El profeta Miqueas y su tiempo

Miqueas procedía de una ciudad llamada Moréset (también se suele transcribir por Maresa o moraste: Miq 1,1; 1,14-15; Jer 26,18). Esta villa estaba situada al parecer cerca de Gat, ciudad filistea, y a medio camino entre Gaza y Jerusalén, cerca también de la ciudad fortaleza de Laquis.

Esta procedencia se confirma también por la predilección que muestra hacia las ciudades de la Sefela (1,10-15), por el conocimiento que tiene de la vida del campo (6,15; 7,1) y por la severidad con que juzga a las capitales de Samaría y Jerusalén, a sus príncipes, sacerdotes, profetas y comerciantes (2,1-5; 3,1-12; 5,10; 6,9-12). Las acusaciones contra Jerusalén y sus jerarquías, juntamente con otras alusiones esparcidas a lo largo de su profecía referentes a la ciudad santa (cfr. Miq 1,5.9.13; 3,10.12; 4,7.8.10.11.13.14; etc.), suponen en Miqueas un conocimiento perfecto de la capital del reino. Es probable que Miqueas haya visitado más de una vez la capital e incluso que haya predicado allí.

Su procedencia rural, al igual que sucede con Amós, ha dejado huella en su predicación. Cuando se compara a Miqueas con su contemporáneo Isaías, el contraste entre ambos es impresionante: Isaías es el aristócrata apegado a los valores tradicionales y Miqueas, por el contrario, es un recio campesino de lenguaje rudo.

Estas diferencias se reflejan asimismo en el pensamiento de ambos profetas. Por ejemplo, para Isaías el pecado radicaba en la incredulidad interior de los dirigentes de Judá, disimulada bajo apariencia de piedad. Y para Miqueas radicaba en las injusticias de los grandes propietarios, que despojan a los colonos de Moréset. Otro ejemplo, ambos ven en Asiria el azote de Dios, pero cuando lo anuncia Isaías lo ve detenerse ante las puertas del Templo, mientras que Miqueas sin ningún remilgo anuncia la destrucción total de Jerusalén.

Miqueas fue contemporáneo de Isaías. Ejerció su misión durante los reinados de Jotán, rey de Judá (740-736), de Ajaz (736-716) y Ezequías (716-687); quizás también actuó durante parte del reinado de Manasés (687-642).

Quizá su resentimiento contra Jerusalén resulte más comprensible si se tiene presente que la región de donde procedía fue la primera en sufrir las consecuencias de la alocada política de la capital, pues fue invadida en el 701 por el rey asirio Senaquerib, que llegó a saquear hasta 40 pequeñas ciudades.

Anuncios

Un comentario en “El profeta Miqueas y su tiempo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s