Comida

Autor     Juanes, Juan de Título     La Última Cena Cronología     Hacia 1562 Técnica     Óleo Soporte     Tabla Medidas     116 cm x 191 cm Escuela     Española Tema     Religión Expuesto     Si Procedencia     Colección Real
Juanes, Juan de. La Última Cena. 1562

La comida no es solamente el hecho de comer para subsistir; es también una manera de encontrarse, de señalar un gran acontecimiento, de celebrar una fiesta. El alimento es compartido y consumido según usos y ritos precisos (por ejemplo, según la Biblia no se deben comer animales impuros como el cerdo). Pero, sobre todo, la comida permite un verdadero encuentro y un diálogo.

En el Antiguo Testamento

Alimento y palabra, que pasan ambos por la boca, frecuentemente están vinculados: la palabra puede alimentar: «No sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor» (Dt 8,3). Más allá de su alcance familiar y social, las comidas en la Biblia tienen muchas veces una dimensión religiosa. Así la comida de hospitalidad que Abrahán y Sara ofrecen a los tres desconocidos (Gn 18,1-15): en ella reciben a cambio el anuncio del hijo tan esperado.

La cena pascual, cada noche de la primera luna llena de primavera, celebraba el memorial de la liberación de Egipto (Dt 16,1-8). En ella se comía un cordero asado cuya sangre había marcado y protegido las casas de los israelitas. Se comían también panes ázimos (sin levadura) como recuerdo de la esclavitud en Egipto y de la salida precipitada. Durante esta larga cena, los relatos del éxodo* se alternaban con las oraciones y los cantos, acompañados por copas de vino.

La Última Cena, la última comida de Jesús, tuvo lugar justo antes de la Pascua. Los sabios de Israel comparan la Sabiduría* de Dios con una señora de la casa que invita a los seres humanos a venir a alimentarse de su enseñanza: es el banquete de la Sabiduría (Prov 9,1-6). Los profetas anuncian la llegada del Reino de Dios, al final de los tiempos, como un gran banquete mesiánico ofrecido a todos los pueblos (Is 25,6-9).

El pan y el vino

El pan (heb. léhem, cf. Bet-Iéhem) es el símbolo del alimento necesario para la vida. Para el creyente no sólo es el fruto del trabajo del hombre, es también don de Dios (Dt 8,7-10). El milagro* (de la multiplicación) de los panes expresa la sobreabundancia de este don divino (Mt 14,19-20). Por otra parte, el hombre es invitado a pedir este don: «Danos hoy nuestro pan de cada día» (Lc 11,3). En el desierto, Dios alimentó a su pueblo con un pan desconocido: el maná (Ex 16,14-18). Este don anunciaba el pan verdadero, el «pan de la vida» que son las palabras de Jesús (Jn 6,35) y el propio Jesús (Jn 6,51).

El vino, porque «alegra el corazón del hombre» (Sal 104,15), es símbolo de alegría, de fiesta. Con Jesús, el vino nuevo que hace que se rompan los odres viejos (Mc 2,22), evoca la nueva Alianza* y el banquete eterno del Reino (Lc 22,18.20).

La eucaristía

El verbo griego eujaristó quiere decir «dar gracias» (Jaris = regalo; don). Durante su última comida, la Cena, Jesús pronunció sobre el pan y el vino una oración de acción de gracias a Dios por la salvación de los hombres (Lc 22,19-20). El sacramento de la eucaristía es un memorial en el que se celebra a la vez un acontecimiento pasado: el único sacrificio* de Jesús en la Cruz y anunciado en la última cena; uno presente: la vida de Cristo muerto y resucitado recibido como alimento por cada fiel; y uno futuro: el banquete del Reino* de Dios, la vida eterna.

Anuncios

3 comentarios en “Comida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s