La pobreza espiritual (Sof 2,1-3)

Este fragmento forma una unidad aislada, pues claramente se distingue del capítulo 1 (cuyo tema era la descripción del día de Yahvé) así como del resto del capítulo 2 (vv.4-15) que trata de las naciones paganas. En medio de amenazas, este fragmento parece un remanso de paz en el que se invita a una religiosidad interior y sincera. Podemos decir que junto con 3,12 (Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, que se refugiará en el nombre del Señor), sintetiza la joya preciosa que aporta Sofonías sobre la pobreza-humildad espiritual.

Este párrafo esta formado por dos bloques: 2,1-2 y 2,3. El primero se dirige a la gente sin vergüenza y el segundo a los humildes. Desde el punto de la crítica textual el v.1 es muy oscuro e incierto su significado; el v. 2 es solo inseguro el comienzo; sin embargo el v. 3 (que es el más importante) es textualmente seguro.

2,1 Reuníos, congregaos,
gente sin vergüenza,
2 antes que seáis aventados
como el tamo que en un día pasa,
antes que caiga sobre vosotros
el ardor de la ira de Yahvé,
(antes que caiga sobre vosotros
el Día de la ira de Yahvé).
3 Buscad a Yahvé,
vosotros, humildes de la tierra,
que cumplís sus mandatos;
buscad la justicia,
buscad la humildad;
quizá encontréis cobijo
el Día de la ira de Yahvé.

El enigma del v. l

2,1 Reuníos, congregaos,
gente sin vergüenza,

El significado puede ser un llamamiento para que todos los que sean sensibles al mensaje profético se reúnan.

El día del Señor (2)

2 antes que seáis aventados
como el tamo que en un día pasa,
antes que caiga sobre vosotros
el ardor de la ira de Yahvé,
(antes que caiga sobre vosotros
el Día de la ira de Yahvé).

Por tres veces se repite antes que. Se subraya así el tono de amenaza. Tamo: imagen de algo inestable y sin valor. La ira del Señor (expresión que repite 33 veces en el AT): expresa la inmediata reacción de Dios en tiempo de juicio. Se trataría pues de una invitación a reunirse (1) ahora porque cuando llegue la ira de Yahvé será día de dispersión y división y entonces ya no podrán.

Los humildes de la tierra (3)

3 Buscad a Yahvé,
vosotros, humildes de la tierra,
que cumplís sus mandatos;
buscad la justicia,
buscad la humildad;
quizá encontréis cobijo
el Día de la ira de Yahvé.

La idea (no el término: anawin que es postexílico) de los humildes de la tierra aparecía ya en Am 2,6 e Is 10,2; 14,32. El profeta cambia ahora y se dirige a ellos.

La invitación a buscad a Yahvé repite el pasaje de Am 5, 14s. Esta expresión significó en un primer momento buscar una respuesta a través de una consulta en el santuario y posteriormente paso a significar adoptar un comportamiento acorde con la voluntad de Dios (expresada en el Decálogo). La expresión buscad la justicia tiene el mismo significado: recta actitud con respecto a Dios.

La expresión: vosotros, humildes de la tierra está en paralelo con los que cumplís los mandatos. Son los que se tienen por poco o nada en el orden material pero son ricos en confianza en Dios y en su providencia. Es pues una, expresión más religiosa que sociológica.

La pobreza de espíritu

Buscad la humildad. Aunque la idea es original de Isaías, la preciosa aportación de Sofonías radica en la fuerza y colorido que imprime (la expresión anawa deriva de nw y puede traducirse también por pobreza). Se esta describiendo así la actitud del verdadero creyente: desprendido de todas las riquezas, reconoce su propia fragilidad y se entrega a Dios obedeciéndole, iluminado y regido solamente por una indestructible fe en él.

Podríamos resumir así la enseñanza de Sofonías: la humildad ante Dios es la actitud que debemos buscar. Lo que en Amos es la justicia y en Isaías la fe. En Sofonías es la humildad (que debe penetrar tanto a la justicia como a la fe).

Efectivamente, la humildad es la única actitud adecuada para sobrevivir el día del Juicio.

El quizá (entendido a la luz de Am 5,15) deja claro que todo depende siempre de Dios (de su gracia y su querer). El misterio y la libertad de Dios siempre debe quedar salvaguardado (Dios “se escapa de las manos” incluso para los humildes).

Sofonías resume en la humildad la actitud adecuada del hombre en sus relaciones con Dios. Esta Doctrina no será ya nunca olvidada a partir de él. Se recogerá en los profetas posteriores (Is 26,6; 61,1; Zac 9,9) y en los Salmos (18,27; 37,14, etc.). Esta doctrina a encontrado su más alta confirmación en Jesucristo (Bienaventuranzas: Mt 5,3.5) y en María (Magnificat Lc 4,1.48.51ss).



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s