“Liberación”

«Hermanos, habéis sido llamados a la libertad» Gal 5,13: éste es uno de los aspectos esenciales del evangelio de la salvación. Jesús vino a «anunciar a los cautivos la liberación, a devolver la libertad a los oprimidos» Lc 4,18. Su intervención es eficaz para todos: paganos de otro tiempo, que se sentían regidos por la fatalidad, y judíos que se negaban a confesarse esclavos Jn 8,33, pero también masas humanas de hoy día, que aspiran confusamente a una liberación total. Cierto, hay libertad y libertad. La Biblia no da una definición de libertad; hace algo mejor: traza un camino de liberación. Muestra cómo Dios se cuidó de liberar a su pueblo (I), y cómo la fe en Cristo hace posible la auténtica libertad (II).

I. LA LIBERACIÓN DE ISRAEL

1. La salida de Egipto.

Un acontecimiento fundamental marcó los orígenes del pueblo elegido, su liberación por Dios de la servidumbre de Egipto Ex 1-15. El AT emplea a este propósito sobre todo dos verbos característicos, el primero de los cuales (gá’al: Ex 6,6 Sal 74,2 77,16) es un término de derecho familiar, mientras que el segundo (pádáh: Dt 7,8 9,26 Sal 78,42) pertenece originariamente al derecho comercial («liberar contra equivalente»). Pero los dos verbos son prácticamente sinónimos cuando tienen por sujeto a Dios, y en la inmensa mayoría de los casos la LXX los tradujo de la misma manera (por lytrusthai, con frecuencia traducido en latín por redímere). La etimología del verbo griego (lytron, «rescate») no debe inducir a error acerca de su significado: el conjunto de los textos bíblicos muestra que la primera redención fue una liberación victoriosa, y que Yahveh no pagó rescate alguno a los opresores de Israel.

2. Dios, el «góel» de Israel.

Cuando las infidelidades del pueblo de Dios dieron por resultado la ruina de Jerusalén y el exilio, la liberación de los judíos deportados a Babilonia fue una segunda redención, cuya buena nueva constituye el mensaje principal de Is 40-55, Yahveh, el Santo de Israel, es su «libertador», su góél Is 43,14 44,6.24 47,4 Jer 50,34.

En el antiguo derecho hebreo, el gó-él es el pariente próximo, a quien incumbe el deber de defender a los suyos, ya se trate de mantener el patrimonio familiar Lev 25,23ss, de liberar a un «hermano» caído en esclavitud Lev 25,26-49, de proteger a una viuda Rut 4,5 o de vengar a un pariente asesinado Num 35,19ss. El empleo del título de gó-él en Is 40-55 sugiere la persistencia de un vínculo de parentesco entre Yahveh e Israel: por razón de la alianza contraída en tiempos del primer Éxodo (ya Ex 4,22), la nación escogida es, a pesar de sus faltas, la esposa de Yahveh Is 50,1. Es manifiesto el paralelismo entre las dos liberaciones Is 10,25ss 40,3; la segunda es gratuita no menos que la primera Is 45,13 52,3, y la misericordia de Dios aparece en ella todavía más, puesto que el exilio era el castigo de los pecados del pueblo.

3. La espera de la liberación definitiva.

Otras pruebas debían todavía caer sobre el pueblo elegido, el cual, en sus tribulaciones, no cesará de invocar el auxilio de Dios Sal 25,21 44,27 y de acordarse de la primera redención, prenda asegurada y figura de todas las demás: «No descuides esta porción que te pertenece, que para ti rescataste de la tierra de Egipto» (oración de Mardoqueo en Est 4,17 g LXX; 1Mac 4,8-11). Los últimos siglos que preceden a la venida del Mesías están marcados por la espera de la «liberación definitiva» (traducción del Targum en Is 45,17 Heb 9,12), y las oraciones más oficiales del judaísmo piden al gó’él de Israel que acelere el día.

Sin duda más de un judío aguardaba sobre todo del Señor la liberación del yugo impuesto por las naciones a la tierra santa, y quizás era así como los peregrinos de Emaús se representaban el quehacer del «que liberaría a Israel» Lc 24,21. Pero esto no excluye que la élite espiritual Lc 2,38 pudiera cargar esta esperanza con un contenido religioso más auténtico, como el que se expresaba ya al final del Sal 130,8: «El Señor liberará a Israel de todas sus culpas.» En efecto, la verdadera liberación implicaba la purificación del resto llamado a participar de la santidad de su Dios Is 1,27 44,22 59,20.

4. Prolongaciones personales y sociales.

En el plano personal la liberación operada por Dios en favor de su pueblo se prolonga en cierto modo en la vida de cada fiel 2Sa 4,9: «Por la vida de Yahveh que me libró de toda aflicción», y éste es un tema frecuente en la oración de los Salmos. A veces el salmista se expresa en términos generales, sin precisar a qué peligro está o ha estado expuesto Sal 19,15 26,11; otras veces dice tener que habérselas con adversarios que atentan contra su vida Sal 55,19 69,19, o bien su oración es la de un enfermo grave que moriría sin la intervención de Dios Sal 103,3s. Pero ya están echados los fundamentos para una esperanza más profundamente religiosa Sal 31,6 49,16.

En el plano social la misma legislación bíblica está marcada con el recuerdo de la primera liberación de Israel, sobre todo en la corriente deuteronomista: al esclavo hebreo se le debía dar libertad el séptimo año para honrar lo que Yahveh había hecho por los suyos Dt 15,12-15 Jer 34,8-22. Por lo demás, no siempre se respetaba la ley; así, aun después del retorno del exilio, Nehemías tendrá que alzarse contra las exacciones de algunos de sus compatriotas que no vacilaban en reducir a esclavitud a sus hermanos «rescatados» Neh 5,1-8. Y sin embargo, «dejar en libertad a los oprimidos, romper todos los yugos» es una de las formas del «ayuno que agrada a Yahveh» Is 58,6.

II. LA LIBERTAD  DE LOS HIJOS DE DIOS COMO LIBERACIÓN DEL PECADO, LA MUERTE Y LA LEY

Esta libertad «con la que nos ha liberado Cristo» (Gal 4,31), es patrimonio de todos: de gentiles y judíos, de esclavos y libres (Col 3,11), y no supone un cambio de estado ni de condición social (1 Cor 7,21-22), pues sus efectos son espirituales: es una liberación del demonio, del pecado y de la muerte. Su eficacia se traduce en un terreno triple: respecto al pecado, a la muerte, a la ley.

a. El pecado es el verdadero déspota, de cuyo yugo nos arranca Jesucristo. En Rom 1-3 describe Pablo el rigor de la tiranía universal que ejercía el pecado en el mundo; pero lo hace para poner tanto más de relieve la sobreabundancia de la gracia Rom 5,15.20 8,2. El bautismo, asociándonos al misterio de la muerte y de la resurrección de Cristo, puso fin a nuestra servidumbre Rom 6,6. Con esta liberación se realiza lo esencial de la espera del AT, tal como la comprendía la élite de Israel Lc 1,68-75. Citando Pablo a Is 59,20, según los LXX, destaca bien el carácter espiritual de esta liberación: «De Sión vendrá el libertador, que quitará las impiedades de en medio de Jacob» Rom 11,26. Y el Apóstol revela en otro lugar a los paganos el «misterio» de su pleno acceso a los privilegios del pueblo elegido; las maravillas de la primera liberación se han renovado para todos nosotros: «Dios nos ha sustraído al imperio de las tinieblas y nos ha transferido al reino de su Hijo muy amado, en quien tenemos la redención, la remisión de los pecados» Col 1,13s.

b. La muerte. La muerte, compañera del pecado Gen 2,17 Sab 2,23s Rom 5,12, es también vencida; ha perdido su veneno 1Cor 15,56. Los cristianos no están ya esclavizados por su temor Heb 2,14s. Desde luego, la liberación en este punto no será perfecta sino en la resurrección gloriosa 1Cor 15,26.54s y nosotros estamos todavía «en espera de la redención de nuestro cuerpo» Rom 8,c3. Pero ya en cierto modo se han inaugurado los últimos tiempos y nosotros «hemos pasado de la muerte a la vida» 1Jn 3,14 Jn 5,24 en la medida en que vivimos en la fe y en la caridad.

c. La ley. Por lo mismo nosotros «no estamos ya bajo la ley, sino bajo la gracia» Rom 6,15. Por sorprendente, o trivial, que pueda parecer esta afirmación de Pablo, no conviene minimizarla, so pena de desnaturalizar el Evangelio de salvación anunciado por el Apóstol. Puesto que hemos muerto en forma mística con Cristo, estamos ya desligados de la ley Rom 7,1-6, y no podemos buscar el principio de nuestra salvación en el cumplimiento de una ley exterior Gal 3,2.13 4,3ss. Estamos bajo un régimen nuevo, al que Pablo, es cierto, da a veces el nombre de «ley», pero «es la ley del Espíritu que da la vida» Rom 8,2, una ley que el mismo Espíritu Santo cumple en nosotros; ahora bien, «donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad» 2Cor 3,17 Gal 5,16.22s.

Fuente: Voz Liberación- libertad” del Vocabulario de teología bíblica, publicado bajo la dirección de Xavier Leon-Dufour (1912-2007). Edición original: “Vocabulaire de théologie biblique”, Paris, Editions du Cerf, 1962. Edición española: ISBN: 9788425408090 (Ed. Herder – 2001)

Índice: vocabulario bíblico

Anuncios

4 comentarios en ““Liberación””

  1. Gracias por estos temas extraordinarios para profundizar en nuestra Fe. La liberación es gracia de Dios, somos salvados por El en Jesucristo nuestro unico liberador. Cómo hacer para que nuestro mundo acoja esta inmensa bondad de Dios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s