determinados derechos por ser descendiente de un determinado personaje (existía equivalencia entre la transmisión de los derechos y la transmisión de la sangre: así el que entra a formar parte de unos derechos determinados se considera también descendiente del que se los transmite).

¿Cuál es el origen de esas listas? Para los antepasado de Abrahán se trata de una tradición de familia; para los de Noé se trata de los nombres de los más antiguos personajes de los que guardaba memoria la tradición, nombres, que según la mentalidad nómada deberían estar agrupados según algún tipo de genealogía pero realmente difícil de reconstruir (simbólica más bien incluso para ellos).

Henoc en la historia de la salvación

Henoc colado en el séptimo anillo de las genealogías destaca de los demás por tres detalles:

  1. Se dice dos veces que anduvo con Dios (5,22.24) es decir que fue amigo de Dios (cf. de Noé en 6,9; 7,1); es decir: Dios ha tenido siempre adoradores (Enós, Henoc, Noé) que son los transmisores de las bendiciones impartidas por Dios al comienzo de la humanidad (y de la promesa después de la caída)

  2. Henoc es el que tiene la vida más breve de todos, y desapareció porque Dios se lo llevó, tenemos aquí un oscuro anticipo de lo que pondrá en claro Sab 4,7-10. Este detalle es una excepción en todo el Génesis pero prepara el camino para que en torno a 800 después se pueda hablar de la vida con Dios tras la muerte.

Anuncios

3 comentarios en “Las Genealogías de Adán y de Sem (Gen 5,1-32)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s