2. Precisando la terminología de los géneros literarios aplicada a la investigación bíblica

(Esta entrada forma parte de los género literarios de la Biblia)

Siguiendo las orientaciones que hemos visto anteriormente, los exegetas e historiadores han estudiado las literaturas antiguas orientales extrabíblicas y parabíblicas, y se han descubierto o pretendido descubrir numerosos géneros cuya aplicación a la Biblia está ofreciendo perspectivas nuevas a la exégesis. Sin embargo, conviene advertir que se observa, aún hoy, cierta imprecisión en la terminología. Por ejemplo, a veces, se da el nombre de géneros a formas muy concretas y hasta nimias que muchas veces no sobrepasan la categoría de lo que las preceptivas clásicas llaman figuras. Y conviene precisar.

Podemos dejar al margen la clásica distinción tripartita en género didáctico, parenético y poético por ser demasiado general. En efecto, todo el que habla o escribe intenta una de estas tres cosas, o dos de ellas o las tres: enseñar una verdad, inculcar un bien o presentar algo bello. Por lo demás, de ordinario, esos géneros no se dan puros sino entremezclados. Así ocurre en la Biblia, en la que la finalidad eminentemente religiosa de los autores bíblicos hace que prime con frecuencia la intención parenética.

Descendiendo un poco más, cabría distinguir entre géneros y procedimientos.

  • Llamaríamos géneros a las formas de expresión cuya dinámica interna en su conjunto responde a una intención específica en el contenido.
  • Y todavía es preciso hablar de géneros mayores y menores.
    • Reservamos el nombre de géneros mayores para encuadrar a los que tienen una misma finalidad genérica en la intención de los escritores y que en el caso concreto de la Biblia se corresponden con la perspectiva en que, por su función, aparecen enmarcados sus autores. Así podemos hablar para entendernos, pero conscientes de que no se excluyen mutuamente, de género histórico, profético y sapiencial en el A.T.
    • Dentro de estos géneros mayores existen otros géneros menores, suficientemente diferenciados para formar categoría aparte. Por ejemplo en el genero histórico -que hemos llamado mayor-, no es lo mismo un midrás que un relato etiológico.
  • Por último, hay procedimientos literarios que, como la pseudo-epigrafía o las agrupaciones numéricas son comunes por razones y con características propias a varios géneros.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s