Naturaleza de la inspiración bíblica.

Por inspiración bíblica entendemos el carisma divino por el cual los autores del A.T y del N.T. concibieron y redactaron los escritos bíblicos. De tal modo que podemos afirmar que tales libros no han sido escritos con las solas fuerzas humanas, sino bajo la inspiración de Dios, al cual tienen por autor principal, mientras tienen como autores secundarios a los hagiógrafos respectivos.

Pertenece a la doctrina católica la afirmación de que las diversas facultades de los hagiógrafos han recibido el influjo carismático (inteligencia y voluntad) para que el hagiógrafo sea fiel y apto instrumento de la revelación divina escrita; así como la advertencia de que 1) esa elevación de las facultades anímicas presupone la actividad real y auténticamente humana de las mismas, no su destrucción o abstracción, y 2) que el influjo divino en los hagiógrafos continúa mientras se verifica la redacción del libro, cesando cuando el escrito está terminado.

Es de fe católica solamente la confesión o asentimiento del hecho de la inspiración en su expresión más sencilla y obvia. No es de fe todo lo referente a las explicaciones teológicas, más o menos desarrolladas, del núcleo esencial constitutivo del hecho de la inspiración: caben pues diversos intentos explicativos, pero siempre que reflejen y respeten el hecho nuclear dogmático.

Un comentario en “Naturaleza de la inspiración bíblica.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s