El concepto de “misterio” en san Pablo

Hay también un concepto especial, (que es típico de la carta a los Efesios y a los Colosenses), y es el concepto de “misterio”. Así, por ejemplo, una vez se habla del “misterio de la voluntad” de Dios (Ef 1, 9) y otras veces del “misterio de Cristo” (Ef 3, 4; Col 4, 3) o incluso del “misterio de Dios, que es Cristo, en el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia” (Col 2, 2-3). El término de misterio hace referencia al inescrutable designio divino sobre la suerte del hombre, de los pueblos y del mundo.

Con este lenguaje las dos Cartas nos dicen que es en Cristo donde se encuentra el cumplimiento de este misterio. Si estamos con Cristo, aunque no podamos comprender intelectualmente todo, sabemos que estamos en el núcleo del “misterio” y en el camino de la verdad. Pues Él está en su totalidad, (y no sólo un aspecto de su persona o un momento de su existencia), Él es quien reúne en sí la plenitud del insondable plan divino de la salvación.

En él toma forma la que se llama “multiforme sabiduría de Dios” (Ef 3, 10), ya que en él “habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad” (Col 2, 9). De ahora en adelante, por tanto, no es posible pensar y adorar el beneplácito de Dios, su disposición soberana, sin confrontarnos personalmente con Cristo en persona, en quien el “misterio” se encarna y puede ser percibido tangiblemente.

Se llega así a contemplar la “inescrutable riqueza de Cristo” (Ef 3, 8), que está más allá de toda comprensión humana. No es que Dios no haya dejado las huellas de su paso, puesto que el mismo Cristo es huella de Dios, su impronta máxima; sino que uno se da cuenta de “cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad” de este misterio “que sobrepasa todo conocimiento” (Ef 3, 19). Las meras categorías intelectuales aquí resultan insuficientes, y reconociendo que muchas cosas están más allá de nuestras capacidades racionales, debemos confiar en la contemplación humilde y gozosa no sólo de la mente sino también del corazón. Los Padres de la Iglesia, por otro lado, nos dicen que el amor comprende mucho más que la sola razón.

Fuente: Audiencia general del 14 de enero de 2009, Benedicto XVI

Anuncios

2 comentarios en “El concepto de “misterio” en san Pablo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s