El carisma de la inspiración del ayudante o completadóres del hagiógrafo

No hemos de perder de vista que el texto bíblico final, tal y como ha llegado a nosotros, es lo realmente importante, el fruto final de un largo y especial designio de Dios. Por eso, y aunque en algunos escritos bíblicos parece que el hagiógrafo se valió de algún ayudante, o de algún discípulo que completó o añadió algo, a la pregunta: ¿qué hay que decir de la inspiración divina de estos posibles colaboradores (redactores, secretarios, adicionadores) de los libros sagrados? En todos estos casos hay que atenerse a este principio general: la inspiración divina “de la Escritura” se da primariamente por causa del libro (como vehículo de revelación) no por causa del hagiógrafo. Por tanto, de algún modo, se da la inspiración no sólo al hagiógrafo bíblico, sino también, a aquellas otras personas que hayan colaborado con él directamente y no de un modo meramente material (como los simples amanuenses) para la redacción del libro sagrado.

Por tanto, hay que admitir que si en algunos casos han colaborado redactores o adicionadores, éstos han participado también del carisma de la inspiración, no en razón de sí mismos, sino en razón de la ayuda y colaboración inteligente prestada al hagiógrafo.

Un comentario en “El carisma de la inspiración del ayudante o completadóres del hagiógrafo”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s