¿Qué entendemos por el testimonio teológico eclesial en orden al conocimiento de la verdad de la historia de Jesús?

Esta entrada pertenece a la serie ¿Qué sabemos de Jesús de Nazaret? y es continuación de ¿Tan importante es no separar a Jesús de sus testigos?

“Nadie conoce al Hijo, sino el Padre. Y nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quisiera revelar” (Mt 11,27). No es posible conocer a Jesús como Hijo de Dios, sin el testimonio de Dios mismo. A algunos esto les parece muy difícil de entender; piensan que se trata de un círculo vicioso, es decir, una especie de trampa lógica por la que se pretende dar ya por supuesto precisamente aquello a lo que la investigación debería llegar. Entre ellos están quienes suponen que el recurso a los textos y a los métodos históricos podría ofrecerles un conocimiento más apropiado de Jesús que el que tienen de él los creyentes que, en comunión con la Iglesia, reconocen en Jesús de Nazaret al Hijo de Dios. Tachan a éstos de precipitados y de sumisos, porque piensan que antes de haber recorrido por sí mismos, con paciencia y tesón, el camino del conocimiento histórico, ya habrían sometido su juicio al veredicto tutelar de la Iglesia.

Es comprensible esta postura en quienes no se hayan parado a considerar el significado del testimonio histórico y antropológico del que acabamos de hablar. En cambio, quienes hayan reflexionado con cierto detenimiento sobre las condiciones que el mismo conocimiento histórico de Jesús exige, no emitirán tan fácilmente el juicio de precipitación sobre quienes hayan hecho el recorrido histórico hacia Jesús, sí, pero sin ignorar el cualificado testimonio de la Iglesia sobre él. Y quienes hayan entrevisto la clave antropológica de apertura del espíritu humano a la divinidad, se mostrarán dispuestos a comprender que es Dios quien ha de darse a conocer al espíritu finito, si es que éste no quiere verse condenado a permanecer encerrado en sus propios límites. Historia y trascendencia van unidas y se condicionan mutuamente también en el modo de acceso a la persona de Jesús, en la que precisamente la unidad de ambas encuentra su realidad fontal y más singular.

La realidad de Dios no es accesible al ser humano más que por medio de Dios mismo: no hay conocimiento del Dios vivo sin que él se revele. Sucede ya, en su medida, con cualquier persona: ¿quién puede conocer bien a un ser humano sin contar de algún modo con él, sin que se manifieste a sí mismo de alguna manera? Con mucha más razón será necesario contar con Dios para conocerle, pues él, en cuanto verdaderamente Infinito personal, nunca puede ser considerado como un objeto a disposición de nuestras capacidades cognoscitivas. “Sólo Dios habla bien de Dios”, escribía Pascal.

Pues bien, la Iglesia forma parte del lenguaje propio de Dios en el mundo. Ella es, ciertamente una comunidad humana de vida y comunicación. Pero antes que eso es un medio de comunicación de Dios con el hombre; el Espíritu de Dios la conduce y la ilumina: “Él os conducirá a la verdad completa”. Ante todo, a la verdad completa de la historia de Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios. ¿Cómo se podría comprender esa verdad de otra manera, sin la revelación de Dios?

Esta entrada se continua en

Fuente: Juan Antonio Martínez Camino, Jesús de Nazaret, la verdad de su historia, ed. Edicel Centro Bíblico Católico (4ª ed. 2010)

4 comentarios en “¿Qué entendemos por el testimonio teológico eclesial en orden al conocimiento de la verdad de la historia de Jesús?”

  1. Entrar en los contenidos bíblicos acerca de Jesús y demás personajes, es es entrar en el misterio de un GRAN TESORO DE FE imprescindible para el cristiano católico y para quienes no profesan nuestro Credo también. Agradezco a rsanzcarrera por el profundo amor y disposición de compartir con la Iglesia los múltiples temas que nos orientan por el camino de la salvación en Cristo Jesús en la Iglesia. Que el Señor les conceda la sabiduría y amor para seguir alimentando a nuestra Iglesia y que todo sea para mayor gloria de Dios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s