La fe no es una cosa solamente interior, sino una relación con Alguien

La Palabra

En la Carta a los Romanos, dice san Pablo: “Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo” (Rm 10, 9), pero san Pablo aclarará a continuación: Pero ¿cómo invocarán a aquél en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquél a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? Y ¿cómo predicarán si no son enviados?(Rm 10, 14-15). Un versículo más adelante dice de nuevo: “La fe viene de la predicación (Rm 10,17).

La fe no es producto de nuestro pensamiento, de nuestra reflexión, es algo nuevo que no podemos inventar, sino sólo recibir como un don, como una novedad producida por Dios. Y la fe no viene de la lectura, sino de la escucha: es decir la fe no es una cosa solamente interior, sino una relación con Alguien. Supone un encuentro con un anuncio que implica también la existencia del otro que anuncia para crear una comunión. El que anuncia no habla por sí mismo, sino como enviado. Está dentro de una estructura de misión que comienza con Jesús enviado por el Padre, pasa a los apóstoles –la palabra “apóstol” significa “enviado”– y continúa en el ministerio, en las misiones transmitidas por los apóstoles.

Anuncios

Un comentario en “La fe no es una cosa solamente interior, sino una relación con Alguien”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s