Las raíces del problema de la “cuestión joánica”.

Resulta evidente que la imagen de Jesús que nos da el cuarto evangelista, en varios aspectos al menos, resulta muy distinta de la que ofrecen los sinópticos. En Juan la divinidad de Jesús aparece sin tapujos. Sus disputas con las autoridades judías del templo constituyen ya en su conjunto, por así decirlo, el futuro proceso de Jesús ante el Sanedrín, un episodio éste que Juan, contrariamente a los sinópticos, ya no lo considera después como un juicio propiamente dicho. Esta diversidad del Evangelio de Juan, en el que no oímos parábolas sino grandes sermones centrados en imágenes y en los que el escenario principal de la actuación de Jesús se ha trasladado de Galilea a Jerusalén, ha llevado a la investigación crítica moderna a negar la historicidad del texto -a excepción del relato de la pasión y algunos detalles aislados- y a considerarlo una reconstrucción teológica posterior. Según esto, nos transmitiría una situación en la cual la cristología estaba muy desarrollada, pero que no puede constituir una fuente para el conocimiento del Jesús histórico.

Las dataciones radicalmente tardías que se propusieron siguiendo esta tendencia, debieron ser abandonadas porque algunos papiros hallados en Egipto, que datan de comienzos del siglo II, demostraron que el Evangelio debió haberse escrito ya en el siglo I, aunque fuera a finales: Principales testigos textuales del evangelio de Juan: papiros y códices

Sin embargo, esto no evitó que se siguiera negando el carácter histórico del Evangelio. Veremos más adelante cómo en la actualidad está ya resuelto este punto también.

A esto ha de añadirse que, en la segunda mitad del siglo XX fue determinante un comentario escrito por Rudolf Bultmann, cuya primera edición se publicó en 1941. Según este autor, resulta muy claro que las líneas maestras del Evangelio de Juan no se han de buscar ni en el Antiguo Testamento ni en el judaísmo de la época de Jesús, sino en el gnosticismo. Es muy significativa esta frase: “La idea de la encarnación del Redentor no ha entrado en el gnosticismo desde el cristianismo, sino que originalmente es gnóstica; más bien fue asumida muy pronto por el cristianismo y ha resultado provechosa para la cristología” (Das Evangelium des Johannes, pp. 10 s). Y también: “El Logos absoluto sólo puede proceder del gnosticismo” (RGG 3 III 846).

El lector se preguntará: ¿cómo llega Bultmann a saber esto? Su respuesta es desconcertante: “Si bien se ha de reconstruir el conjunto de esta visión a partir esencialmente de fuentes posteriores a Juan, no puede haber dudas sobre su mayor antigüedad” (Das Evangelium des Johannes, p. 11). Bultmann se equivoca en este punto decisivo.

Martin Hengel, en la conferencia inaugural de su docencia académica en Tubinga, titulada Der Sohn Gottes y publicada en 1975 en versión ampliada, ha calificado “el supuesto mito de la venida del Hijo de Dios al mundo” como la “construcción pseudocientífica de un mito“, afirmando además: “En realidad no existe ningún mito gnóstico sobre el Redentor, cronológicamente precristiano, que esté atestiguado por las fuentes” (pp. 53 s). “La gnosis misma apareció como movimiento espiritual no antes de finales del siglo I después de Cristo y se despliega plenamente sólo en el siglo II” (pp. 54 s).

En la generación posterior a Bultmann, la investigación sobre Juan dio un giro radical, cuyos resultados se pueden ver, cuidadosamente discutidos y explicados, en la obra de Martin Hengel, Die johanneische Frage (1993). Si desde el estado actual de la investigación volvemos la vista hacia la interpretación de Bultmann sobre Juan, se percibe nuevamente la escasa protección que la alta cientificidad proporciona contra errores de fondo.

Pero ¿qué nos dice la investigación actual?

Anuncios

Un comentario en “Las raíces del problema de la “cuestión joánica”.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s