El Profeta Miqueas y el Juicio

Miqueas deja bien claro que Samaría será destruida (lo fue de hecho en el 722): Miq 1:6-7 Pondré pues a Samaria en majanos de heredad, en tierra de viñas; y derramaré sus piedras por el valle, y descubriré sus fundamentos.  7 Y todas sus estatuas serán despedazadas, y todos sus dones serán quemados en fuego, y asolaré todos sus ídolos; porque de dones de rameras los juntó, y á dones de rameras volverán.

Igualmente afirma que Judá será invadido por el Norte (lo fue de hecho en el 701): la montaña del Templo será una colina recubierta de árboles (3,12); la ciudad y las fortalezas serán exterminadas (5,10), destruidos los carros y los caballos (5,9), el país será devastado y Jerusalén se convertirá en un montón de ruinas.

Los profetas mercenarios serán cubiertos de vergüenza, no tendrán ya visiones y no harán más adivinaciones (cfr. Miq 3,6).

El enemigo pondrá cerco en el país y el que se salve del hambre perecerá por la espada (6,14ss).

Como resultado del desastre, el vencedor dividirá las tierras (2,4) y conducirá a los vencidos al destierro: Miq 4,10: Duélete y gime, hija de Sión como mujer de parto; porque ahora saldrás de la ciudad, y morarás en el campo, y llegarás hasta Babilonia… Aunque casi nunca se menciona abiertamente el enemigo que derrotará a Israel son los asirios.

Un comentario en “El Profeta Miqueas y el Juicio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s