Gracia

Timeless-Grace-IvLa palabra

La palabra «gracia» tiene varios sentidos: favor (obtener una gracia), benevolencia (gozar del favor de alguien), perdón (la gracia de un condenado), agradecimiento (dar gracias), pero también belleza, encanto (danzar con gracia). En la Biblia, el término hebreo jen tiene sobre todo el sentido de «belleza, bondad, gratuidad»; el verbo janán significa «tener gracia, tener piedad». Nombres como Juan (Yo-hanán) o Ananías (Hanán- Yah) proclaman la gracia, el amor* de Dios.

En el Antiguo Testamento

La iniciativa de Dios de llamar a Abrahán y de prometerle su bendición es un puro favor (Gn 12,1-3); el establecimiento de una alianza, el don de una descendencia y de una tierra llevaron a cabo esta gracia de Dios (Gn 15,1-21). Moisés dirá más tarde: «El Señor se fijó en vosotros y os eligió (…) por el amor que os tiene y para cumplir el juramento hecho a vuestros padres» (Dt 7,7-8). A pesar de las rebeldías y las ingratitudes del «pueblo de dura cerviz», Dios permanece fiel a su amor y quiere cambiar el corazón de Israel para que se vuelva fiel (Ez 36,25-28). Los dos calificativos más frecuentes del Dios de la Alianza son «misericordioso (rahum, cf. amor*) y benévolo (hanún)»; muchas veces se añade: «Lento a la cólera, rico en fidelidad y leal» (Ex 34,6).

En los Evangelios

El evangelio de Lucas muestra cómo el favor (gr. charis) de Dios se lleva a cabo en Jesús. Éste comienza con un saludo gozoso a María, «llena de gracia» o «favorecida» por Dios; «te ha concedido su favor» (Lc 1,28.30). Acepta ser la madre del Salvador. Canta después este amor gratuito de Dios: «Porque ha mirado la humillación de su sierva (…) porque ha hecho en mí cosas grandes el Poderoso» (Lc 1,48-49). Después, Lucas menciona el crecimiento del niño Jesús: «Gozaba del favor de Dios» (Lc 2,40), así como de los hombres (Lc 2,52). Más tarde, tanto en su bautismo por Juan (Lc 3,22) como en su transfiguración (Lc 9,35), la voz del Padre le llama «mi Hijo». De igual manera, el prólogo de Juan canta a Jesús como «Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Jn 1,14); por él nos vinieron «la gracia y la verdad» (Jn 1,17).

En san Pablo

Cada carta de Pablo comienza con un deseo que pide «la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el Señor» (1 Cor 1,3). Esto nos habla de la importancia de esta palabra en el convertido en el camino de Damasco: «Por la gracia de Dios soy lo que soy, y la gracia de Dios no ha sido estéril en mí» (1 Cor 15,10). Ha recibido de Cristo la gracia del apostolado: él no se instituye apóstol*, recibe el encargo sin méritos por su parte. Al suplicar a Dios que le libere de un sufrimiento, recibe como respuesta: «Te basta mi gracia, ya que la fuerza se pone de manifiesto en la debilidad» (2 Cor 12,9). En la carta a los Romanos, Pablo insiste en la gratuidad del don de Dios: en Jesucristo, todos «están justificados por su gracia» (Rom 3,24). «Y si es por gracia [que somos salvados], ya no se debe a las obras, pues de lo contrario la gracia ya no sería gracia» (Rom 11,6). El himno de la carta a los Efesios resume su pensamiento:

«Él [Dios Padre] nos destinó de antemano, conforme al beneplácito de su voluntad, a ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, para que la gracia que derramó sobre nosotros, por medio de su Hijo querido, se convierta en himno de alabanza a su gloria. Con su muerte, el Hijo nos ha obtenido la redención y el perdón de los pecados, en virtud de la riqueza de gracia que Dios derramó» (Ef 1,5-7).

En definitiva, cuando damos gracias no hacemos más que dar a Dios lo que él nos da.

Fuente: Cuadernos Bíblicos nº 123, Evd, 2005

Anuncios

6 comentarios en “Gracia”

  1. El termino gloria tiene varios sentidos, en la biblia se refiere a belleza , gratitud y bondad, en el antiguo testamento se refiere a abrahan, con respecto al establecimiento de una alianza, una descendencia y de una tierra prometida, llevaron a cabo esta gracia de dios; en el nuevo testamento san pablo, siempre en sus cartas inicia con: la gracia y la paz de dios nuestro padre y jesucristo este con ustedes; en definitiva, cuando damos gracias no hacemos otra cosa mas,que dar a dios, lo que el nos da.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s