Jesús se revela sacerdote por la ofrenda de su sacrificio

Jesús se revela sacerdote por la ofrenda de su sacrificio cuando Jesús habla de la Hora de su muerte como de un sacrificio voluntariamente aceptado, que describe con figuras del AT: 1) la compara con el sacrificio expiatorio del Siervo de Dios (Mc 10, 45; 14,24; cf. Is 53); 2) o con el sacrificio de alianza de Moisés al pie del Sinaí (Mc 14,24; cf. Ex 24, 8); 3) así la sangre que él da en el tiempo de la pascua evoca la del cordero pascual (Mc 14,24; cf. Ex 12,7.13.22s); 4) él mismo la ofrece como ofrece el sacerdote la víctima; 5) y por ello espera de su muerte la expiación de los pecados, la instauración de la nueva Alianza, la salvación de su pueblo. En una palabra, Jesús se presenta a sí mismo como el sacerdote de su propio sacrificio.

  • Por ejemplo, las palabras que pronuncia sobre el cáliz: Esta es mi sangre de la nueva alianza, que es derramada por muchos para remisión de los pecados” (Mt 26,28). Prácticamente cada palabra – alianza, derramada por muchos, pecados– orienta al sentido sacrificial de la acción de ofrecerse.

San Pablo frecuentemente presenta la muerte de Jesús bajo las figuras del sacrificio del cordero pascual (“Cristo, nuestro Cordero pascual, fue inmolado” 1Cor 5,7), del Siervo (Flp 2,6-11), del día de la expiación (Rom 3,24s). Esta interpretación sacrificial reaparece también en las imágenes de la comunión en la sangre de Cristo (1Cor 10,16-22), de la redención por esta sangre (Rom 5,9; Col 1,20; Ef 1,7; 2,13; “Cristo nos amó y se entregó por nosotros como oblación y ofrenda de suave olor ante Dios” Ef 5,2). La muerte de Jesús es para Pablo el acto supremo de su libertad, el sacrificio por excelencia, acto propiamente sacerdotal, que él mismo ofreció.

Pero ni el Apóstol, ni en todos los otros escritos del NT (a excepción -como ya hemos dicho- de la Carta a los Hebreos) otorgan explícitamente a Jesús el título de sacerdote. Es cierto que presentan la muerte de Jesús como el sacrificio del Siervo (Act 3,13.26; 4,27.30; 8, 32s; 1Pe 2,22ss), del cordero (1Pe 1,19). Es cierto que evocan su sangre (1Pe 1,2.19; 1Jn 1,7), pero no le llaman explícitamente sacerdote.

Los escritos joánnicos al ser más tardíos vemos más desarrollada estas mismas ideas: 1) así vemos como se describe a Jesús con vestidura pontifical (Jn 19,23; Ap 1,13), 2) y el relato de la pasión, acto sacrificial, se abre con la «oración sacerdotal» (Jn 17); 3) como el sacerdote que va a ofrecer su sacrificio, Jesús «se santifica», es decir, se consagra por el sacrificio (Jn 17, 19) y ejerce así una mediación eficaz a la que aspiraba vanamente el sacerdocio antiguo.

    Anuncios

    Un comentario en “Jesús se revela sacerdote por la ofrenda de su sacrificio”

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s