Contenido doctrinal del Libro de Habacuc

El problema del mal es el caballo de batalla de la fe monoteísta (el politeísmo tiene la ventaja de atribuirlo a un dios malvado). A esto hay que añadir que en una religión ética y no meramente cultual la injusticia también mancha a Dios. El profeta deberá ir superando una serie de obstáculos en su confesión de fe. Primero descubre una situación de injusticia en la que el malo se impone al justo y esto como va contra su fe, apela a Dios. Dios le responde que un pueblo extranjero (los caldeos) dictará la ley; se pasa así a un nivel histórico, de política internacional, pero el problema sigue intacto. La visión de Hab 2,3-4 pretende dar la solución: sólo cabe esperar con fe en la intervención histórica del Señor a favor de su pueblo… Habrá que esperar hasta la Cruz de Cristo parece el culmen del problema (el sufrimiento del justo) y de la solución (Resurrección y redención… nueva creación).

Las ideas de Habacuc (aunque con variantes son parecidas a las enseñadas por Nahún) podemos resumirlas así: Dios es el Señor de la Historia y rige los destino de los pueblos rectamente, aunque en ocasiones origine el desconcierto entre los fieles.

A) Dios Señor de la Historia.- El problema del mal triunfando sobre el bien ha preocupado a los hombres de todas las épocas; los autores sagrados lo afrontan con audacia: el libro de Job contiene un tratamiento más especulativo, como corresponde a un libro sapiencial; muchos salmos plantean el problema de forma más individualizada.

Habacuc, en cambio, como en parte había hecho Isaías (cfr Is 14,24-27), aborda el tema con categorías históricas: El pueblo, que ha pecado, merece ciertamente un castigo; pero ¿cómo puede Dios utilizar como instrumento a un pueblo, el asirio, que es infiel y más impío? Y, ¿cómo puede servirse para castigar a Asiria de otro pueblo, Babilonia, que le supera en impiedad y maldad?

B) El problema del mal.- La respuesta profética a este enigma no alcanza la profundidad del NT, con Cristo muriendo en la Cruz. Pero supone un claro avance, con una llamada a la fidelidad ( ‘emunah ) a Dios: el profeta reconoce y acepta la acción divina (3,18-19), aunque no llegue a comprenderla. Dios es el único Soberano y el único Justo (3,3); el piadoso ha de mantener la esperanza, aferrándose a los designios del Señor: «He aquí que sucumbe quien no tiene el alma recta, pero el justo vive por su fe» (2,4).

Anuncios

Un comentario en “Contenido doctrinal del Libro de Habacuc”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s