Libro de Ezequiel: primera parte (Ez 1-24)

22 agosto, 2010

PRIMERA PARTE: Ez 1-24

La primera parte comienza con el relato de su vocación (Ez 1,1-3,15), que tuvo lugar en Babilonia: consta de una teofanía y de la llamada. La visión es espectacular (Ez 1,1-28): cuando está a punto de desaparecer la Ciudad Santa y el Templo (señal de la presencia de Dios entre su pueblo), Dios mismo se hace presente en el país de la deportación: El no abandona a su pueblo puesto que está cerca con la manifestación de su “gloria” y además suscita para ellos un profeta. El “carro celeste” con los querubines es una evocación del Arca, el trono de Dios.

La “gloria del Señor” es el término técnico de la manifestación de Dios. La llamada propiamente dicha (Ez 2,1-3,15) contiene otros dos términos importantes: por una parte, la palabra que es dulce como la miel (v.3), pero que ha de ser expresada con una fortaleza más dura que el pedernal (v.9); por otra, la expresión hijo de hombre , que aquí aparece hasta ocho veces, indica la condición débil del profeta, como uno de tantos, pero llamado a interpelar con autoridad a un “pueblo rebelde” (v.3).

Las acusaciones y amenazas contra Jerusalén (Ez 4-24) contienen oráculos, visiones, alegorías y acciones simbólicas. Recogen en gran medida la predicación del profeta antes de la deportación definitiva; es decir, entre los años 597-586 a.C.

Las acciones simbólicas son oráculos en acción. A veces son las mismas vivencias del profeta (Cfr Os 1-3), interpretadas como designio divino; en este sentido Ezequiel explica la muerte de su esposa como señal de la desgracia que se cierne sobre Jerusalén (Cfr Ez 24,15-27). Otras, son acciones que Dios manda realizar al profeta como método de enseñanza; así son las acciones que leemos en Ez 4-5 (construcción con adobes, rapado de la cabeza, alimento de pan impuro, etc.), en señal de las penalidades que los israelitas habrán de soportar en el asedio de Jerusalén. En Ez 12,1-20 se narran otras dos acciones simbólicas referentes al destierro.

Las alegorías de Ezequiel son importantes, especialmente las que reflejan la historia del pueblo. Lo que se narra en Ez 20 como historia lineal, se repite en Ez 16 y Ez 23 en forma de historia novelada. El primero (Ez 16) cuenta los amores de Dios con Jerusalén a quien Dios recoge y cuida, cuando era una niña abandonada (vv. 1-13) y más tarde se siente provocado al castigo por las infidelidades de la esposa degenerada (vv. 15-43). En Ez 23 se lee una nueva alegoría bajo la misma imagen esponsal: en este caso son dos hermanas que simbolizan a Israel y Judá, desposadas con un solo varón, Dios, del mismo modo que las dos hermanas, Raquel y Lía, estaban desposadas con Jacob.

La idea central es la misma: Dios tiene que castigar a quienes han quebrantado el pacto esencial, prefigurado en el matrimonio. Junto a estas alegorías, en Ezequiel son muy abundantes las imágenes atrevidas: la vid estéril (Ez 15), el águila y el cedro (Ez 17), la leona y los cachorros (Ez 19), el bosque ardiendo (Ez 21,1-12) y la olla de fuego (Ez 24,1-14).

También las visiones abundan en el libro de Ezequiel: además de la que recoge su vocación, es impresionante la que refleja la descomposición moral de Jerusalén (Ez 8-11). Es la visión del Templo, en la que el profeta contempla desde lo alto del Templo el juicio que Dios emite. Ezequiel en su recorrido por las salas y dependencias del Templo se asombra ante todo tipo de idolatrías y escenas horripilantes (Ez 8); después Dios le hace contemplar el castigo, que consiste precisamente en la profanación del Santuario, que se llena de sangre inocente (Ez 9); la gloria del Señor (Cfr Ez 1,28) abandona majestuosamente el Templo (Ez 10); tras lo cual viene la dolorosa dispersión (Ez 11).

El abandono de Dios es el preludio del abandono israelita de Jerusalén (Cfr Ez 11,22-25). Sólo se salvará el resto , de entre los deportados, a quienes Dios arrancará el corazón de piedra y les dará un corazón de carne (Ez 11,17-20). Es significativo que en el culmen del castigo, el profeta enuncie este oráculo de salvación que anuncia la futura alianza definitiva (Cfr Ez 36,27-29 y Jer31,31-34).

Los oráculos de esta primera parte son severos: normalmente están intercalados en las visiones (Cfr Ez 11,5-12), o en las acciones simbólicas (Cfr Ez 4,8-17). Son importantes el oráculo contra las montañas de Judá, símbolo de la tierra prometida (Ez 6) y el anuncio del día final (Ez 7). En torno al tema del “día del Señor”, Ezequiel describe en tono patético el castigo y la destrucción de Jerusalén.

En Ez 21 se recogen de nuevo unos oráculos tremendos bajo la imagen de la espada. Tiene especial interés cómo aborda el problema de la responsabilidad personal: en Ez 14,-12-13 se deniega la posibilidad de intercesión; cada uno carga con su responsabilidad sin esperar que la presencia de algún justo obtenga obtenga el perdón para todos; en Ez 18 sale al paso del problema que planteaba la doctrina tradicional de que ningún pecado quede sin castigo (cfr Dt 5,9-10).

Los desterrados consideran su situación como castigo por los pecados de los antepasados; el profeta añade a la solidaridad corporativa, la responsabilidad personal; cada uno recibirá su merecido por sus obras. El capítulo contiene tres partes: exposición del problema (Ez 18,1-4); responsabilidad intransferible a los hijos (Ez 18,5-20); mérito y retribución del individuo (Ez 18,21-28); exhortación final (Ez 18,29-32). Todo el capítulo está construido en estilo sapiencial, como un diálogo entre el discípulo y el maestro, entre el pueblo y Dios.

About these ads

Una respuesta to “Libro de Ezequiel: primera parte (Ez 1-24)”


  1. [...] Primera Parte: Juicio y condena de Israel (1,4-24,27) [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.432 seguidores

%d personas les gusta esto: