La Vulgata

Los defectos intrínsecos de la antigua versión latina de la Biblia, y la multiplicidad de formas textuales siempre en aumento por las incesantes correcciones a que era sometido el texto, produjeron una gran confusión que hizo sentir pronto la necesidad de una traducción nueva y uniforme de la Biblia para todo el Occidente cristiano. El papa S. Dámaso (366-384), haciéndose eco de esta necesidad, encargó hacia el año 382 a S. Jerónimo, a la sazón su secretario, la revisión del texto latino de los Evangelios. En el año 383 S. Jerónimo presentó al papa Dámaso el resultado de su trabajo. Los criterios seguidos en esta primera labor los expuso S. Jerónimo al Papa en una carta: no pretendía hacer una nueva traducción de la que muchos se maravillarían, intentó solamente corregir el antiguo texto latino a tenor de los mejores códices griegos que tuvo a su disposición. Corrige errores claros y enmienda el texto para llevarlo a la «verdad griega», pero mantiene, siempre que le es posible, el texto antiguo. 

A esta primera revisión siguió la del resto del N.T. No sabemos exactamente cuándo la realizó, ni la profundidad con que la llevó a efecto. El mismo S. Jerónimo habla en dos ocasiones de haber realizado una revisión del N.T.; tuvo que ser de todas formas bastante superficial. Siguiendo los mismos criterios y utilizando como base el texto griego; revisó también el A.T. De todo esto poco sabemos.

La obra más lograda de S. Jerónimo fue, sin duda, la traducción directa del hebreo de todo el A.T. al latín. Comenzó su trabajo por el año 390, viviendo ya en Belén, y no lo concluyó hasta el 404. A todo su conjunto de trabajos sobre el texto bíblico es a lo que se denomina Biblia Vulgata.

Valor e importancia del texto de la Vulgata.

En términos generales, puede afirmarse que el texto de la Vulgata es bueno, particularmente allí donde S. Jerónimo hizo una labor de traducción directa. Con todas sus limitaciones, la Vulgata era incomparablemente superior a la versión antigua. No obstante, dada la diversidad de la labor de S. Jerónimo sobre los textos, un juicio sobre la Vulgata no puede ser uniforme. En el N.T. la revisión fue sustancialmente buena, aunque demasiado ligera, utilizó excelentes códices griegos probablemente del tipo del códice Vaticano y códice Sinaítico.

La versión directa del A.T. es la obra típicamente jeronimiana. Los libros históricos que tradujo al principio son los mejor logrados. Los traducidos al final, Pentateuco y Josué, son una versión más libre y menos cuidada. Esta traducción del A.T. se resiente constantemente de influencias diversas: el texto griego, consultado a través de las Hexaplas de Orígenes es claramente perceptible sobre todo en los libros proféticos; igualmente el antiguo texto latino seguía todavía influyendo sobre las nuevas traducciones. El texto hebreo sobre el que trabajó S. Jerónimo no era muy diverso de nuestro texto masorético; él mismo afirma haberlo copiado en la sinagoga de Belén.

La historia de la Vulgata.

La historia posterior de la Vulgata es 1) la de su lento imponerse en las diversas iglesias de Occidente, 2) la de la corrupción de su texto y 3) de las sucesivas revisiones de que fue objeto hasta las primeras ediciones después de la invención de la imprenta. El Concilio de Trento en 1546 la declaró sustancialmente inmune de error y texto oficial de la Iglesia Católica (Denz. Sch. 1506 y 1508).

La Vulgata no se abrió paso fácilmente al principio.

Miniatura del Codex Amiantinus, de tipo bizantino.
Miniatura del Codex Amiantinus, de tipo bizantino.

Durante los primeros siglos de uso, la Vulgata sufrió alteraciones en su transmisión manuscrita debido en parte a su permanente contacto con los antiguos textos vetuslatinos. Ya en el s. VI Casiodoro vio la necesidad de revisar el texto de la Vulgata, y él mismo lo realizó, en parte, a base de antiguos códices jeronimianos; es poco lo que de esta revisión se conoce hoy; se ha supuesto que el famoso códice Amiatino representa esta recensión, aunque no es seguro. Por orden del emperador Carlomagno, Alcuino efectuó una nueva recensión del texto de la Vulgata a finales del s. VIII; la revisión fue cuidadosa, los códices de que se sirvió eran de proveniencia inglesa o irlandesa. Otra revisión importante es la realizada, casi en la misma época, por el benedictino español Teodulfo (m. 821), obispo de Orleáns; su trabajo debió ser excelente, aunque tuvo poco éxito, su recensión quedó pronto marginada por la alcuiniana; utilizó códices de procedencia española.

Principales códices:

Damos una breve lista de códices de la Vulgata, que contienen la Biblia entera, elegidos entre la mole inmensa de documentación manuscrita existente. No damos referencia o sigla abreviada de cada códice por no haber un criterio uniforme entre los críticos.

  •       1. Amiatino, finales del s. VII o principio del VIII. Cotejado en la BSLVV (edición crítica de la Vulgata de los monjes de la abadía de S. Jerónimo de Roma, Biblia Sacra iuxta Latinum Vulgatum Versionem). Florencia, Sacra Biblioteca Laurenziana.
  •       2. Romanus, s. IX. Cotejado en BSLVV. Roma, Biblioteca Vallicellana, 6.
  •       3. Ottobonianus, s. VII/VIII. Cotejado en BSLVV. Roma, Biblioteca Vaticana, lat. 66.
  •       4. Londinensis, s. IX. Cotejado en BSLVV. Londres, Museo Británico, lat. 24142.
  •       5. Cavensis, s. IX. Visigótico. Cotejado por BSLVV. Manuscrito 14 de la abadía de la Cava dei Tirréni.
  •       6. Legionensis o Biblia visigótica de S. Isidoro, s. X. Cotejada en BSLVV. Biblioteca de S. Isidoro, 2. León.
  •       7. Complutensis, s. X. Cotejado en BSLVV. Biblioteca Univ. de Madrid, 31.
  •       8. Toletanus, s. X. Cotejado en BSLVV. Biblioteca Nacional, vitr. 4. Madrid.
  •       9. Oscensis, s. XII. Cotejado en BSLVV. Museo Arqueológico, 485. Madrid.
  •       10. Burgensis, s. X. Cotejado en BSLVV. Biblioteca capitular de Burgos.

Fuente: GER, voz Biblia VI

Cfr. San Jerónimo: Breve introducción a la vida y obra

3 comentarios en “La Vulgata”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s