El cuarto canto del Siervo (Is 52,13-53,12). Balance de diez años de investigación

4 octubre, 2010

A continuación transcribo este artículo de F. Varo: El cuarto canto del Siervo (Is 52,13-53,12). Balance de diez años de investigación, publicado en Scrip Theol 22 (1990) 517-538.

La bibliografía científica acerca de los Cantos del Siervo, y de modo especial la relativa al Cuarto (Is 52,13-53,12), es abundantísima. La última década ha sido notablemente rica en investigaciones acerca de estos pasajes de la Escritura que tantos problemas han suscitado a los exegetas desde hace más de dos milenios.

En la investigación se ha planteado si los Cantos del Siervo son partes de un único poema, independiente de la segunda parte de Isaías, en la que habrían sido interpolados por el último redactor. Esta tesis fue propuesta por Duhm, a finales del siglo pasado y defiende que los Cantos son cuatro. Posteriormente se ha discutido mucho acerca de su número —para algunos deberían ser cinco, o incluso siete—, y acerca de la extensión de cada uno de ellos. Aunque la mayor parte de los exegetas está de acuerdo en el número de cuatro, hay más vacilaciones al delimitar la extensión.

El libro publicado por Haag, H., Der Gottesknecht bei DeuteroJesaka, Darmstadt 1985, es un buen escaparate del interés que ha suscitado el tema, así como de la complejidad del mismo. En este libro puede consultarse un amplio “status quaestionis” y también puede encontrarse en él una recopilación de la bibliografía más importante aparecida hasta esa fecha. Cfr también Alonso Schökel, L. -Sicre Díaz, J.L., Profetas, vol. 1, pp. 272-273.

En nuestro trabajo, siguiendo una opinión bastante común entre muchos exegetas actuales, consideramos como primer Canto el de Is 42,1-7. Para los demás seguimos la delimitación propuesta por Duhm.

En el año 1983 apareció una breve monografía de Tryggve Mettinger que ha gozado de buena acogida por parte de la crítica especializada. En ella se opone con energía a la hipótesis de Duhm de que se trata de un poema independiente del contexto en el que nos ha llegado, y muestra los estrechos lazos que hay entre los cuatro Cantos y el texto de los capítulos 40 a 55 de Isaías, así como la función que cumplen en este contexto. El Siervo es el pueblo de Israel, aunque en los textos se puede apreciar una oscilación entre aspectos individuales y aspectos colectivos del Siervo. Lleva como título: A Farewell to the Servant Songs. A Critical Examination of an Exegetical Axion, Lund 1983.

Al año siguiente, en 1984, apareció una obra de Knight, G., Isaiah 50-55: Servant Theologie, que coincide sustancialmente en esos mismos puntos de vista. El autor mantiene que toda la obra, incluyendo los materiales del Siervo, forman una unidad desarrollada metodológicamente. El Siervo, en su opinión, es Israel. Sawyer considera su crítica y superación de los postulados de Duhm como una de las adquisiciones importantes de las recientes investigaciones acerca de Isaías.- Cfr  también Sawyer, F.A., Daugther of Sion and Servant of the Lord in Isaiah: A comparison, en JSOT 44 (1989) 89. Pueden verse también, entre otras, las recensiones de Tournay, R. en la “Revue Biblique” 91 (1984) 308-309 y de Williamson, H.G.M. en “Vetus Testamentum” 34 (1984) 379. Este último está de acuerdo con la crítica de Mettinger a Duhm, sin embargo no comparte su rigidez al mantener la interpretación colectiva de los cuatro Cantos.

Sin embargo, aunque hay un cierto consenso —al que los años posteriores nadie ha manifestado ningún reparo— en torno a la pertenencia de los Cantos a la obra del Deuteroisaías, hay que señalar que no se trata de pasajes sueltos independientes entre sí. Odil Steck ha mostrado la íntima conexión existente entre Is 52,13-53,12 y los tres anteriores Cantos, pues los tres aspectos fundamentales de la misión del Siervo que vienen manifestados en los tres primeros Cantos, reaparecen en expresiones concretas del Cuarto Canto y son esenciales en su estructura. Por su parte este Canto viene a dar razón teológica de la postura del Siervo manifestada en los tres primeros. Cfr Steck, O.H., Aspekte des Gottesknechtes in Jes 52,13-53,12, en ZAW 97 (1985) 36-58.

Uno de los temas más controvertidos acerca de estos pasajes es el de la identificación del Siervo, protagonista literario de los Cantos. Este problema está íntimamente unido con el de la relación existente entre estos textos. Quienes consideran que forman una unidad, procuran hacer una interpretación de los pasajes de modo que todas las condiciones características de su naturaleza y misión, que aparecen en cada uno de los cuatro poemas, se puedan predicar del mismo Siervo. En cambio, quienes consideran que estos pasajes no tienen una peculiar relación entre sí en particular, muchos de los exegetas antiguos, no tienen inconveniente en hacer una interpretación distinta del Siervo en cada uno de los cuatro Cantos.

Aunque somos conscientes de la dificultad de encuadrar en un esquema relativamente sencillo todas las sugerencias de identificación —con su multiplicidad de matices—, que se han propuesto, vamos a presentar un breve panorama de estas opiniones que pueda servir al menos para tener una información básica sobre el tema. A este respecto, las opiniones se pueden clasificar así (para verlo con más detalle, pinchar en los enlaces):

  1. Interpretación colectiva
  2. Interpretación individual no mesiánica
  3. Interpretación individual mesiánica
  4. Significación abierta

El “Siervo de Yahwéh” en el Nuevo Testamento. Los evangelistas y, a partir de ellos, la tradición de la Iglesia, han mirado a Jesucristo como Siervo-Mesías, salvador de Israel y de la humanidad entera. Las alusiones más o menos veladas en los Evangelios son abundantes. Son también frecuentes las citas explícitas (Mt 26,67-68; 27,26; Mc 15,19; Lc 6,29; 22,37.65; Ioh 1,29; 19,1). Como se ve, los cuatro evangelistas tenían presente la figura del Siervo, pero es San Marcos el que narra la vida y pasión de nuestro Señor, como cumplimiento de los descrito en los Cantos del Siervo. Hasta el punto de que al cuarto Canto se ha denominado el primer Evangelio de la Pasión.

About these ads

2 comentarios to “El cuarto canto del Siervo (Is 52,13-53,12). Balance de diez años de investigación”


  1. [...] Dada la importancia del tema, recogemos en este enlace las reflexiones de Francisco Varo, que aclara… Escrito por rsanzcarrera Archivado en Libros sapienciales Etiquetado: contenido doctrinal, Deuteroisaías, Isaias 40-55, segundo isaias Dejar un comentario » [...]


  2. [...] 4 Octubre, 2010 Para un estudio de las posturas más frecuentemente mantenidas puede consultarse, Grelot, P., Les poèmes du Serviteur. De la lécture critique à l’hermenéutique, Paris 1981. Y Varo, F., El cuarto canto del Siervo (Is 52,13-53,12). Balance de diez años de investigación, en… [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.432 seguidores

%d personas les gusta esto: