Carne, cuerpo, alma

f9a2dd6929Estas tres palabras traducen diversos términos hebreos y griegos. En el siguiente cuadro se manifiestan dos antropologías, dos formas diferentes de expresar lo que es el ser humano:

hebreo        griego             latín (y español)

basar            sarx               caro (carne)
                   soma              corpus (cuerpo)

nefes             psyjé             anima (alma)
rúaj               pneuma          spiritus (espíritu*)

En el pensamiento hebreo

El hombre no está formado por tres componentes, sino contemplado según tres aspectos inseparables.

  • 1. El basar (mal traducido por «carne») designa la condición corporal y, por tanto, frágil y mortal del ser humano. Evoca también su poder de generación: Adán dice de Eva que ella es «hueso de mis huesos y carne de mi carne»; forman juntos «una sola carne» (Gn 2,23-24). A su vez, generarán seres vivos, de carne, y continuarán la obra del Creador («procrear»).
  • 2. La nefes (mal traducido por «alma») designa la garganta, la respiración, por tanto la vida biológica e incluso la persona entera. «Mi alma bendice al Señor» significa: «Yo bendigo* al Señor». El conjunto basar-nefes constituye al ser vivo biológico, el hombre con sus pasiones, su voluntad, su inteligencia; sin embargo, no posee por sí mismo la vida, que sólo procede de Dios.
  • 3. La rúaj es el soplo que el Creador «insufló en la nariz» del hombre para hacer de él un ser vivo (Gn 2,7). Esta vida dada por Dios no se reduce a lo biológico y a lo psíquico, sino que depende de su relación con Dios: «Si retiras tu soplo, expiran y vuelven al polvo. Envías tu espíritu, los creas» (Sal 104,29-30)

En el pensamiento griego

El hombre está formado por dos componentes (es el dualismo):

  • 1. El soma, el cuerpo material, corruptible y perecedero.
  • 2. La psyjé, el alma, sede de las facultades afectivas, intelectuales y espirituales. Sólo este segundo componente, inmaterial, es comprendido como inmortal.

En el Nuevo Testamento

Los primeros autores cristianos heredan las dos culturas, la hebrea y la griega. Tuvieron que integrarlas. El dualismo griego cuerpo/alma es inexacto, pues divide al ser humano en dos partes: materia/espíritu, lo cual quiebra la unidad de la persona viva y se muestra incompatible con la noción bíblica de resurrección de la carne. La palabra «carne» no tiene aquí el sentido corriente de materia orgánica, pues toda la persona está destinada a la resurrección*.

En el Antiguo Testamento, todo ser vivo es, por lo tanto, carne, excepto Dios. Sin embargo, Dios se hará carne en Jesús: «Y el Verbo se hizo carne (sarx)» (Jn 1,14).

Pablo opone muchas veces la carne (sarx) y el espíritu (pneuma): es prácticamente la oposición entre «el hombre viejo» pecador y «el hombre nuevo» habitado por el Espíritu de Dios.

La expresión «cuerpo de Cristo» designa a la vez el cuerpo de Jesús de Nazaret, crucificado y resucitado (Lc 24,3), el pan eucarístico (Mt 26,26) Y el conjunto de las comunidades cristianas que forman la Iglesia* (Ef 4,12-16).

Anuncios

4 comentarios en “Carne, cuerpo, alma”

  1. De los historiadores judios´flavio josefo fue el mas contemoraneo con Jesus. Y al q mas credibilidad hay q darle en cuanto a la historia huaiuiuca. dice:

    Y el hombre llego a ser “¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Alma viviente. [tangente] Genesis 2: 7.,…………………… Alma que pecare morira. ( Exequiel 18: 4 y 20 )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s