Algo más acerca del ministerio del profeta Ezequiel

La opinión tradicional afirma que fue Babilonia: allí recibió la llamada y allí pronunció los oráculos. Las primeras discrepancias sobre Ezequiel comienzan en 1924, cuando ya se habían aplicado los métodos histórico-críticos al resto de los libros proféticos.

Las dudas provienen de la primera parte del libro (Ez 1-25) que recoge una serie de oráculos contra Judá y Jerusalén; en ellos Ezequiel refleja un amplio conocimiento de la situación religiosa y de las intrigas políticas de la Ciudad Santa, mientras que nada dice del rey deportado, ni de los problemas de los deportados. Ante estos datos se han propuesto dos hipótesis:

1) que toda su actividad se desarrollara sólo en Jerusalén y que un redactor posterior al destierro reelaborara los primeros 39 capítulos, añadiendo su propia aportación: para hacerlo más verosímil situó a Ezequiel predicando en Babilonia;
2) que su actividad se desarrollara parte en Palestina, parte en Babilonia. A. Bertholet propuso una hipótesis que durante varios años tuvo gran aceptación: Ezequiel recibió su vocación en Jerusalén (Ez 2,3-3,9) hacia el 593, y allí comenzó su predicación hasta el asedio de la ciudad, durante el cual la abandonó ostensiblemente (Cfr Ez 12,1-20), estableciéndose en una aldea de Judá. Pero fue deportado con los demás a Babilonia. Al poco tiempo de estar allí recibió una nueva llamada (Ez 1,4-22) que le impulsó a continuar su ministerio entre los deportados. La hipótesis es sugerente pero carece de fundamento textual. Cfr. Herntrich, V., Ezechielprobleme, Berlin 1933.

Actualmente, la mayoría de los autores sigue manteniendo que únicamente predicó en Babilonia. El cambio de enfoque se debería a que antes de la deportación definitiva, los ya exilados seguían teniendo los ojos fijos en Jerusalén, y el profeta debe convencerles de que los pecados siguen siendo tan graves que el castigo será completo; no cabe pensar en un retorno inmediato (Ez 1-25); sin embargo, en un segundo momento y tras la destrucción de Jerusalén, el objetivo del profeta será fomentar la esperanza de salvación y del retorno.

Conviene conocer que no han faltado hipótesis más radicales, que han llegado a negar la existencia de Ezequiel durante el destierro: algunos, como James Smith en 1931, suponen que el libro pertenece a un profeta anónimo del siglo VIII que predicó en el Reino del Norte en la época de Manasés, porque los pecados que denuncia encajan bien en ese tiempo. Otros, en el extremo opuesto, como C.C. Torrey (Pseudo-Ezekiel and the Original Prophecy, New Haven 1930), consideran el libro como un pseudoepígrafo del siglo III, cuyo autor anónimo recreó los hechos sin ningún fundamento histórico. Ya hemos dicho que actualmente estas hipótesis están prácticamente descartadas.

3 comentarios en “Algo más acerca del ministerio del profeta Ezequiel”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s