La matriz veterotestamentaria y judía del Evangelio de Juan

Por último veamos estas dos indicaciones generales sobre la singularidad de este Evangelio: 1) está basado en el Antiguo Testamento y 2) su estructura está basada en el ritmo de las fiestas litúrgicas judías.

Efectivamente, mientras Bultmann fijaba erróneamente las raíces del cuarto Evangelio en el gnosticismo y, por tanto, alejado de la matriz vetero-testamentaria y judía, las investigaciones más recientes han vuelto a comprender con claridad que Juan se basa totalmente en el Antiguo Testamento. [Moisés] escribió de mí“, dice Jesús a sus adversarios (Jn 5, 46); ya al principio -en los relatos de las vocaciones- Felipe dice a Natanael: “Aquel de quien escribieron Moisés en el libro de la Ley y los Profetas lo hemos encontrado…” (Jn 1, 45). El contenido último de las palabras de Jesús está orientado a exponer esto y a justificarlo. El no quebranta la Torá, sino que desvela su sentido pleno y la cumple enteramente. Pero la relación entre Jesús y Moisés aparece de un modo programático sobre todo al final del Prólogo; en él se nos proporciona la clave de lectura intrínseca del cuarto Evangelio: “Pues de su plenitud hemos recibido gracia tras gracia: porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por Cristo Jesús. A Dios nadie lo vio jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer” (Jn 1, 16-18).

Hemos comenzado este post con la profecía de Moisés: “El Señor tu Dios suscitará en medio de tus hermanos un profeta como yo; a él lo escucharéis” (Dt 18, 15). Hemos visto que el Libro del Deuteronomio, en el que aparece esta profecía, finaliza con la observación: “No surgió en Israel otro profeta como Moisés, con quien el Señor trataba cara a cara” (Dt 34, 10). La gran promesa había permanecido hasta el momento sin cumplirse. Ahora El ya está aquí; Él, que está verdaderamente en el seno del Padre, el único que lo ha visto y que lo ve, y que habla a partir de esta visión; Él, de quien se dijo: “Escuchadle” (Mc 9, 7; Dt 18, 15). La promesa de Moisés se ha cumplido con creces, en la manera desbordante en que Dios acostumbra a regalar: Quien ha venido es más que Moisés, es más que un profeta. Es el Hijo. Y por eso se manifiestan la gracia y la verdad, no como destrucción, sino como cumplimiento de la Ley.

calendario-hebreo-4La segunda indicación tiene que ver con el carácter litúrgico del Evangelio de Juan. Este toma su ritmo del calendario de fiestas de Israel. Las grandes fiestas del pueblo de Dios marcan la disposición interna del camino de Jesús y, al mismo tiempo, desvelan la base fundamental sobre la cual se apoya el mensaje de Jesús.

Justo al comienzo de la actividad de Jesús se encuentra la “Pascua de los judíos“, de la cual se deriva el tema del templo verdadero y con ello el tema de la cruz y la resurrección (cf. Jn 2, 13-25). La curación del paralítico, que ofrece la ocasión para la primera gran predicación pública de Jesús en Jerusalén, aparece de nuevo relacionada con “una fiesta de los judíos” (Jn 5, 1), probablemente la “fiesta de las Semanas”: Pentecostés. La multiplicación de los panes y su explicación en el sermón sobre el pan -la gran predicación eucarística del Evangelio de Juan- están en relación con la fiesta de la Pascua (cf. Jn 6, 4). El gran sermón sucesivo de Jesús con la promesa de los “ríos de agua viva” se pone en el contexto de la fiesta de las Tiendas (cf. Jn 7, 38 s). Finalmente volvemos a encontrar a Jesús en Jerusalén durante el invierno, en la fiesta de la Dedicación del templo (Janukká) (cf. Jn 10, 22). El camino de Jesús culmina en su última fiesta de Pascua (cf. Jn 12, 1), en la que Él mismo, como verdadero cordero pascual, derramará su sangre en la cruz. Además, veremos que la oración sacerdotal de Jesús, que contiene una sutil teología eucarística como teología de su sacrificio en la cruz, se desarrolla completamente a partir del contenido teológico de la fiesta de la Expiación, de forma que también esta fiesta fundamental de Israel incide de manera determinante en la formación de la palabra y la obra de Jesús. También los sinópticos, están dentro del marco de las fiestas de la Expiación y de las Tiendas, y así remite al mismo trasfondo teológico. Sólo cuando tenemos presente este arraigo litúrgico de las predicaciones de Jesús, más aún, de toda la estructura del Evangelio de Juan, podemos entender su vitalidad y su profundidad.

Como se verá con más detenimiento, todas las fiestas judías tienen un triple fundamento: 1) en un principio están las fiestas de las religiones naturales, la vinculación con la creación y con la búsqueda de Dios por parte de la humanidad a través de la creación; 2) de ellas se derivan las fiestas del recuerdo, de la conmemoración y representación de las acciones salvadoras de Dios; y 3), finalmente, el recuerdo se transforma cada vez más en esperanza de la futura acción salvífica perfecta, que aún está por venir. De esta manera se ve claro que las palabras de Jesús en el Evangelio de Juan no son debates sobre altas elucubraciones metafísicas, sino que llevan en sí toda la dinámica de la historia de la salvación y, al mismo tiempo, se encuentran enraizadas en la creación. Remiten en último término a Aquel que puede decir sencillamente de sí mismo: “Yo soy“. Resulta evidente que las predicaciones de Jesús nos remiten al culto y, con ello, al “sacramento”, abrazando simultáneamente la pregunta y la búsqueda de todos los pueblos.

Hemos seguido para esta entrada el cap 8 del libro de Benedicto XVI, Jesús de Nazareth.

Anuncios

2 comentarios en “La matriz veterotestamentaria y judía del Evangelio de Juan”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s