¿Qué se entiende por el testimonio histórico de la Iglesia en orden al conocimiento de Jesús?

Esta entrada pertenece a la serie ¿Qué sabemos de Jesús de Nazaret? y es continuación de ¿Tan importante es no separar a Jesús de sus testigos?

La Iglesia es una comunidad que se extiende en el tiempo abrazando más de veinte siglos. Jesús de Nazaret sigue hoy vivo por medio de ella. Por eso, él no es simplemente una figura de la historia, como lo son, por ejemplo, Alejandro Magno o Napoleón. Éstos han dejado, ciertamente, la memoria de sus hechos. Pero han pasado a la historia. Ninguna comunidad humana de hoy se remite a ellos como a su razón de ser actual y futura. Ningún ser humano encuentra en ellos el sentido de su existencia. En cambio, la Iglesia proclama que la única razón de ser de su existencia es comunicar a Jesucristo a los hombres de cada generación, también a los de hoy. Los miembros de la Iglesia, por su parte, son precisamente quienes han sido alcanzados por él en lo más íntimo de sus vidas.

Nada extraño tiene, pues, que no sea posible conocer la peculiaridad de Jesús, sin conocer este fenómeno, también único en la historia, como Jesús mismo, que es su Iglesia. De hecho ¿cuál es la fuente principal del interés que hoy, como siempre, se manifiesta por Jesús? ¿Podemos imaginar lo que habría sido de la memoria de este judío crucificado en el siglo I, si la Iglesia no la hubiera perpetuado a lo largo del tiempo? ¿A quién, si no a ella debemos la presencia de Jesús en nuestra historia y en nuestra vida? Incluso quienes se adhieren más o menos al eslogan de “Jesús, sí; Iglesia, no” tendrán que reconocer que el interés vivo por Jesucristo en nuestros días no se debe tanto a las bibliotecas y a los historiadores que estudian al llamado “Jesús histórico”, cuanto a las comunidades que celebran los sacramentos de Jesús y a quienes, en su seno, han hecho de sus vidas una prolongación íntima de la vida de Jesucristo.

Pues bien, en este hogar de la memoria viva de Jesús, que es su Iglesia, no sólo se mantiene vivo el interés por su figura, se conservan también numerosas claves de interpretación de su persona que no se hallan en ningún otro lugar. Pensamos tanto en detalles particulares de su perfil biográfico, como en la interpretación global de su figura. Por ejemplo, la pregunta por la familia de Jesús (cómo fue su Madre, quiénes sus “hermanos”, etc.) o la cuestión del sentido de su muerte en la cruz (destino fatal o redención querida por Dios) no hallarán solución cierta más que a la luz de las noticias conservadas en la memoria viva de la comunidad eclesial.

La Iglesia, pues, despierta y mantiene el interés por la figura histórica de Jesús y, además, ofrece claves fundamentales para entenderla.

Fuente: Juan Antonio Martínez Camino, Jesús de Nazaret, la verdad de su historia, ed. Edicel Centro Bíblico Católico (4ª ed. 2010)

2 comentarios en “¿Qué se entiende por el testimonio histórico de la Iglesia en orden al conocimiento de Jesús?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s