La Eucaristía como elemento agregador en la Iglesia

Sacramento de la Eucaristía.

San Pablo transmitía verbalmente la tradición sobre la Eucaristía como un precioso tesoro confiado:Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: ‘Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío’. Asimismo también la copa después de cenar diciendo: ‘Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío’” (1 Cor 11,23-25).

– Observemos el sentido implícito comunitario o social de las palabras: la nueva alianza en mi sangre. En estas palabras se esconde una referencia a dos textos fundamentales del Antiguo Testamento:

1) a la promesa de una nueva alianza en el Libro del profeta Jeremías. Jesús esta diciendo: ahora, en esta hora, conmigo y con mi muerte se realiza la nueva alianza; con mi sangre comienza en el mundo esta nueva historia de la humanidad.

2) En estas palabras hay también una referencia al momento de la alianza en el Sinaí, donde Moisés había dicho: “Esta es la sangre de la Alianza que el Señor ha hecho con vosotros” (Ex 24,8). Allí se trataba de sangre de animales. La sangre de los animales era tan sólo la expresión de un deseo: la esperanza del nuevo sacrificio, del verdadero culto. Con el don del cáliz el Señor nos da el verdadero sacrificio. El único verdadero sacrifico es el amor del Hijo. Con el don de este amor, amor eterno, el mundo entra en la nueva alianza.

– Otro texto de san Pablo explica aún poco mejor este sentido social o comunitario la Eucaristía. En la misma primera Carta a los Corintios dice: “La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? Porque aun siendo muchos, un solo, pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan” (10, 16-17).

En estas palabras aparece igualmente el carácter personal y el carácter social del Sacramento de la Eucaristía. Cristo se une personalmente a cada uno de nosotros, pero al mismo tiempo es el mismo Cristo quien nos une también con el hombre y con la mujer que están a mi lado. Y así todos somos un solo pan, un solo cuerpo. Y aquí estamos en la raíz y al mismo tiempo en el centro de la doctrina de la Iglesia como Cuerpo de Cristo, del Cristo resucitado. Y porque realmente Cristo nos da su cuerpo y nos hace su cuerpo, la Iglesia no es sólo una corporación como el Estado, sino un cuerpo; no es simplemente una organización sino un verdadero organismo.

Anuncios

Un comentario en “La Eucaristía como elemento agregador en la Iglesia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s