Perdón

nubes lenticulares monte Fuji

La Alianza rota y renovada

Inmediatamente después de la Alianza, el relato fundador del becerro de oro narra el «pecado original» de Israel. Las tablas de la ley se rompen, y, por tanto, la Alianza también. Pero Moisés va a interceder por el pueblo (Ex 32,30), y Dios perdona y renueva la Alianza:

«El Señor, el Señor: un Dios clemente y compasivo, paciente, lleno de amor y fiel; que mantiene su amor eternamente, que perdona la iniquidad, la maldad y el pecado…» (Ex 34,6-7). Israel canta esta misericordia de Dios que perdona* porque ama (Sal 103,8-14). Oseas, que perdona a su esposa infiel, es una parábola viviente de esto (Os 1-3).

Pero la Alianza no ha dejado de ser violada por Israel a lo largo de los siglos; ¿es válida para siempre? Se aportan dos respuestas.

  • Por una parte, Jeremías y Ezequiel anuncian que un día Dios establecerá una nueva alianza transformando los corazones: «Pondré mi ley en su interior; la escribiré en su corazón; (…) porque me conocerán todos, desde el más pequeño hasta el mayor, oráculo del Señor. Yo perdonaré su maldad y no me acordaré más de sus pecados» (Jr 31,31-34; cf. Ez 36,25-27).
  • Por otra parte, los autores sacerdotales presentan las alianzas de Dios con Noé (Gn 9,9-17) y después con Abrahán (Gn 17,1-14) fundamentadas en la sola fidelidad de Dios: éstas son «alianzas perpetuas». Para ellos, es el culto en el Templo de Jerusalén el que mantiene la relación de Israel con Dios.

La fiesta del Perdón o de las Expiaciones

La fiesta de Kippur no se impone más que después del exilio. Con esta fiesta anual de otoño, la comunidad de Israel expresa su conversión y pide su perdón (Lv 16). El término kippur deriva del verbo kipper, que significa «cubrir, ocultar, borrar». Frecuentemente ha sido traducido por «expiar», que en latín significa «purificar», pero este verbo ha adquirido hoy un sentido diferente: sufrir un castigo, un sufrimiento a causa de una falta. El término griego para expiación (hilasmós) procede de un verbo que significa «mostrarse favorable, reconciliarse». Los rituales de Kippur son purificaciones del pueblo, del sumo sacerdote y del Templo. Al enviar al chivo expiatorio al desierto, después de haberlo cargado con los pecados* de Israel, la comunidad se libera simbólicamente de esos pecados. Pero el rito de la sangre sobre el altar es más importante: procura la absolución (Lv 17,11).

Jesús perdona

Al comienzo del evangelio, Juan Bautista «predica un bautismo de conversión, para el perdón de los pecados» (Mc 1,4): el rito de inmersión en el agua del Jordán reemplaza el sacrificio por el pecado, que se ha vuelto inaccesible para algunos «pecadores» en razón de su profesión (como los publicanos). Jesús ofrece los signos del Reino* de Dios declarando el perdón de los pecados a un paralítico (Mc 2,5-7), a una pecadora (Lc 7,47-50), a Zaqueo (Lc 19,9-10), etc. Enseña a sus discípulos a orar al Padre: «Perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden» (Mt 6,12).

Los autores del Nuevo Testamento presentan la muerte de Jesús como un sacrificio* voluntario, según las palabras de la última cena: «Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que se derrama por todos para el perdón de los pecados» (Mt 26,28). Para Pablo, los cristianos no tienen nada que merecer: todo procede de Dios por Jesús: «Porque era Dios el que reconciliaba consigo al mundo en Cristo, sin tener en cuenta los pecados de los hombres (…) En nombre de Cristo os suplicamos que os dejéis reconciliar con Dios» (2 Cor 5,18-20). Él mismo tiene la experiencia de este perdón después de su conversión: «Pero por la gracia de Dios soy lo que soy» (1 Cor 15,10).

Fuente: Cuadernos Bíblicos nº123, Evd, 2005

Anuncios

3 comentarios en “Perdón”

  1. Perdonar es renunciar a la venganza. Tenemos muchos ejemplos de hombres sabios que supieron perdonar, pero creo que el mejor maestro del perdón es Jesús de Nazaret. Si tuviéramos que resumir en sólo dos palabras el mensaje de Cristo, una sería perdón y la otra amor. De Jesús nos llegan dos ejemplos distintos de perdón, uno desde la comprensión, identificándonos con el pecador: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. El otro en la cruz cuando pide al padre que perdone a sus verdugos porque no saben lo que hacen. Lo que en realidad hace aquí Jesús, más que perdonar es amar compasivamente, que es esa forma de amar universal, sublime y casi inconcebible. Y cuando amas no es preciso el perdón.

  2. El perdon es un acto de amor, que nos permite como cristianos sanar nuestro espiritu de impurezas; nos da libertad y seguridad en nuestros actos y esto, nos acerca a cristo jesus, si todos aceptaramos el perdon, nuestra sociedad fuera mas humanitaria; juan bautista predica un bautismo de conversion, para el perdon de los pecados; jesus murio en la cruz, para redimir nuestros pecados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s