El proyecto arqueólogico de Ramat Rahel

En un artículo de Ana Cárdenes Jerusalén, 10 nov (EFE), leo que arqueólogos e historiadores de Israel y Alemania intentan desde hace cinco años desentrañar los misterios que rodean las ruinas del complejo palaciego, que se levantó a finales del siglo VIII a.C. en la zona conocida hoy como Ramat Rahel, a mitad de camino entre las ciudades de Jerusalén y Belén. El palacio probablemente, floreció con los asirios y desapareció con los asmoneos, siendo olvidado y abandonado. Efe Yuval Gadot, arqueólogo y director de campo de la excavación, explica:

“Se trata de un palacio del periodo de los reyes de Judea. Es único. No hay ninguno de este tamaño y belleza en todo Israel, ni siquiera en Jerusalén hemos encontrado restos de palacios de aquella época”. El área alberga los restos de “un gran complejo que incluía un palacio de arquitectura grandiosa y muy hermosa, con un jardín interior, un patio y un jardín que lo rodeaba todo, de la época de los reyes de Judea, de la casa de David, los tiempos bíblicos”, afirma el experto.

La excavación, codirigida por el profesor Oded Lipschits de la Universidad de Tel Aviv, y Manfred Oeming de la Universidad de Heidelberg (Alemania). El hallazgo más sorprendente son los jardines, ya que no se habían encontrado en Israel restos de parques de esa época, algo que si se ha descubierto en áreas más verdes, como Mesopotamia, en el actual Irak, y Europa.

“Los jardines se construyeron rodeando el palacio con el objeto de llamar la atención desde cualquier punto en el paisaje de Jerusalén. Se usaron sofisticadas y poderosas instalaciones de agua, túneles esculpidos en piedra y recubiertos por dentro y por fuera, estanques escondidos, todo ello para crear un paisaje artificial, un paraíso en las montañas desiertas de Jerusalén”, apunta Gadot. Es como si alguien se hubiera dicho: “No tengo agua, así que la voy a usar exageradamente para resaltar mi poder. No hay vegetación, así que voy a poner plantas por todas partes, un jardín que todo el mundo pueda admirar desde lejos. Crearé un lugar para dioses, convertiré una montaña en una llanura ajardinada”.

La teoría más plausible para los arqueólogos es que el palacio sirviera de centro administrativo para los representantes de los distintos imperios de la época, enviados por los emperadores sirios, babilonios y persas que controlaron Judea y usaron este lugar para recoger impuestos. “El poder que vemos aquí es más grande que el que tenían los reyes de Judea, es un poder imperial”, afirma el experto.

Un análisis de la tierra muestra que este edén vio por última vez la luz en el periodo helenístico temprano.Tras servir de centro administrativo en el periodo helenístico, el palacio fue abandonado, desapareció y en su lugar se ubicó a mediados del siglo II d.C. una villa romana. También se han encontrado restos de una iglesia del periodo bizantino tardío (siglo VI d.C) y de baños rituales judíos, ruinas bajo las que se esconden las incógnitas del impresionante palacio y sus bellos jardines.

Para más información:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s